Mario Carranza / Pikachu le marca el camino a los live actions de video juegos

STREAM

Desde hace muchos años existe una relación amor-odio entre el cine y los videojuegos, y es que los grandes estudios se han sentido atraídos por franquicias que han cautivado a millones gracias a historias atrapantes dignas de mega producciones de Hollywood. Lamentablemente dichas adaptaciones resultan en desastres, hasta ahora con Pokémon: Detective Pikachu.

Fue en 1996 cuando el mundo conocería a estas adorables criaturas con habilidades únicas y capaces de ser almacenadas en una pequeña pelotita lideradas por un ratón eléctrico amarillo llamado Pikáchu, hoy es una de las franquicias más grandes a nivel mundial; el resto es historia.

Era cuestión de tiempo para que un gran estudio estadounidense se arriesgara a hacer una aventura en acción real de estos pequeños monstruos (tienen varios filmes animados), la apuesta era arriesgada, pues era evidente que los pokemones tendrían que ser realizados a computadora y el temor de que se viera muy “dispar” era evidente, afortunadamente para todos Warner Bros. lo logró y nos ofrece un producto memorable que marca el camino para futuras adaptaciones de videojuegos.

Uno de sus grandes aciertos es que la historia es global, y aunque los fanáticos de Pokémon encontrarán muchos guiños, no es necesario conocer la franquicia para que la película te entretenga, y sobre todo, la entiendas. Fallidamente, muchas otras adaptaciones daban por hecho que todos conocían el videojuego en cuestión o usaban referencias, importantes, que solamente los fans captarían. En el cine lo que no se muestra, no existe. Detective Pikachu no cae en ese error, por el contrario.

Otro de sus grandes aciertos es su adaptación de la historia. Detective Pikachu no se limita a imitar el videojuego, sino que toma sus principales elementos y nos regala una historia totalmente original respetando el corazón de Pokémon. Todos agradecemos que no sea simplemente una copia fiel.

Ahora bien, ninguna reseña de la película puede pasar por alto lo que hace Ryan Reynolds, quien es encargado de darle voz a Pikachu -¡Por favor véanla en inglés!-, parece que su carrera dio un salto gracias a “Deadpool”, y ahora todo lo que toca se convierte en oro. Su interpretación vocal es divertida y con muchísimo corazón. Al principio dudaba si era el adecuado para el papel, ahora no me imagino otro Pikachu.

En general es una película redonda que cumple con todos los requisitos que un blockbuster de nuestros tiempos debe de tener; un tema llamativo, buenos efectos, actuaciones, pero sobre todo, una buena historia. No se pierdan esta película si son amantes de los videojuegos, o si no lo son… es un filme para toda la familia con la cual te divertirás por unas dos horas. Excelente para dominguear.

Comentarios

Comentarios