Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

PRI, entre la desconfianza y los acuerdos

Eurasia Group, una de las firmas de análisis más i La desconfianza entre los propios priistas es el telón de fondo del rejuego que traen hoy en el día los aspirantes a la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional.

Hay razones para ello. Sus elecciones, incluidas las internas, no han sido propiamente un dechado de virtud.

Y ahora que no cuentan con un árbitro, con el “primer priista de la nación”, mayores son sus temores, pues más son las manos y los intereses que pueden inmiscuirse en el proceso de selección.

Por lo pronto, los seis aspirantes –Alejandro Alito Moreno Cárdenas, José Narro Robles, Ivonne Ortega, Ulises Ruiz, José Ramón Martel y Lorena Piñón– han enviado a sus representantes a trabajar en una mesa de acuerdos con la dirigencia del PRI.

Se supone que ahí se establecerán las directrices para sacar la Convocatoria con que elegirán a su próximo dirigente (hay quienes sostienen que eso ya se votó en el Consejo Político pasado), pero esencialmente se están cuidando unos a otros de incluir alguna “trapacería”.

Para la segunda quincena de mayo, calculan, saldrá la Convocatoria. Entre tanto, todos y cada uno –particularmente los favoritos: el doctor Narro y Alito, el gobernador de Campeche- andan a la búsqueda de concretar acuerdos:

-Por un lado, con los gobernadores de su partido y con las principales figuras de poder del tricolor hoy en funciones, además de la militancia misma (en esta parte, el ex secretario de Salud parece llevar la delantera).

-Por otro, entre los propios aspirantes.

De ahí que entre ellos se estén dando reuniones –tú a tú- con frecuencia a últimas fechas (en este terreno, el campechano va de gane; sus acercamientos con Ivonne y con Lorena están rindiendo frutos).

Y si bien aún no se conforma un “bloque” contra Narro, quien es visto como “candidato oficial” (y ese trato le dan desde la dirigencia del PRI), no sería de extrañar que a la hora de la hora todos los opositores se sumen.

Por lo pronto, como ellos mismos advierten, “los acuerdos en la política son antes”. Y en eso están.

¿Qué está en juego? Cada uno responde a su manera, pero esencialmente la respuesta es la misma: la sobrevivencia del PRI. También tienen claro que en esta elección de su nueva dirigencia –con su partido en el peor momento de su historia-, “todos nos jugamos el todo”: su capital político, su prestigio, su futuro…

Más aún. La partida se está planteando de tal modo, que el enfrentamiento se perfila para terminar con una lucha “a muerte (política)” entre dos grandes grupos de poder (uno encabezado por Manlio Fabio Beltrones y otro por Rubén Moreira).

GEMAS: Respuesta del gobierno de España al Presidente de México: “La llegada, hace quinientos años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas”.

 [email protected]

@marthaanay

Comentarios

Comentarios