Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Los nuevos (antiguos) canales diplomáticos

Sabido es que a Andrés Manuel López Obrador no le hace mucha gracia viajar fuera del país. Y que además considera que la mejor política exterior es la interior.

Por añadidura, dada la política de austeridad anunciada por el nuevo gobierno, Marcelo Ebrard Casaubón, próximo canciller, no podrá “hacer política exterior” al estilo de algunos de sus antecesores: Sumando millas.

Y varias oficinas con representación en el exterior, como ProMéxico, van a cerrar.

Ya lo anunció también el Presidente electo.

¿Cuáles serán entonces los caminos o los canales que se van a seguir para desarrollar la política exterior del gobierno de AMLO?, preguntamos en el equipo de transición.

La respuesta fue clara: “Los canales diplomáticos”. Los antiquísimos y tradicionales canales diplomáticos: Los embajadores y sus embajadas.

¿Por qué crees que los embajadores están tan contentos?, devuelven. Se revaluará su labor, se les devolverá su misión original y se les reconocerá como lo que son: representantes del más alto nivel de su país.

A la fecha –apuntan como muestra- Andrés Manuel López Obrador se ha reunido con representantes de 36 países: Veintiuno del GRULA (Grupo de Embajadores Latinoamericanos), nueve de Asia-Pacífico, el secretario de Estado de Estados Unidos, el canciller de Japón, el nuncio apostólico, los embajadores de China y Rusia, el Presidente y el canciller de Guatemala, la ministra del exterior de Canadá.

Ebrard Casaubón, a su vez, ha tenido encuentros por su lado con los embajadores islámicos, de Arabia Saudita, Argelia, Jordania, Kuwait, Líbano, Marruecos, Palestina, entre otros.

La intención, subrayan, es “revaluar a las Embajadas en nuestro país”.

Por otra parte, en el marco de “austeridad”, la intención es que la Secretaría de Relaciones Exteriores y el Servicio Exterior “recobren un papel más estratégico en la política comercial”.

La idea central es que la Secretaría de Economía continúe con la negociación de los Tratados Comerciales, y Relaciones Exteriores con la Promoción de Inversión y Comercio.

Ahí se apuntan dos caminos posibles a seguir:

Que ProMéxico siguiera existiendo sin representaciones en el exterior; o bien que la Secretaría de Economía absorbiera las funciones de ProMéxico y que la cancillería se coordinara con ellos.

Andrés Manuel López Obrador aún no ha tomado una decisión al respecto.

En cuanto a cómo quedará el organigrama de la Secretaría de Relaciones Exteriores, aún no está claro, aunque se avizoran sólo dos subsecretarías.

Por lo pronto, los equipos de transición están trabajando por áreas. Avanzan entre reuniones, proyectos, la revisión del nuevo TLC con EU, el viaje a China de Marcelo (4 y 5 de noviembre), los asistentes a la toma de posesión de López Obrador…

Por cierto, ¿saben quién ya confirmó su asistencia? El Presidente de la República Árabe Saharaui…

GEMAS: Obsequio de Esteban Moctezuma Barragán: “El XVIII Foro de #ConsultaEducativa que llevaríamos a cabo en el Centro Internacional #Acapulco, Guerrero no pudo iniciar por lamentables acciones violentas de un grupo que tomó el presidium (sic).”

Comentarios

Comentarios