JUEGO LIMPIO:GILBERTO

En Las Águilas: Gilberto Herrera Ruiz, candidato de Morena al Senado de la República, con su compañera de fórmula Celia Maya García y los candidatos a diputados federales por el primero y el quinto distrito, Astrid Alejandra Ortega y Antonio López Andrés, anunciaron el inicio de sus campañas para este domingo en la Sierra Gorda. FOTO: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ
En Las Águilas: Gilberto Herrera Ruiz, candidato de Morena al Senado de la República, con su compañera de fórmula Celia Maya García y los candidatos a diputados federales por el primero y el quinto distrito, Astrid Alejandra Ortega y Antonio López Andrés, anunciaron el inicio de sus campañas para este domingo en la Sierra Gorda. FOTO: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Frente al primer café del día, en la antigua cenaduría de Las Águilas, el ex rector de la UAQ Gilberto Herrera Ruiz se declaró listo para buscar la otra senaduría, frente al candidato del gobernador, Mauricio Kuri González y el priista Ernesto Luque Hudson, a quienes llamó a tener una contienda de altura, lejos de la guerra sucia.

A las ocho de la madrugada, en ¡Sábado Santo!, convocaron los aspirantes federales de Morena a su conferencia de prensa, para anunciar que este Domingo de Resurrección arrancarán campaña en Arroyo Seco, el municipio más alejado de la sierra, en donde está la mayor problemática.

Puntuales llegaron la mayoría de los postulados a su cita con los medios en el restaurante de Hidalgo 206, en donde sirven las mejores enchiladas queretanas, tacos de sesos y guajolotes, en la noche, porque a esta hora nos invitaron chilaquiles con pollo, verdes y rojos, huevito revuelto, frijoles, café y jugo de naranja.

Si quieren desayunamos primero, en lo que llegan Celia y Eunice, propuso el doctor Herrera Ruiz, pero antes de que se  sirvieran los platillos hicieron su arribo las candidatas al Senado y a la diputación del IV distrito.

Ya estaban en la mesa, desde antes, Astrid Alejandra Ortega Vázquez, la del del primero, Jorge Luis Montes Nieves, Beatriz Silvia Rodríguez y Antonio López Andrés, que van por el segundo, tercero y quinto, respectivamente.

A todos fue dando oportunidad de hablar, como en el aula, el ex jefe de la Universidad Autónoma de Querétaro – que al preguntarle este reportero por los principales problemas mencionó, en ese orden, seguridad, pobreza (incluidas aquí alimentación y salud)  y transporte, pero todo se resuelve con educación, sentenció.

Se ve optimista Gilberto, hoy enfundado en una impecable guayabera blanca de marga corta, sabedor de las altas expectativas despertadas por su postulación, tras una brillante carrera académica que pasa por la dirección de la Facultad de Ingeniería y  el rectorado, de seis años, en nuestra máxima casa de estudios, desde donde se ganó el reconocimiento de los estudiantes y maestros al hacer una apasionada defensa de la autonomía universitaria frente al gobierno intervencionista y cuentachiles de Francisco Domínguez.

Hacer una campaña austera y transparente, de ideas no de caras, se proponen los de López Obrador en Querétaro, sin costosos espectaculares ni regalos. No aceptamos patrocinios privados, explicó, porque al final de cuentas se hipotecan los cargos. Un patrocinador espera el doble de lo que aporta y se compromete la gobernabilidad, como ya ha ocurrido. Esto luego de que algunos empresarios se le han acercado al candidato a senador para ofrecerle respaldo económico.

A propósito de ello la candidata Maya, su compañera de fórmula, que ya ha competido para el Senado y el Gobierno del Estado, compartió que antes los miembros de la iniciativa privada no ofrecían nada a los abanderados de la izquierda, porque no les veían posibilidades. “Ahora sí”.

Y por eso también, reflexionó Gilberto Herrera, está trabajando durísimo el gobierno, porque hay elecciones. Debiera haberlas cada mes, para que trabajaran siempre, ironizó, como ahora que los hemos visto regalando tinacos y despensas por los diferentes municipios.

-Si no se cambia la forma de hacer política, no cambiará la forma de gobernar, terció Astrid la maestra de Cadereyta que buscará el voto en el primer distrito electoral federal, el más grande del Estado, con 10 de los 18 municipios.

 A su tiempo la ingeniera en alimentos Beatriz Robles defendería al candidato presidencial, acusado de populista, recordando que vivió 13 años en Alemania y allá el gobierno brinda apoyos por cada hijo de la familia. “Y son primer mundo”.

Por su parte la ex priista Eunice Arias empleó casi toda su participación en justificar su fichaje con Morena, renegando del PRI y hasta de la reforma energética, que no ha cumplido con sus objetivos y debe revisarse. La ex diputada local tricolor prolongó su defensa y hasta se dijo víctima de ataques mediáticos con motivo de su trabajo político.  

Por fortuna hubo mas preguntas para el resto de la mesa, como esa de si Querétaro está listo para Morena. Que sí, respondió instantáneamente el ex rector, porque nuestro estado tiene un nivel educativo alto y convencen más las ideas que los regalos.

En este punto no estuvo totalmente de acuerdo la magistrada Celia Maya García. Es más, hasta explicó, que la gente prefiere una camiseta que una gorra, aunque las rojas del PT están muy bonitas. Es bueno eso de las camisetas porque es una forma de identificarse con nuestra coalición.

Sonrió el debutante candidato a senador y dijo que él apenas está conociendo el catálogo de la cultura electoral, en donde predominan –por cierto- los productos chinos. Las campañas deben de ser austeras. En México cada voto cuesta 25 dólares: en Estados Unidos, 11 y en Francia 1.88. Eso no es posible.

¿Y cómo ve a sus contrincantes, Kuri y Luque? inquirió uno de los colegas que transmitían a través de las redes, en tiempo real. “Excelentes candidatos, excelentes profesionistas, por eso esperamos una contienda de bastante altura” remató.

Todavía hubo otras participaciones, antes de atacar los sabrosos chilaquiles de Las Águilas, la típica cenaduría a la que solían venir los gobernadores, presidentes municipales y hasta artistas como el famoso músico Juan Torres (+), que no traía su órgano melódico, pero sí un fino apetito, para entrarle con fe a los tacos dorados de sesos, sus preferidos.

A la salida, como lo documentó la agencia informativa Obtura y lo compartió el presidente de Morena, Carlos Peñafiel, una persona desconocida retrataba a los periodistas. “Es que le tienen mucho miedo a Gilberto” comentó el secretario general Chucho Méndez, “muuucho”.

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN

Comentarios

Comentarios