Luis Núñez Salinas

Luis Núñez Salinas

LA APUESTA DE ECALA

Hoy en día amable lector, nos toca un tema que más que vasto y visto, se ha tornado susceptible a la credibilidad: las condiciones que viven las Mamás en México.

Y no le hacemos en nada mella, al 10 de mayo pasado, que cada quien supo cómo celebrar a las cabecitas blancas, y a una que otra, más joven y con otro prototipo de Mamá, fuera del cliché de telenovela.

61 millones de mujeres habitan nuestro país, según datos del INEGI, y de ellas casi 4 millones son las encargadas de mantener el hogar de manera completa.

Aparte de ellas, otros 4 millones trabajan y ayudan a papá en los gastos de la casa. Estos 8 millones en puestos formales, sea en gobierno o sector privado.

Y existen otros 10 millones de mexicanas, que trabajan, de múltiples maneras, fuera en el comercio informal, vendiendo por catálogo, o en actividades que no registran en el IMSS.

Nos dan un total de 18 millones de mujeres entronas, luchonas, espalda de trabajadora, tempraneras y con una garra de luchador profesional, que se la rifan por sus jenruchitos y sus rositas alvires, dentro de muchos otros.

Que, con aproximadamente 119 millones de habitantes en México, representan un 10%.

¡Muy pocas aún!

De estos 18 millones de mamás trabajadoras, el 20% tiene 1 hijo, el 23% tiene de 3 a 5 hijos, y más de 10 millones solo ganan dos salarios mínimos, aproximadamente $ 4 200 pesitos por mes.

Solo el 10% de los 61 millones de mexicanas, tienen hasta la secundaria terminada, es decir, que hacia abajo, menos del 10% tienen licenciatura y más del 10% solo tienen la primaria.

Desde hace 14 años, las mujeres han incrementado su participación escolar, van de una población escolarizada de mujeres del 31% de las 61 millones, al 43.5% de la misma cifra.

Un aumento que se deberá ver reflejado en la contratación de profesionistas mujeres los próximos 15 años.

Este aumento solo se dio, de las edades de 15 a 24 años.

En México de cada 100 hogares constituidos como tales, que viven bajo un techo, que ganan un dinerito, que sostienen todo un sistema económico familiar, existen 89.

Lo cual nos indica que somos un país completamente familiar, como tradicionalmente conocemos a la familia.

¡pésele a quien le pese!

Y los restantes 11 hogares, son variados y en ocasiones, simplemente viven solos, aunque regresan a sus hogares centrales, en ocasiones promedio cada 15 días.

De estos 89 hogares de cada 100, 70 tiene la figura de papá, mamá, e hijos.

No se crea, amable lector cualquier mentira, de que en México hay crisis familiar.

Los otros 19 hogares de los 89, de cada 100, están extendidos, es decir, además de papá, mamá e hijos, está la abuelita, la cuñada o cualquier otro pariente.

De cada 100 hogares, 7 están constituidos por hogares que viven varias personas, pero no hay parentesco entre ellas, es decir, una casa de estudiantes, una casa de huéspedes…etc.

La mayor mortandad en los hogares para que Mamá desaparezca del hogar, son las enfermedades cancerígenas, uterino y de mama, así como la diabetes. En edades de 35 a 45 años.

En el caso de los papás, solo por informar, el mayor número de mortandad se da por accidentes automovilísticos, en estas mismas edades.

¡Así que bájele a la velocidad de su vochito!

Y la segunda causa de mortandad de los papás, es por riñas o pleitos callejeros. ¡que bárbaros! Bájenle al estrés.

Cuando Mamá fallece, papá tiene el 67% de posibilidades de volverse a casar, aunque no se sabe el motivo, algunos psicólogos dan esta nota, refiriéndose que el varón tiene mayor capacidad del desapego, de la primera mujer.

En el caso de Mamá que se separa del varón o fallece el marido, sólo el 14% tiene la capacidad de volverse a casar, y va reduciéndose esta cifra, debido a que ya mamá trabaja y se independizó del estándar de manutención, y al sentirse independiente, no desea otra relación, porque la pareja le pudiera parecer ¡otro hijo!, según Carmen Pujol, quien se dedica a casos de defensa de divorcios desde 1981.

