Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Videgaray perdió, Salinas ganó

El buen humor regresó no sólo a las oficinas del PRI nacional, sino hasta la mismísima casa de campaña de José Antonio Meade y de aquel al que llaman el innombrable: Carlos Salinas de Gortari.

Celebran su triunfo. Un triunfo interno.

Comienzan la charla –una de varias que hemos escuchado en el mismo sentido- con una pregunta: ¿Recuerdan quiénes fueron los grandes ausentes de la fiesta del cumpleaños de Salinas?

Dos nombres se mencionan de inmediato: Luis Videgaray y Enrique Ochoa

Efectivamente –desprenden de ahí-. El que no hubiera sido invitado Ochoa fue todo un mensaje que no tenía que ver solamente con el maltrato que le daba el Presidente del partido a Claudia Ruiz Massieu. Era todo un veto, el anuncio de su inminente caída.

Cosa que, efectivamente, ocurrió. Y aunque Ochoa intentó jalar en su caída a Claudia, no lo logró. La fuerza del ex Presidente de la República se impuso. Su sobrina no solamente permaneció como Secretaria general del PRI sino que revivió. Ha vuelto a hacerse oír y a dejarse ver en la plaza pública.

En cuanto a Videgaray, apuntan, es el “gran derrotado”: Con la salida de Ochoa del PRI, sale Videgaray del juego.

Fue, desde su perspectiva, la manera en que el Enrique Peña Nieto finalmente le dijo a su hoy canciller “ya no te metas”.

Con la salida de Videgaray del juego sucesorio –a decir de priistas encumbrados-, retoman las riendas los salinistas en acuerdo con Peña.

¿Qué tampoco asistió Meade al 70 cumpleaños de Salinas?

Bueno, aquí hay varias interpretaciones. Pero lo importante sería lo que ocurrió al final: Peña Nieto habría puesto una condición inamovible para hacer a un lado a su otrora poderoso amigo: ¡Nada de negociar con Ricardo Anaya! Nos vamos con Pepe Meade hasta el final.

Así terminaría la influencia de Luis Videgaray en la campaña presidencial.

En cuanto a Aurelio Nuño y su permanencia en la coordinación de la campaña, lo ven como “el hombre del Presidente en la campaña”. Es el “escudero” de Peña, describen. Y como tal lo aceptan.

-0-

UNOS SE ATRINCHERAN Y OTROS QUIEREN SALTAR DEL BARCO.- Los aliados del PRI –el Partido Verde y Nueva Alianza- no están muy contentos con su situación. Y los priistas tampoco están nada contentos con ellos.

Allá abajo, en tierra, el “movedero” está en grande. Sobre todo por parte de los verdes.

Pero lo que es en el Estado de México, ahí sí los priistas se atrincheraron y no cedieron espacio. Alfredo del Mazo decidió aplicar el mismo modelo de Arturo Montiel hace 18 años: Jugársela exclusivamente con el PRI.

La decisión, explican, tiene que ver con hacer del Edomex un “laboratorio” –y un refugio para priistas- por si llegan los tiempos de las vacas flacas.

-0-

GEMAS: Petición de Andrés Manuel López Obrador: “Háganme un favor, mándenle al presidente del INE las encuestas porque a lo mejor no las ha visto”

Comentarios

Comentarios