Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Comienza la disputa por el PRI

En el PRI los cuchillos ya están afilados. A dos días de que concluyan las campañas y a menos de una semana de la jornada electoral, la corriente Democracia Interna plantó ya su posición a seguir a partir del 2 de julio.

Y, valga decirlo, los términos no son muy amistosos que digamos, pues quieren pasar por la báscula hasta a Enrique Peña Nieto.

Los integrantes de esta expresión tricolor encabezada por el ex gobernador oaxaqueño Ulises Ruizse han atrincherado desde ahora porque tienen muy claro (además de perder la Presidencia de la República)  lo que se les viene encima:

-El intento de distintos grupos –empezando por el jefe del Ejecutivo-, de apoderarse del partido.

“Vamos a cerrarle el paso a quienes van a quererse apoderar del PRI a través de sus supuestas influencias. Los ex dirigentes surgidos desde la cúpula ya tuvieron su oportunidad y nos dejaron a un Partido que tuvo que postular a un ciudadano para lavarse la cara manchada de corrupción.”

En Democracia Interna no queremos más un PRI donde los gobernadores priistas se reúnan para definir el destino del Partido o donde se reúnan los sectores y organizaciones y vayan a Los Pinos a pedir línea sobre quién debe ser el dirigente Nacional. No queremos más que los coordinadores parlamentarios definan el destino de la dirigencia nacional, apuntan.

“Démosle ya las gracias a las vacas sagradas que estuvieron en la dirigencia, a las que sirvieron a otros gobiernos, algunos de manera pusilánime, de manera servil, de manera oficiosa, como una oposición totalmente domesticada cuando fuimos oposición.”

La primera tarea de la Asamblea Nacional, adelantan, será un “ejercicio de reflexión serio, de autocrítica sincera”, sobre lo que hicieron y dejaron de hacer en el Partido y desde el Gobierno.

Y a partir de esa revisión, “determinar las responsabilidades que tendrá que asumir cada quien, empezando por el ‘primer priista’ y por los funcionarios del gobierno que junto con los gobernadores de la Generación de la Vergüenza, son responsables del 80% de rechazo que alcanzaron Partido y Gobierno, entre otras causas por un deficiente combate a la corrupción, por una fracasada y pésima estrategia contra la inseguridad y por la instrumentación de políticas públicas que no pudieron disminuir la pobreza.”

La Asamblea, indican, deberá inspirarse en el ánimo democratizador de una militancia que se sintió traicionada por decisiones tomadas en las últimas dos asambleas en las que se redujeron los órganos auxiliares del Partido y se retiraron los candados para la candidatura presidencial.

“Nos pronunciamos desde ahora por revertir los acuerdos que dieron paso a candidatos externos pero que les cerraron el paso a los militantes del partido”, asientan.

La nueva etapa del partido –concluyen- “es de los militantes, no de vacas sagradas”.

Y cierran con este grito: ¡Nunca más militantes designados desde Los Pinos para dirigir nuestros destinos!

-0-

GEMAS: Obsequio del secretario general del PRD, Ángel Ávila: “Ni nos estamos desangrando ni nada por el estilo…; la movilización en el cierre de Barrales y Anaya demuestra que al PRD no le han quitado ni una pluma.”

Comentarios

Comentarios