Lucha Antorcha contra pobreza

La falta de agua y de empleo es de las principales carencias en esta zona y a decir de los pobladores, lo más "cruel" es el engaño de las autoridades pues hacen trabajos sólo para desviar recursos, obras inconclusas y familias carentes del vital líquido y sin fuentes de empleo. FOTO: ESPECIAL
La falta de agua y de empleo es de las principales carencias en esta zona y a decir de los pobladores, lo más “cruel” es el engaño de las autoridades pues hacen trabajos sólo para desviar recursos, obras inconclusas y familias carentes del vital líquido y sin fuentes de empleo. FOTO: ESPECIAL

Los manantiales en los municipios del semidesierto  y desierto queretano, han sido históricamente  una alternativa para sobrevivir a la  falta del vital liquido, por lo que no tenerla o bien recorrer largos caminos para llevarla  hasta los hogares, ya es  una forma de vida.

El Movimiento Antorchista de Querétaro, a  escasos días de  celebrar  su 27 aniversario  luchando para combatir la pobreza, no sólo se ha dado a la tarea de trabajar en este rubro, sino que, visitó municipios  como; Landa de Matamoros,  Jalpan de Serra, Peñamiller, Cadereyta , por mencionar sólo algunos donde  todas la familias  coinciden  en que  los gobiernos  nada hacen para resarcir la falta  histórica de agua.

Tras  platicar con  las y los representantes de  cada una de las familias entrevistadas, es muy común   que emitan  frases como; “aquí morimos de sed” palabras “crudas” pero que, es muy común escuchar entre los habitantes de comunidades en los municipios del desierto y semidesierto queretano, donde la escases del agua, caminar durante horas para trasladarla a los hogares e incluso la “envidia” por tenerla, es el día a día.

Y es que la posmodernidad ha generado –entre otras cosas-, flujos sociales que estimulan irresponsabilidades económicas vaivenes y personajes políticos que no respetan los valores más esenciales de la soberanía y con ello, poblaciones que viven en la incertidumbre y la pobreza.

En Querétaro, como en otros tantos estados de este País, sus poblaciones más alejadas sufren (aún) de la cruel desigualdad y lo hacen desde los factores más elementales, el agua es hoy (o debiera ser), uno de los temas torales para cualquier individuo, sociedad o institución, pues de todas las crisis sociales y naturales la de los recursos hídricos es la que más afecta a nuestra propia vida y la del planeta.

Y aunque ciertamente esta realidad se debe a múltiples factores como el cambio climático y el aumento de la población, en algunos casos como éste, la escasez del vital líquido tiene que ver con una falta de conciencia de los gobernantes y la guerra permanente en sus partidos.

En este escenario hay un fragmento de realidad que vive cada una de las familias mexicanas y en este caso, las queretanas, particularmente las que habitan en los municipios de la sierra, enmarcada por diferentes problemáticas que, más allá de sus lógicas consecuencias, trae consigo un desarraigo ya que existen luchas de familias y comunidades enteras que se pueden medir en décadas y que, con una digna perseverancia, han creado espacios propios, desde los que se vislumbra una realidad social diferente, pero desafortunadamente éstos son fallos aun de legitimidad social.

Landa de Matamoros, Jalpan de Serra y Peñamiller, son municipios queretanos donde las familias por generaciones han padecido la falta de agua. Comunidades como: Cerro de la Palma, Sabino el Chico y Agua Fría, Las Mesas, Agua de Pedro, entre muchísimas otras ubicadas en estos municipios, es “normal” tomar agua estancada de lluvia, reusarla tantas veces como se pueda, es una forma de vida “común”, “aquí nos morimos de sed, sobre todo en tiempo de calor” coinciden las familias en estos  puntos.

Peñamiller

A pesar de contar  red de agua a lo largo y ancho de la  comunidad, tubos, medidores a las afueras de las  casas, todo indica a que se  cuenta con el suministro puntual del hídrico, pero no, de hecho desconocen el por qué el gobierno realizó dicha  obra, hoy día  la esperanza  son las  lluvias o el acarreo del manantial más cercano.

