MARTHA ANAYA / LAS “SUTILEZAS” DE SLIM Y LA SENTADA DE BARTLETT

ALHAJERO

Podríamos decir que las “sutilezas” comenzaron en el momento de los reconocimientos a quienes ayudaron a concluir las negociaciones con las gaseras para dirimir los diferendos surgidos por los contratos originales.

Carlos Slim –quien “marcó la pauta” para lograr los acuerdos, a decir del propio Presidente de la República- apuntaría en primer término al empeño del propio Presidente, “a su participación personal y dedicarle el tiempo a una cosa tan importante”. Luego, a la participación de Carlos Salazar (presidente del Consejo Coordinador Empresarial) y Antonio del Valle (presidente del Consejo Mexicano de Negocios); así como “a nuestros colegas que hayan accedido a cambiar unas condiciones de pagos…”.

¿A quién no mencionó el jefe del Grupo Carso? ¿Quién no recibió ningún agradecimiento de parte de Slim aún y cuando estuvieron sentados codo a codo?

Manuel Bartlett, efectivamente, el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y propiciador del entuerto con las gaseras.

¿Dónde quedó aquello de los abusos de las gaseras y los contratos leoninos que firmaron aprovechándose de las condiciones que, acusaban, les ofreció el gobierno anterior?

Aquí no hubo sutileza alguna. La respuesta de Carlos Slim –a pregunta expresa de un reportero sobre si abusaron- fue directa: “(…) respecto a que fueron abusos, totalmente falso. Fueron proyectos en los que no hubo corrupción. En nuestro caso lo confirmo y lo firmo y lo que quieras”. En pocas palabras: ni abusivo, ni corrupto.

Aparecieron algunas dudas sobre si hubo realmente una baja en las tarifas y de cuánto era. Quiso entonces el Presidente que Bartlett pusiera un ejemplo. El director de la CFE salió con generalidades.

AMLO insistió: ¿cómo se empieza el acuerdo al que llegamos a partir de revisar el contrato de la empresa del ducto del norte?, ¿cuánto bajó y hasta dónde llegó?

Bartlett dijo entonces que el gas transportado por el Gasoducto de Carso Energía era mucho más caro que el de una compañía de El Paso, que corría paralelo al otro lado de la frontera. Pero volvió a quedarse en generalidades. El Presidente sentó, de plano, a Bartlett y llamó en su lugar al director de CFE Energía, Miguel Santiago Reyes, para que respondiera. Pero Slim no dejaría pasar el “rayón” de carero que le acababan de imputar. Pidió a Gerardo Kuri responder. El consejero de Grupo Carso explicó que era difícil equiparar los dos gasoductos “porque El Paso es una carretera de 10 carriles, cinco de ida y cinco de vuelta, y el nuestro es uno de dos carriles que atraviesa una sierra”.

En fin, sonrisas, fotos, agradecimientos. Pero en lo fundamental, al menos Slim, nada de que se deja.

***

GEMAS: Obsequio del presidente López Obrador: “¿A poco la prensa

no aplaude?”

Comentarios

Comentarios