Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

En la Marina, ofendidos

En la Armada de México están ofendidos. Particularmente “los de abajo”, los marinos, los que han andado en las calles y las zonas de desastre ayudando a otros, mientras los suyos –familiares y mandos directos- padecen su ausencia o las consecuencias de órdenes mal tomadas.

Porque de eso ha sufrido la Marina en ocasión de los sismos de septiembre. Particularmente del ocurrido en la Ciudad de México, el 19 de septiembre.

Ahí lanzaron a dos de sus mandos más apreciados –al almirante José Luis Vergara, oficial mayor; y al subsecretario Enrique Sarmiento– a los lobos.

Y con ellos, a su gente. A quienes desde días antes, en Oaxaca y Chiapas, ayudaban en los desastres producidos por el sismo del 7 de septiembre.

Su ausencia sería sentida –y denunciada en redes- por sus mujeres, al verse solas en el desastre ocurrido en la Ciudad de México.

En términos mediáticos, la pesadilla comenzó cuando el Presidente de la República y jefe de las Fuerzas Armadas ordenó –en vivo y ante las cámaras de Televisión- al almirante Vergara hacerse cargo de lo que acontecía en el colegio Rébsamen. Todo lo querían en tiempo real.

Y terminó cuando, un día después, el propio Presidente Enrique Peña Nieto recibió la información de que la historia de la niña Frida Sofía era una mera ilusión. No existía.

Entonces, el Jefe del Ejecutivo se volvería hacia el Secretario de Marina, Vidal Soberón, que volaba a su lado y le dijo: Tú te ocupas, ¿verdad?

Y sí, el Secretario se ocupó. Sacrificó a sus dos cartas más fuertes para sucederlo para que salieran ante las cámaras con un mea culpa, cuando lo cierto es que ellos estaban ocupados de la operación, intentando rescatar sobrevivientes, y no de la operación mediática, supuestamente a cargo de Pinos.

El secretario de Educación, Aurelio Nuño, y su equipo, simplemente harían mutis y dejarían que la Marina cargara con todo el peso del ridículo y del enojo ciudadano, engañado por aquella horrenda farsa.

¿Pero qué es lo que ha ofendido realmente a los miembros de la Marina en esta historia?

-Que el Presidente no cuidara las formas; que no les hubieran cubierto las espaldas mediáticamente, y en cambio los hubieran lanzado –por decisión de los Pinos-, sin protección a alguna, a las fauces de Televisa;

-Y que les hubieran pedido a sus mandos asumir la culpa de un desaguisado provocado por civiles en la zona de desastre, sin ni siquiera compartirla con el secretario que aguardaba impaciente el momento del rescate para lucir como el salvador.

Podrán salir ahora con “homenajes” para las Fuerzas Armadas, apuntan. Pero lo cierto es que hay una herida abierta.

-0-

GEMAS:  Obsequio de Agustín Basave, ex presidente del PRD: “Ojo: el velociraptor del priñanietismo está herido y va con todo por el 2018, empezando por someter a los medios. Ni las formas va a cuidar”.

Comentarios

Comentarios