En la comunidad de   Las Mesas,  vecinos se congregan  para  denunciar  que las  autoridades no brindan atención a la demanda, pueden incluso pasar meses y no dan atención a petición de las familias, de ahí  que han  buscado el apoyo de la organización de Antorcha Campesina  para que -en grupo-   puedan exigir a la presidencia  municipal el abastecimiento  por medio de pipa.

Adriana Martínez González  habla a nombre  de los denunciantes dice “siempre  carecemos de ella (el agua),  sino vamos a decirles a la  presidencia  que nos manden las pipas, no lo hacen y aún diciéndoles han tardado  casi dos meses, mientras tenemos que  ir a algún manantial  para traer  con botes el agua  hasta la casa”.

Cuando se  tiene “suerte”  les a bastecen  400 litros  de agua  por familia,  insuficiente  dice Irais López León, encargada de la tienda  de abarrotes de la comunidad, quien  refiere  que es  insuficiente “ no nos alcanza , pues  hay que cubrir las necesidades de  la familia”.

En la  comunidad de Agua de Pedro la situación  es un tanto diferente, se tiene un pozo, pero  éste no cuenta con la suficiente fuerza por lo que  los habitantes  tiene que  – con botes – subir el agua  hasta  sus casa. Al  llegar a la localidad  se puede  observar  como las mujeres  cargan los  botes   en hombres, ésta  también es ya una  tradición, revelan los  habitantes, mismo que  ven  en la organización  una alternativa  para  dar solución.

La comunidad de Agua Fría con 1427 habitantes, la realidad con el tema del agua es aún más grave, pues las familias han tenido que lidiar no solo con el padecimiento de la misma, sino con el engaño de las autoridades, federales, estatales y municipales.

En el trayecto nos encontramos con: caminos en mal estado, clínicas de salud en total abandono, red de agua y medidores a la vista y un grupo de ciudadanos esperando ser escuchados pues aquí de entrada y luego de preguntarles por qué tiene tubería y no agua, alzan la voz y dicen que, el programa “Agua Cerca de Todos” del anterior sexenio a cargo del priista José Calzada Rovirosa y quien les instalara la red, fue un fraude, aunado a ello se enfrentan a la “envidia” de los concesionarios de la comunidad más cercana ( El Portugués) que se niegan a compartir el agua, argumentando que se les puede terminar el líquido y ellos prefieren asegurar su comunidad.

Apenas entramos a esta comunidad se puede apreciar el tendido de red de agua potable, medidores, tuberías a los largo de las calles, pero la realidad es que, los habitantes no saben para qué les colocaron la misma

En tanto y para que el agua llegue a sus hogares del manantial más cerca que se ubica a dos kilómetros tuvieron que colocar mangueras para poder abastecerse y a decir de las mujeres presentes en esta investigación con el agua que lavan la ropa tiene que ser reusada para trapear, para los sanitarios y así sucesivamente darle diferente uso.

En esta zona, la charla se llevó a cabo con un grupo de por lo menos 20 personas, el primero en hablar fue J. Concepción Martínez Yáñez “Don Conce” conocido por todos los ahí presentes comienza diciendo que las familias aquí – también- le han padecido por la falta de agua, gobiernos entran, gobiernos salen y el agua potable nunca ha llegado.

Es pues, muy común que las personas hagan guardia en el manantial que les abastece, ya sea de día, por la tarde, la noche e incluso en tiempo de calor es normal pasar la noche haciendo guardia para poder conectar su manguera y así vigilar que no sea desconectada por alguna otra persona.

La inconformidad de las personas en Agua Fría va enfocada a que, con el apoyo de Antorcha Campesina en el año 2014 se solicitó el equipamiento del pozo de agua, red de conducción y distribución de agua en esta comunidad, pozo que en su momento fuera perforado por la Comisión Estatal de Aguas (CEA) para dotar a esta y otras comunidades de agua.

