Martha Anaya

Martha Anaya
Martha Anaya

Alhajero

ESTILO LISONJERO

 

El país podrá estar al borde del abismo, los llamados a la unidad nacional serán incesantes. Se mirarán unos a otros –como ayer, entre los coordinadores parlamentarios del Senado y el canciller Luis Videgaray-, en espera del apoyo abierto, ante los medios de comunicación, “por el bien del país”.

Pero en medio de todo eso, ninguno olvidará de cuidar sus propios intereses. Y, por supuesto,  no olvidará la tan grata lisonja, incienso y semilla con la que aroman y abonan su futuro político.

Nomás hay que escucharlos un ratito para que asome el estilito:

Videgaray, por ejemplo, no para de mencionar al Presidente Enrique Peña Nieto. Trátese de una entrevista, de una conferencia, o de una charla con los legisladores, el reintegrado secretario al gabinete no deja de mencionar al Presidente:

“Que si el Presidente dijo que…; el Presidente fue claro al expresar…; el Presidente en su decálogo señaló…; tal como lo instruyó el Presidente…”

Pareciera que su interés primordial es quedar bien con Peña Nieto –o imponer a fuerzas un liderazgo, más que comunicarse con sus escuchas, y ya no digamos con la ciudadanía que, en cuanto escuchar la palabra “Presidente” se desconecta.

Y ciertos senadores no se quedaron atrás.

Pablo Escudero, del Partido Verde, y actualmente Presidente del Senado, no permitió que concluyera la conferencia de prensa del canciller y los coordinadores de las bancadas, con los periodistas, sin declarar reiteradamente ante Videgaray:

“Llegó (a la reunión en el Senado) un canciller fuerte, se va un canciller aún más fuerte…”

Bueno, hasta el perredista Miguel Barbosa calificó de “histórica” la reunión con el titular de Relaciones Exteriores porque, dijo pomposamente, “vino a construir una política exterior de Estado”.

En fin, más allá del estilo lisonjero –que bien podrían ahorrarse unos y otros-, Videgaray salió del Senado con el apoyo de los senadores. Incluido el de Manuel Bartlett quien le obsequió el Plan de Acción elaborado por Andrés Manuel López Obrador –las “tablas de Moisés”, le llaman entre los reporteros- y frente al que el propio canciller comentó tener “notables coincidencias”.

¿Cómo cuáles?, le cuestionó un periodista.

El ex secretario de Hacienda leyó del decálogo de AMLO una frase que, dijo, suscribía al cien: “Lo que nos toca es ejercer nuestra soberanía y actuar con arrojo y determinación”.

-0-

SÍ HABRÁ CELEBRACIÓN EN EL TEATRO DE LA REPÚBLICA.- El próximo 5 de febrero, día que nuestra Constitución cumple cien años, sí habrá ceremonia solemne en el Teatro de la República, en Querétaro.

Este lugar insigne, donde el Congreso Constituyente de 1917 proclamó la Carta Magna bajo la presidencia de Venustiano Carranza, será ya propiedad de la Nación (se entregarán las escrituras esa misma mañana).

La conmemoración del centenario de nuestra Constitución Política –iniciará a la doce horas-, estará presidida por los presidentes de los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial); y serán invitados (Gobernación está a cargo del evento) los gobernadores, parte del gabinete, legisladores y los presidentes de los partidos, entre otros.

Habrá un discurso del Presidente, se sellará una estampilla y Agustín Carstens hará entrega de una moneda conmemorativa.

-0-

GEMAS: Obsequio del senador panista Fernando Herrera: “No son tiempos de regateo”.

Comentarios

Comentarios