En México el divorcio no ha sido la salida de los problemas de pareja, que a principio de los años 80´s, se vislumbraba como la mejor manera, para evitar problemas.

Un divorcio, según el centro de tratamiento emocional de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, establece una serie de afecciones de todo tipo, que encausa verdaderos problemas a la familia, no solo por duelos de separación y ausencia, sino por verdaderos problemas de autoestima, económicos, sociales e inclusive de identidad.

Las mujeres que se divorcian son el 51% quienes lo solicitan y el mayor porcentaje, es por violencia de todo tipo, dentro del matrimonio.

El 32% lo solicitan los varones, y el restante 17% es por mutuo acuerdo.

De acuerdo con los datos de la dirección de estadística de la presidencia del tribunal superior de justicia del Distrito Federal, la investigadora de la UNAM dijo que en el periodo de diciembre de 2008 a noviembre de 2009 se registraron 24,315 solicitudes de divorcio express, de ellas 51% fueron efectuadas por mujeres; 32% por varones, y sólo el 17% fue una comparecencia de común acuerdo.

Cuando una familia vive el divorcio, se establece una regla de baja de ingresos a la familia, y que es proporcional a lograr imitar, el ingreso mensual de los dos padres de familia.

La tasa de pérdida de valor económico a la familia es brutal: de tener más de 30 mil pesos promedio de ingreso, al siguiente año solo se logra tener el 45% de lo anterior, y así cada año, porque los gastos son mayores y el ingreso mínimo.

Se ve también un aumento en la crisis de la familia por el uso indiscriminado de tarjetas de crédito que, al no haber el mismo ingreso, se cae en esta trampa mortal, tal vez por la promesa de papá de seguir pagando cuentas.

¡ya ve que en México esto no pasa!

Según datos del tribunal familiar, en México de cada 100 divorcios solo el 7% da manutención de los hijos de manera correcta, proporcional y adecuada, según ingresos de la pareja.

El restante 23% da gasto, pero no lo da completo.

Y el restante, no da manutención familiar, alegando principalmente, que no tiene trabajo.

La parte emocional de las Mamás cuando hay un divorcio, extra de lo económico y de infraestructura de la familia, es lo emocional.

Aún hoy 2017, una persona divorciada carga con estigmas que la misma sociedad ha puesto, y que dañan emocionalmente su persona.

¿le parece triste lo que viven nuestras mamitas en México?, espérese.

En México de cada 100 familias 75 viven violencia familiar, según datos del Centro de Justicia de la Mujeres de la Ciudad de México.

El rango más alto se ve en las edades de 15 a 22 Años, en donde sufren la mayor proporción de maltratado, físico, verbal y sexual.

Desde hace 15 años, el homicidio a mujeres se ha incrementado en más del 100%, generando una alerta nacional, en donde el mayor maltrato ha sido ya el sexual, con la trata y explotación.

El Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidios reportó que se registraron 800 homicidios del total de 2,070 ocurridos en el 2015. Tan solo en el estado de México.

¡Mamá aún se la pasa mal en México!

En México cada familia destinó promedio de 500 a mil pesos para celebrar a Mamá, según datos de PROFECO, 53% de este dinero será utilizado para llevarlas a comer y un 15% calzado.

Un privilegiado 17% gastará en Mamá 3 mil pesos promedio (seguro serán los que más cargo de conciencia tendrán), y el regalo más caro vendido en un día 10 de mayo en México, que se pueda comprobar que fue exprofeso para ese día, fue una camioneta de lujo, según datos de la ANCA, en el año 2015, en Coahuila.

Así que, estimado Lector, ¿cómo nos quedó el ojo?… ¡así pues! estamos en la banca rota emocional, con la deuda tan grande para nuestras Jechus, delirio de nuestras vidas.

Luego entonces amigo lector, no nos quejemos del México que estamos viviendo, porque en ello quede claro: ¡Tenemos el País que queremos!? Esa es mi apuesta ¡y la de Usted?…

Correo: [email protected]

Twitter: @LuisNSDG

Comentarios

Comentarios