Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

AMLO retoma la operación en la CDMX

La Ciudad de México se tornó en un terreno escarpado para Morena.

Poco antes de los sismos de septiembre, Andrés Manuel López Obrador veía en la capital del país la locomotora que jalaría a Morena en las elecciones del 2018. Su meta –así lo expresó en su momento- era alcanzar tres millones y medio de votos (en 2006 él obtuvo 2.8 millones y en 2012 bajó a 2.5).

Para alcanzar esa cifra en la CDMX (y otros picos más a lo largo del país), el tabasqueño abrió Morena a cuantos quisieran sumarse a su proyecto sin necesidad de afiliarse y aun siendo partícipes de otros partidos políticos.

El ánimo político pintaba para un holgado triunfo en la vieja Tenochtitlán. Confiado, el dos veces candidato presidencial cedió en su hijo Andrés Manuel López Beltrán “Andy”, la operación política del principal y más añejo bastión de la izquierda.

Pero las cosas se descompusieron en cuestión de semanas para Morena y sus delegados: Primero sucedió lo del “Ojos” (líder del cartel de Tláhuac abatido por la Marina), que puso al delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, al borde de ser destituido.

Después vino la fallida operación política para la candidatura al gobierno de la Ciudad, que obsequió el triunfo a Claudia Sheinbaum y humilló a Ricardo Monreal. El delegado en Cuauhtémoc amenazó con dejar las filas del partido lopezobradorista: “Mi relación con Morena se la llevaron los escombros”, dijo.

Luego ocurrió el sismo del 19 de septiembre. En Xochimilco, el delgado Avelino Méndez apareció hasta dos días después en las zonas afectadas por el terremoto. Lo corrieron a patadas y poco faltó para que lo lincharan.

A Sheinbaum, en Tlalpan, tampoco le fue bien. La muerte de 26 niños en el Colegio Rébsamen la rebasó. Actualmente se encuentra paralizada y encerrada en Tlalpan, sin poder reanudar las reuniones políticas en la Ciudad que tenía programadas.

En suma, de las cinco delegaciones en poder de Morena en la CDMX, sólo en una (Azcapotzalco) no tiene problemas.

Si a lo anterior sumamos la posibilidad –que antes del sismo no se veía- de que el PAN y el PRD sumaran fuerzas en la capital vía el Frente Ciudadano, pues entonces sí que Morena está en problemas. Y no sólo en la Ciudad de México, sino también la candidatura presidencial de Andrés Manuel.

De ahí que no extrañe su cambio de actitud: Que por un lado haya retomado personalmente la operación política (fue un error dejarse a Andy), y que le haya enviado una señal de acercamiento a Monreal “para que se quede con nosotros” y “no se vaya con la mafia en poder”

¿Eso significa que AMLO le ofrecerá al zacatecano la candidatura de la Ciudad?

Difícilmente. Es más probable que negocien algunas otras posiciones, dado que Monreal tampoco tiene grandes probabilidades de convertirse en el candidato del Frente Ciudadano, pero sí podría hacer daño a Morena si opera para otras fuerzas políticas.

-0-

GEMAS: Obsequio de Enrique Alfaro, alcalde de Guadalajara, en entrevista con Fernando del Collado en Milenio: “Andrés Manuel vive en otro planeta. Desprecia la política local. Él tiene un pedestal desde el cual cree que puede ver el mundo, es un grave error.”

Comentarios

Comentarios