Luis Núñez Salinas

LA APUESTA DE ECALA

El rumor del asesino serial del Sanborns

Uno de los rumores que tal vez más le dolía a Echeverría, era aquel del asesino serial del Sanborns, que ya tenía colapsados a los círculos de la “alta aristocracia” mexicana.

Las doñas copetudas de apellidos rimbombantes españoles tenían azorado al presidente con quejas, cartas, llamadas telefónicas, telegramas… acerca de ¿Cuándo parará esta masacre?… ¡somos blancos de la delincuencia!… ¿qué pasaría si mataran a alguien de su familia sr presidente?

Porque una cosa sí se debe tomar en cuenta, Echeverría deseaba un país sin clases sociales, todos populares, clases medias por todo el país, pero él, ¡vivía como rey!, no solo por los lujos, sino por todas las oportunidades de hacerse de capitales… ¡millones de dineros!, gracias a la cercanía de estas familias de mujeres copetonas.

En ello pensaba… cuando una voz en off de Fernando Marcos hace hincapié en el sonido del documental que mira…

… Luis Echeverría Álvarez, prestigioso y futurista presidente, ha dado pie a la transformación del México que todos esperamos, construyendo empresas que antes, estaban dominadas por los ambiciosos empresarios, que comían el salario a los trabajadores, explotándolos y menospreciando su labor…

… es pues, nuestro presidente Echeverría, la mejor opción que la historia recordará, como el mandatario que hizo de su administración, el poder acercar el dinero al pobre, ayudar al que menos puede para tener su casa, acercando los servicios médicos y el servicio de salud a todos los mexicanos…

¡de pronto!… se dejó de escuchar el ruido del proyector de 35 mm, dentro de la sala de audiencias de Palacio Nacional, el proyector sobre una larga mesa, y una pantalla de cine que subía y bajaba a necesidad, alrededor de la mesa, disfrutando de unos vinos tintos y algunos quesos aromáticos, el primer gabinete observaba la proyección de las campañas mediáticas de presidencia.

Enseguida las luces se prendieron y la primera pregunta del encargado de Somex, -que fuera la antigua Corporación Mexicana de Radio y Televisión, que recién había comprado el gobierno de Echeverría, para adentrarse de lleno a la era de las comunicaciones y fundar el canal 13- el ex senador de Tabasco Enrique González Pedrero le guiñó el ojo al presidente…

-¿cómo ve mi estimado presidente? ¿le gustó la campaña?

-¡me observo muy afeminado!…

Todos quedaron pasmados ante el comentario… ¡pero nadie dijo nada!… ¡hubo quien inclusive tosió del empacho!

-¡al contrario Sr. Presidente! se le mira cercano, sólido y con una mirada de artista!… ¡cómo de esos de las películas de acción!

-¿de verdad?

-¡claro! – dijeron al unísono… incluyendo al que no paraba de toser.

En la oficina del prestigiado hijo del caricaturista de Betty Boop, el director Richard O. Fleischer, quien recién había estrenado el filme Soylent Green – Cuando el Destino nos Alcance, así se le conoció en México- sonó el teléfono, y cuando su secretaria le informó que era el propio Luis Echeverría Álvarez quien le hablaba, se quedó más que sorprendido…

-¿El presidente de México me habla?… – le decía a su secretaria Marie Thompson, mientras tapaba la bocina para que no le escuchara el remitente…

Ella con la cabeza le afirmó…

-¡Hello Mr President…!  ¿Do you speak English?…

-¡no nada!

-¡oh my good!… are.. haré un “intentou” por comunicarme… plis… sorry

-¡solo deseo invitarle una semana a México!, ¿eso lo entiende verdad?  (¡pinche gringo!) – pensaba el presidente.

-¡ir a “Mexicou”! ¡oh yes! ¡me interesa!

Se preparó todo para la visita del director, y muchos de los cercanos al presidente aún no sabían el motivo de la visita.

Realmente la película había causado en todo el mundo -más que asombro- ¡terror!, debido a que la trama narraba el hambre en el año 2020, cuando las verduras eran el lujo de las élites, y la población vivían en un tremendo infierno por el “calentamiento global”, la contaminación y el hambre.

Narra la cinta, que dos alimentos eran los únicos que se consumían en estados unidos: Soylent rojo y Soylent amarillo, que era lo único que había para comer, pero surge un nuevo producto, el Soylent verde, que era hecho – así decía la publicidad en la película- de plancton… pero al final se descubre que estaba hecho de humanos, una vez convencidos ellos, de que la eutanasia era la mejor opción – o así había convencido a la población con leyes-

Sala Oval de la Casa Blanca, reunión de máxima seguridad, 30 de mayo de 1974, 5:30 hrs.

El presidente Henry Alfred Kissinger – hijo de alemanes- mandó un comunicado a su cuerpo presidencial, con carácter de urgente, y con miras a una revolución alimentaria en el mundo y la seguridad nacional, la reacción de este documento hizo temblar a todo su gabinete, y se extendió la urgencia de una reunión.

