Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Figuras y desfiguros de las precampañas

Más allá de los propios precandidatos, en estos 45 días aparecieron –o reaparecieron- personajes dignos de llamar la atención. Unos que armaron escándalo –para bien o para mal-, otros que nos alegraron o hicieron sonreír.

Dos figuras inesperadas, que no habían formado parte del elenco habitual de los suspirantes a la Presidencia de la República, se llevaron los aplausos:

1-Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña de Andrés Manuel López Obrador, por su frescura y por la sal y la pimienta –bordeando la ironía- que le pone a sus palabras.

De hecho, uno de los momentos más divertidos de las precampañas –además del video “esperando al submarino” de AMLO- fue el intercambio que sostuvieron por Twitter Tatiana y José Antonio Meade.

Primero, la de Morena trolleó al del PRI por aquel mensaje que decía: “México necesita un Presidente serio. Un profesional que sepa enfrentar los retos internos y externos, que garantice estabilidad económica y certidumbre jurídica”.

A lo que Clouthier respondió mordaz: “a quién propone”.

Horas después, Meade dejó de lado su formalidad y respondió con un desparpajado y sabroso: “Yo mero”. Expresión, por cierto, que en el equipo del ex Secretario de Hacienda convertirían luego, y con gran acierto, en el eslogan de la precampaña. Ya hay camisetas con el #Yo mero.

La hija de Maquío cerraría el intercambio con un emoticón: un gato espantado.

2-El otro personaje seductor es el niño huichol Yuawi López que canta el tema de “Movimiento Naranja” al pegajoso ritmo de “na, nana, nana, na, na, na”.

El primer video es encantador. Yuawi atrapa con su canto y sus movimientos, con la ternura que expresa y su ingenuidad (en el segundo, donde aparece Anaya, ya desmerece).

-0-

LOS IMPRESENTABLES.- Del lado de los actores secundarios horripilantes hay varios candidatos pero, al igual que con sus antípodas, mencionaremos sólo a dos; a los que de lejos se llevaron las palmas.

Triunfador por una nariz y en el último momento, el inefable Presidente del PRI, Enrique Ochoa. Sí, por su expresión en contra de los priistas que han dejado las filas de su partido y se han ido a Morena: “(Les vamos a demostrar que) son prietos pero ya no aprietan”.

Aunque ofreció disculpas por el comentario, luego de las miles de críticas que recibió en las redes, el #SonPrietosPeroYaNoAprietan de Ochoa obsequió al priista el galardón de la vulgaridad.

Desplazado al segundo lugar quedó entonces  Javier Lozano, quien pintaba como ganador desde su presentación como vocero de Meade. En su primera conferencia de prensa, recordarán, salió con el Andrés Manuelovich (intentando una campaña sucia contra el tabasqueño), que se le volteó rápidamente.

El juego de palabras se convirtió en broma y grito de batalla de los morenos y hoy aparece bordado hasta en sus camisas.

En un simpático sondeo del portal Sin Embargo bajo el rubro “No me ayudes compadre”, Lozano ganó con el 58% a personajes como Felipe Calderón, segundo lugar, con 27% y a René Bejarano, tercero, con 9% de los votos

-0-

GEMAS: Regalito de Jorge Camacho: “Que nervios!! Cómo habrá quedado la “unción” … perdón, la elección de @AccionNacional, habrá ganado @RicardoAnayaC ???”

Comentarios

Comentarios