Y es que aun cuando se entregó el documento donde se plasmó que la dependencia estaría elaborando el proyecto de ejecución que incluiría equipamientos, requerimientos, líneas de conducción interconexión y tanque de distribución, hoy día y luego de tres años, todo apunta a que el tema ha quedado en el olvido pues las autoridades no han dado muestra de darle continuidad a los trabajos.

“Lo que nosotros estamos esperando es que la CEA se disponga a trabajar con nosotros y eso nos va a dar una justificación” piden las familias.

Landa de Matamoros

Llegar a la comunidad de Cerro de la Palma en el municipio de Landa de Matamoros lleva un aproximado de seis horas, (saliendo de Querétaro), esta localidad cuenta con 361 habitantes distribuidos en 95 hogares, ninguno con agua entubada.

En “La Palma” las familias relatan que llevan toda la vida sin agua propia es decir que, caminar por lo menos un par de horas, o bien usar vehículo, pedir “auxilio” para trasladar el hídrico a sus hogares es cotidiano aquí, prevalece la solidaridad entre las familias.

Eloísa Garay, una de las diez personas entrevistadas detalló que, son varios aspectos los que padecen por ésta falta, relata que la vida ha sido difícil ya que el abastecimiento del agua por décadas la han tenido que buscar entre los mismos habitantes, pues la autoridad municipal poco o nada le entra al tema, y es esporádicamente que les envían pipas de agua.

Para los niños, los jóvenes, los adultos y adultos mayores buscar el agua hasta debajo de las piedras es ya una tradición de familia, (en el recorrido que llevamos a cabo por esta localidad), se puede ver los depósitos al aire libre con el agua “sucia”, son estanques que se han adecuado con el fin de almacenarla, aunque los hogares con mejor condición económica cuentan con tinacos propios, mismos que llenan en temporada pluvial, cuando no llueve hay que acarrear el agua del manantial, y de las autoridades, ningún aporte refirieron los entrevistados.

“Es un poco complicado por el agua que no tenemos, sólo captamos la de la lluvia, y en los meses que no llueve pues no tenemos agua y tenemos que traerla de donde hay ese es el problema de nosotros, está muy retirado y los que no tenemos camioneta para traer el agua si batallamos mucho” refieren los testigos.

Jalpan de Serra

En Jalpan de Serra, específicamente en la comunidad de Sabino Chico, la vida y la falta de agua no es nada distinto a muchos otros –pueblos- pues han desarrollado su vida y la de sus familias careciendo el vital líquido.

Evelio Sierra Landaverde habla a nombre de los 191 habitantes que comprende esta localidad, comienza relatando que desconoce el por qué las autoridades (Municipio, Comisión Estatal de Aguas, -CEA-, y la Comisión Nacional de Agua, -CONAGUA- llevaron a cabo la colocación de tubería, incluso (señala con la mano), mal instalada, pues el tendido de red está sobre la cuneta del camino.

Hace seis años que estos trabajos se llevaron a cabo y desconocen con qué fin pues el agua aun no llega a sus hogares, “es lo que preguntamos y los señores que andaban trabajando dijeron que ellos nada más pondrían la tubería pero no sabían para qué y los de la CONAGUA dijeron que iban a poner el agua para el de diciembre pasado, pero nada más eso, ya vamos a llegar al otro diciembre y no se mira nada”.

En el marco de la charla, se acercan personas, algunas por curiosidad, otras porque estarían citadas para emitir su punto de vista o bien opinar para una vez más “exhibir” la problemática. Ocho de la mañana en punto y ya nos esperaban, se acercan para saludar y en cuanto comenzamos a hacer preguntas los presentes en casa de Evelio decidieron que él fuera el porta voz y en cada una de sus respuestas los presentes movían la cabeza en aprobación de lo que ahí se dijo, de entrada la desaprobación total a los trabajos de tubería a la vista de todos.