-¡Estimados todos! una vez al tanto del oficio doscientos, que en palabras más, palabras menos, deseo me indiquen las medidas para proteger la seguridad del territorio norteamericano, debido a la escasez de productos alimentarios, y la posibilidad de tener una crisis humanitaria.

Este temor le había surgido al presidente norteamericano, una vez que vio la película Soylent Green, y vislumbrar una realidad cercana.

Nunca pensó que era una propuesta literaria llevada a las pantallas, más que una estadística.

-¡debemos parar la sobre explotación en países subdesarrollados!, de lo contrario en corto tiempo, ¡todos se querrán venir a vivir a nuestro territorio buscando la comida! – le dijo su general de seguridad nacional

-¡lo tomo!… ¿alguien más?

-¡debemos causar conmoción a las masas! ¡para que estén al tanto de lo que puede pasar, si continúa este desmedido crecimiento!

-¡en concreto! ¿Qué propone secretaria de salud? – le reviró el presidente.

-¡establecer políticas públicas que permitan la planeación familiar en países como México, Chile y Argentina, debido al crecimiento desmedido de la población y que son los principales exportadores de trabajadores para nuestro territorio.

-… continúe…

-¡si establecemos un control de la natalidad! uso de anticonceptivos, y tratar de esterilizar a los niños y niñas, para que de grandes no logren tener familia, podríamos considerar la disminución de población… al menos… en un 76% para los próximos 40 años.

-¡eso me deja tranquilo!… ¡háganlo!

Cerró la carpeta Kissinger y firmó el acuerdo a estas medidas.

¿la vía para llevarlas a cabo? la ONU.

Cuando llegó al Palacio Nacional el director de cine Richard Fleischer, se pasmó con la arquitectura, por el tamaño del conjunto arquitectónico, por los murales y por el esplendor de un edificio tan antiguo y tan bien conservado.

El cineasta llevó a todo un equipo de cinematógrafos y fotógrafos, para lograr captar lo hermoso del lugar, el México que poco conocían los norteamericanos, pero en sí, deseaba dejar testimonio de la reunión, debido a que le causaba extrañeza que su película, ¡le haya abierto las puertas por todo el mundo… y el interés de México era excepcional!

Al ingresar a la sala de recepciones – que se usaba solamente para mandatarios- Echeverría le hizo ver el músculo del presidencialismo, lujosos juegos de té, que le informaba de primera voz:

-¡los había usado el propio Maximiliano!…

¡lustrosos pisos! ¡muebles de madera del siglo XVII originales y en un estado impecable! ¡millones de dólares en infraestructura de diseño de interiores!

¡a leguas se notaba!

-¡Sr presidente! – en un mal español- me causa asombro el repentino interés por mi cinta.

-¡es profética director!, nos hace ver las medidas que podemos tomar para no hacer que el crecimiento de la población sea desmedido.

-¡pero si lo que más hay en México es espacio! se tardan horas en ir de un estado al otro, no creo que eso pase.

-las personas se trasladan a la capital de la república buscando mejoras y abandona el campo.

-¡eso es otro problema diferente a lo que expongo en la cinta presidente!

-¡sí! pero dígame ¿en qué se basó para su película? ¿qué datos obtuvo?

-¡ninguno Sr. Presidente! es una teoría literaria, salida de la imaginación del escritor, una simple exposición de ideas, solo pretende mostrar una trama futurista distinta a las ya vistas ¡más no es la realidad!

-¡pues estamos muy ocupados en su película!… y dígame, ¿el calentamiento global es probable?

-… es solo una idea literaria presidente, insisto, como ir a marte o a otra galaxia, son solo ideas que nacen de la imaginación de…

Lo interrumpió el presidente

-¡entiendo!.. ¡no nos quiere contar!…

-¡pero pre…

-¡entiendo!… – levantó la voz.

¡El cineasta se quedó perplejo de la reacción del mandatario!

Después de esta visita, el director jamás volvió a ser invitado de presidente alguno.

Dentro de la nueva campaña de vacunación que se llevó a cabo por todo México -dentro del periodo de Echeverría- se vio a detalle la obligación de que todos… ¡todos sin excepción! los niños menores a los seis años deberían ser vacunados…

Entró corriendo el lic. José López Portillo a la oficina del presidente – causándole un gran susto- cerró la puerta y tomando aire, le dio la buena noticia:

-¡capturamos al asesino de Sanborns!…

¡El presidente le dio un gran abrazo!

-¡gracias José! se nota que en México ¡sí hay seguridad! ¿Qué me cuentas a mí que se tu historia? Luego entonces amigo lector, no nos quejemos del México que estamos viviendo, porque en ello quede claro: ¡Tenemos el País que queremos!? Esa es mi apuesta ¡y la de Usted?…

Comentarios

Comentarios