LA SEGURIDAD, RETO DEL GOBIERNO:ARZOBISPO

La familia del Arzobispo Faustino y el Nuncio Apostólico Franco Coppola, presentes en el evento FOTO: SERGIO A. VENEGAS RAMÍREZ

Entrevista a Don Faustino

SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ / ENVIADO

Durango, Dgo.- Luego de un día intenso, lleno de actividades y grandes emociones, el Arzobispo de Durango, Faustino Armendáriz Jiménez, habló de algunos temas locales y la postura que tendrá la iglesia de cara a fenómenos sociales tan preocupantes como los malos gobiernos, la drogadicción, la delincuencia organizada y el reto de la seguridad.

FAUSTINO: Estamos ya listos para ya para iniciar este camino evangelizador y esta tarea encomendada por el Santo Padre Francisco, en un acto de confianza a un servidor especialmente recorriendo el camino como historia, historia de la salvación de esta centenaria arquidiócesis de Durango que ya tiene 400 años de historia y estamos celebrando el año jubilar.

PREGUNTA: ¿Tiene ya un diagnóstico de cómo se encuentra la diócesis y los retos que tendrá que cubrir?

FAUSTINO: El diagnostico se hace viendo la realidad. Recorreremos todos los caminos de la arquidiócesis donde seguramente tendremos la oportunidad de tener un diagnostico objetivo como fruto de la cercanía con la realidad de Durango y con la realidad de nuestro pueblo.

PREGUNTA: ¿Tiene usted en su antecesor a Héctor González Martínez, él fue muy polémico y hacía mucha énfasis, críticas, a las situaciones que no funcionaban bien en el estado. ¿Esperaremos lo mismo de usted?

FAUSTINO: El obispo es un pastor y es un profeta; en los momento en que hay que levantar la voz, hay que hacerlo sin duda. No se trata de generar polémicas sino se trata de construir. Somos constructores de comunión y constructores de paz, nunca de restar ni de dividir.

PREGUNTA: La iglesia entonces tendrá una voz fuerte…

FAUSTINO: La iglesia tiene que tener una voz fuerte, porque no es la voz de una persona sino que es la voz de Dios, es la voz del evangelio.

PREGUNTA: Ser el Arzobispo más joven de México es un gran reto y una responsabilidad…

FAUSTINO: Si es una gran responsabilidad especialmente asumiendo los retos que haya en esta arquidiócesis, pero ya con la experiencia de dos diócesis que me han enseñado a ser obispo -y sin duda que la gente buena de aquí de Durango nos seguirá enseñando- seguiremos aprendiendo de ustedes en todos sentidos, sea a ser mejores hijos de Dios, mejores ciudadanos. Yo espero eso de los duranguenses.

PREGUNTA: ¿La seguridad preocupa a la iglesia sobre todo en aquellas comunidades que ya han habido ciertos enfrentamientos?

FAUSTINO: La seguridad es un reto que tiene que asumir el gobierno, las instituciones que lo protegen. Ellos las tienen que asumir, le tienen que dar respuesta a la ciudadanía de tal manera que nosotros podamos andar seguros en la calle, ustedes haciendo su trabajo periodístico y nosotros haciendo nuestra tarea evangelizadora

PREGUNTA: ¿Ya tuvo un acercamiento con el gobernador?

FAUSTINO: Ya hemos platicado.

PREGUNTA: ¿Hubo algún acuerdo?

FAUSTINO: No. Simplemente fue un saludo y una bienvenida y también grandes esperanzas comunes que nos alienta a realizar nuestra tarea.

PEEGUNTA: Usted en una rueda de prensa comentaba que viene mucho a apoyar a los jóvenes y protegerlos e incluso hablaba de las misiones . ¿ Qué tan mal está la sociedad en cuanto a la juventud y más por toda la drogadicción y todos los vicios?

FAUSTINO: Yo quisiera optimista y con esperanza con la juventud y con los adultos, porque las adicciones no son propias de los jóvenes. Tenemos que llegar al corazón, de tal manera que la palabra de Jesús mueva al joven. Es la mejor terapia, es la mejor dosis que puede tener un joven para ser un buen ciudadano y un buen hijo de Dios.

PREGUNTA: Parece que lamentablemente en el país -y especialmente en Durango- el tema de las drogas ha ganado mucho terreno. ¿ Qué piensan ustedes de esta situación?

FAUSTINO: Hemos andamos por varias partes de México, no es privativo de Durango, no es exclusivo. Lamentamos siempre que el joven sea adicto o el adulto; estaremos siempre atentos a atenderlos desde nuestra trinchera que es una tarea espiritual y evangelizadora

Comentarios

Comentarios