Karla Verastegui

Karla Verastegui

TERTULIA

Los tres moles

Como cita un refrán popular “No hay fiesta sin mole, ni mole sin fiesta”, es por ello que la Cadena de Hoteles Misión, se encuentra una vez más festejando con la gastronomía mexicana con el Festival del Mole,  con tres de las distintas clases de moles que caracterizan al estado Oaxaca por sus recetas ancestrales que han trascendido y se conservan a través del tiempo, asombrándonos por su complejidad, su sencillez y su delicioso e inigualable sabor.

Sera hasta el 15 de noviembre que Ud. pueda llevarse a la boca un pedacito del sabor de México, que en su color, en su aroma y en su sabor, cuenta con el  ingrediente principal el reflejo de la mezcla cultural de nuestro país, con  chiles comúnmente utilizados como el ancho, chipotle, mulato y pasilla así como con pepitas, tomates, achiote y otras especias, los cuales  eran ingredientes indispensables en las salsas que preparaban los pueblos prehispánicos y que con el transitar de los años y la llegada de los españoles, su preparación fue evolucionando con nuevos ingredientes traídos de Europa y Asia durante la época colonial, aportando una nueva consistencia  y tersura al mole, palabra que proviene del náhuatl molli o mulli, que significa brebaje o mezcla  y del verbo en castellano “moler”.

INAGURACION

Para inaugurar la temporada y para abrir apetito; el Hotel Misión Grand Juriquilla, recibió a los comensales con un exquisito coctel de mezcal con pepino y limón, ya que el buen mole se debe de degustar con un buen mezcal. Para comenzar se ofrecieron tacos con tortillas hechas a mano con los diferentes moles para después elegir el preferido. Entre los diferentes postres, se encontraba el de  temporada, una deliciosa capirotada acompañada de una taza aromática de buen café.

Para amenizar tan especial acontecimiento se contó con  la presencia del Maestro. Charly Aranda, quien con sax y flauta ejecuto magistralmente temas  de compositores mexicanos, dándole un toque romántico y agradable a la tarde.

MOLE AMARILLO

El llamado Mole Amarillo o amarillito, se podría considerar uno de los moles más exóticos y lleva  el color que nos recuerda a un hermoso atardecer. Pertenece a la Familia de moles color amarillo en distintos tonos en los que coinciden ciertos chiles, hierbas de olor y verduras, dando una combinación exquisita de sabores picantes y dulces con notas anisadas.  Su consistencia es caldosa, suave y espesa. Entre sus ingredientes se encuentran el  chile chilhuacle amarillo, que es el proporciona la tonalidad amarilla, costeño, miltomate (tomates verdes), cebolla, ajo,  jitomate, clavo, pimienta, comino y masa de maíz, Se sazona con hoja santa, la cual perfuma el mole y le da ese delicioso sabor anisado, proporcionando un toque distintivo y de sabor inigualable.  Este mole es cocido con verduras como papas,  chayote y  ejotes, y lo hacen tan “noble” que se puede servir con carne de pollo o puerco.

Es uno de los moles mexicanos que tampoco contiene chocolate en su elaboración. Pero la gran cantidad de ingredientes le proporciona un sabor inigualable.

MOLE VERDE

Dentro de la enorme gama de variedades de Moles en México, se encuentran algunos considerados como los moles frescos, debido a sus ingredientes como hierbas, verduras, especias y que a diferencia de los moles tradicionales no se incluyen ingredientes como chiles frescos y chocolate.

El mole verde de Oaxaca que Ud. degustara en este festival, es de color vivo, textura ligera y con un sabor delicioso, ya que contiene chiles frescos, pepitas, ejote aromatizado, cilantro, comino, hoja santa, epazote, tomates y su masa de maíz, lo que produce un  sabor herbal y un poco picoso, perfecto para servirlo con carne de puerco, espinazo o lomo cocido.

MOLE NEGRO

No podía falta el “Rey del Mole”  es por ello que es imposible, dejar de incluir en este festival al  Mole Negro, que es uno de los más clásicos y reconocidos internacionalmente  por su intenso sabor ahumado y cenizo.

El Mole negro, es considerado una de nuestras joyas culinarias del sur de México. Su preparación es a base de chile chilhuacle negro, mulato y pasilla, que le otorgan esa coloración tan característica, hojas de aguacate tostadas, hoja santa, cacahuates, nueces, pasas, almendras, cebollas, semillas de anís, canela, plátano macho y mucho chocolate, para posteriormente bañar con este “mole” a una deliciosa y fresca pechuga de pollo.

TEMPORADA  “LOS TRES MOLES”

La  temporada de “los Tres Moles”  de Hoteles Misión se presentara en 19  de sus restaurantes de El Pueblito, hasta el 15 de noviembre, con un costo por platillo de $155.00.

En Querétaro podrás degustar “los tres Moles” en los hoteles: Misión Grand Juriquilla; Misión San Gil (San Juan del Río, Qro.) y Misión La Muralla (Amealco).

Si te gusta viajar por el resto del pais, podrás encontrarlos en los Hoteles Misión Aguascalientes Sur; Misión Comanjilla (Silao, Gto.); Misión Colima; Misión Ciudad Valles (SLP); Misión Grand Chautla (Puebla); Misión Grand Cuernavaca; Misión Grand Valle de Bravo; Misión Guadalajara; Misión Guanajuato; Misión Mérida Panamericana; Misión Oaxaca; Misión Orizaba; Misión Palenque; Misión San Miguel de Allende; Misión Toreo y Misión Torreón.

Así que amigo lector, no olvide lo escrito por el poeta, ensayista y narrador mexicano  Alfonso Reyes: “El mole es la pieza de resistencia en nuestra cocina, la piedra de toque del guisar y el comer, y negarse al mole casi puede considerarse como una traición a la patria”. Por ello disfrute de  tres recetas culinarias representativas del estado de Oaxaca, tierra de personas buenas y encantadoras, de artesanías espectaculares y de vestimenta de color y magia.

Comentarios

Comentarios