La paz de los muertos según López Obrador

COLUMNA PLAZA DE ARMAS

Narcotráfico y Estado Mexicano

¡A La Tiznada!: Sabino

  • La propuesta de El Peje y los costos para nosotros
  • Matan al consuegro del El Mencho, jefe del CJNG
  • Convoca Braulio a conferencia de César Camacho
  • Presenta UAQ historia de Radiodifusión queretana

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

El Chapo: Joaquín Guzmán Loera -preso y procesado actualmente en los Estados Unidos- no resultaría beneficiado con la hipotética amnistía de López Obrador, aunque en los memes lo dan como secretario de Agricultura del candidato de Morena. FOTO: SEMAR

Desestabilización.

Independientemente de si se está o no de acuerdo con las políticas y estrategias en materia de seguridad y combate a la delincuencia organizada de este y los anteriores gobierno y la estela de muerte que recorre nuestro país, es claro que todos hemos sufrido y pagado costos altísimos en temas como el narcotráfico y las muertes generadas por este flagelo.

Cientos de miles de muertos entre criminales, autoridades y personas inocentes; miles de millones de pesos en el combate a los cárteles, pero también a las adicciones que las drogas generan, además de la desintegración del llamado tejido social producto de adicciones, enfrentamientos y crímenes.

Por eso, cuando Andrés Manuel López Obrador (entrecomillo para no malinterpretar) soltó en noviembre pasado: “Hay que hablar con los mexicanos, con todos, y hay que plantearles de que necesitamos la paz y que todos podemos ayudar a que haya paz en el País (…). Vamos a explorar todas las posibilidades, desde decretar una amnistía, escuchando también a las víctimas, hasta exigir al gobierno de Estados Unidos que lleve a cabo campañas para aminorar el consumo de drogas”, no sorprendió pero sí preocupó. Ya había prometido algo similar a los funcionarios corruptos, a quienes perdonaría nomás llegara a Los Pinos. Igual que lo hizo con quienes hoy se han sumado a su Movimiento y que en el pasado militaron en otros partidos. No importando pasado no antecedentes.

Desde ese momento fueron inmaculados por obra y gracia de López Obrador. Allá él y MORENA.

Lo que realmente preocupa es ese borrón y cuenta nueva en el tema de los cárteles y sus integrantes. Vuelvo a entrecomillar lo que volvió a decir el tabasqueño, este fin de semana: “Si es necesario vamos a convocar a un diálogo para que se otorgue amnistía siempre y cuando se cuente con el apoyo de las víctimas; no descartamos el perdón. Se debe perdonar si está de por medio la paz y la tranquilidad del pueblo”, expresó al culminar un mitin el sábado desde Chilapa, Guerrero.

Está claro que no se trata de un desliz o una idea a botepronto. Pareciera más bien una estrategia encaminada a ganar adeptos en estados con fuerte presencia de la delincuencia organizada donde MORENA no tiene demasiados seguidores.

Pero se cae en una peligrosa situación, señalada ya por políticos, dirigentes sociales, pero sobre todo por quienes son los responsables de estar en el frente de batalla contra los criminales: Las secretarías de la Defensa Nacional y de la Marina Armada de México.

Sus titulares, el general Salvador Cienfuegos y el almirante Vidal Francisco Soberón, expresaron su rechazo a la medida lopezobradorista.

Ello significaría “convertir obviamente al Estado en parte de la delincuencia organizada”, advirtió el titular de la Secretaría de Marina. Cómo, recalcó, se lo explicarías a los padres, hermanos o hijos de quienes han perdido a un ser querido por esas causas.

A su vez, Salvador Cienfuegos, dijo que “no sería lo más conveniente para México”, y cuestionó: “¿Cómo es posible pensar en que se les dé una amnistía? Estoy en contra”.

“Creo que es algo que tendrán que analizar muy bien. Me parece que están dejando de lado todo el mal que le han hecho al país, a cuánta gente han envenenado, cuánta gente ha muerto por su culpa”, recalcó.

Pero más allá de posturas, cómo ha resultado este experimento en dos lugares donde se ha aplicado, como lo publicó el portal de Animal Político.

De acuerdo con el analista de seguridad, Alejandro Hope, en 2003 el gobierno colombiano hizo una tregua con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Les ofreció beneficios jurídicos como sentencias más cortas, a cambio de que sus integrantes se desmovilizaran y entregaran las armas a las autoridades.

En tres años, los homicidios bajaron 50% y los secuestros 80%, sin embargo, varios de los paramilitares desmovilizados se unieron a organizaciones criminales.