“De hecho yo digo que no es fácil que pongan el agua porque he estado en otras comunidades y la tubería tiene hasta cinco años y nunca han visto chorrear una gota por esas tuberías”, expresa con tristeza, al tiempo de acusar a la presidenta municipal Selene Salazar de hacer caso omiso a la necesidad, pues anteriormente con regularidad les enviaba pipas, hoy día dice “no la tenemos que arreglar nosotros mismos”.

Si bien es verdad que, los trabajos de red no les generaron ningún tipo de gasto a las familias, coinciden que fue recurso mal invertido, “yo digo que para qué pusieron la tubería, sólo mal gastan el dinero, mejor debieron de dárselo a la comunidad y así veríamos la forma de entre nosotros mismos ponernos el agua como podamos porque ellos nada más nos engañan es lo único de hacen”.

Los hombre en esta zona tiene que salir a buscar el agua al manantial más cerca, además de salir al centro de Jalpan de Serra para buscar una fuente de empleo, que a decir de éste es otro problema al que se enfrentan pues de no ser empleados en la zona se ven en la necesidad de espera a que los migrantes envíen dinero para construir sus casas y es así como, “la familia tiene que comer y aquí no hay trabajos, de repente una que otra persona que está en Estados Unidos mueven algún tipo de trabajo y hay mucha gente se ventajea por la necesidad”.

La problemática se relata con puntualidad, son varias las inconsistencias, pero de esas Evelio dice que, “no nos quieren comentar mucho porque luego se la quitan echándole la culpa a la CEA, que ellos son los que se encargan y así se la pasan, en Querétaro no nos atienden porque no les interesa porque según ellos ya son estatal y nosotros somos del municipio y entonces nos van esquivando y no nos hacen caso”.

Ven  en Antorcha Campesina una alternativa o solución.

La perforación de pozos, solicitar el abastecimiento  a través  de pipas, algunas veces -cuando hay negativa-  exigir a los autoridades  que  abastezcan  de agua a  las familias  en diferentes puntos de los 18 ayuntamientos  queretanos, son sólo algunas de las acciones que  a los largo de los años ha emprendido  antorcha campesina, las familias pues están optando  por enrolarse a las filas  de la organización con la esperanza de  ser escuchados, atendidos y después de  toda una vida  ver -por fin- cristalizados  proyectos para darle a las futuras generaciones la garantía de vivir  sin  la carencia  de un elemento  indispensable  para tener  una mejor calidad de  vida.

Recientemente el líder de esta  agrupación (hoy con más de 30 mil agremiados queretanos), Jerónimo  Gurrula Grave, ha dado a conocer  los avances que se han tenido  para que  -luego de años de lucha- finalmente se lograra que el gobierno  estatal  haya accedido a  aplicar   recursos  gestionados    por diputados antorchistas  en coordinación  con el programa local “pesos a peso” lo que hizo una bolsa  económica de  9 millones de pesos lo que  tiene a los campesinos del municipio de Caderyta   agradecidos, comprometidos y esperanzados a que luego de  ver realizado el sueño de tener los pozos en acción  trabajar en  proyectos  productivos.

En su momento se quiso tener la versión de los hechos de María Amador Covarrubias, ex presidenta municipal de Landa de Matamoros, Selena Salazar,  ex ex presidenta municipal de Jalpan de Serra, Margarita Hernández ex presidenta municipal de Peñamiller y del Vocal Ejecutivo de la Comisión Estatal de Aguas, (CEA), Enrique Abedrod Rodríguez, la solicitud de entrevista se hizo personalmente en algunos casos, otras vía telefónica, whatsApp o mail, de acuerdo a las indicaciones de los titulares de comunicación social o secretarios particulares, solicitudes que  quedaron en el olvido, pues nunca   se obtuvo respuesta.

Mail: [email protected]

Twitter: @BravoDexti

Facebook: Dexti Bravo

POR: ANA LUIS BRAVOZ.

Comentarios

Comentarios