Otro ejemplo, es que en noviembre de 2016 el presidente colombiano, Juan Manuel Santos firmó un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), luego de más de 50 años de conflicto armado en el país. Para lograrlo, Santos dio una amnistía a 7,696 guerrilleros. Medios de comunicación en ese país señalaron que muchos de los exmiembros de las FARC se sumaron a grupos del narcotráfico.

Otra tregua entre gobierno y criminales se registró en 2012, en El Salvador, donde el entonces presidente Mauricio Funes llegó a un acuerdo con los líderes de la organización internacional de pandillas, conocida como Mara Salvatrucha.

Los resultados fueron parciales, en 8 meses se redujo considerablemente el índice de homicidios. Pero la paz les duró poco, porque en 2016 la tasa de asesinatos se disparó otra vez, y fue 20% superior a lo que se registró en 2011, el año previo a la tregua.

En todo caso, según este armero, lo único claro es que el tema del combate a la delincuencia organizada y el papel de las fuerzas armadas vía la Ley de Seguridad Interior, serán temas recurrentes en las campañas electorales de aquí al primer domingo de julio.

Tenemos la obligación como ciudadanos, de analizar y decidir en las urnas con la mayor seriedad. Porque, créalo o no, está en riesgo la integridad de uno mismo y de nuestros seres queridos.

Además, claro está, se pone en juego la estabilidad, fortaleza y determinación del Estado de Derecho de nuestra nación que, de por sí, enfrenta serios retos como la corrupción, inseguridad y derechos humanos, entre otros.

Así de fácil.

Así de difícil.

-OÍDO EN EL 1810-

No es lo mismo.

El inteligente y apreciado analista, Ángel Verdugo, aclaró en Imagen con Pascal Beltrán la diferencia entre amnistía e indulto.

El primero supone el perdón del delito cometido por tal o cual persona sin que necesariamente haya sido detenida y/o juzgada y condenada. Por ejemplo, los criminales en libertad.

El segundo, parte de una persona sentenciada y condenada a determinada sanción en una cárcel. En este supuesto, el individuo sigue siendo culpable, pero se le ha perdonado el cumplimiento de la condena.

Y AMLO quiere amnistiar..

-¡PREEEPAREN!-

Abatido.

Según el último reporte de la DEA –ese que Pancho Domínguez no da por bueno porque la Agencia estadounidense no le informó directamente- en Querétaro operan los cárteles de Sinaloa, Michoacán y Jalisco. Teniendo cada vez más presencia este último.

Bueno, el lunes la Marina mató en Ocotlán, Jalisco a José Luis Gutiérrez Valencia “Don Chelo, integrante del CJNG y consuegro del presunto líder Nemesio Oseguera.

A ver cómo repercute.

-¡AAAPUNTEN!-

Hoy.

El diputado federal Braulio Guerra invita a las Jornadas Constitucionales en Querétaro, que iniciarán a las 18:30 horas en el Teatro de la República, contando con la presencia del senador Enrique Burgos y del coordinador del PRI en San Lázaro, César Camacho Quiroz, quien dará una conferencia magistral.

Antes de ese encuentro, a las 17:00, frente al Teatro, en el restaurante Fin de Siglo, presentará el libro Canto al Pie de tu Ventana, coordinado por él y por José Alfredo Jiménez junior.

El texto entrevera los años de reformas a la Constitución y los cantautores que sonaban en la radio de cada época.

Un experimento interesante e inusual.

Ahí estaremos.

-¡FUEGO!-

Estaban todos

Desde Salvador Ochoa y Alfredo García, los decanos, hasta las Guajolotas, en la presentación del primer libro sobre la historia de la Radiodifusión en Querétaro. Ahí Sanromán, Estévez, Rico, Almada, Briseño, Ríos, Peña, Olvera, Álvarez y Venegas. Magnífico trabajo patrocinado y presentado por la UAQ, con la presencia del rector Gilberto Herrera y la rectora electa Teresa García. Y como dijo El Abue, Héctor Ramiro Cortés, ningún político ha reunido a tantos comunicadores.

¡Enhorabuena!

Decano: Salvador Ochoa Juárez, de bastón, pionero de la radio en Querétaro, acompañado de antiguos locutores como Sergio Arturo Venegas Alarcón y Álvaro Rico Cruz, además del actual dirigente del STIRT, Alejandro Olvera, entre otros, en la presentación de la historia de la radiodifusión en nuestro estado. FOTO: ALBERTO HERRERA

Comentarios

Comentarios