JERÓNIMO GURROLA GRAVE / MÉXICO SE DERRUMBA

ANTORCHA CAMPESINA

Más allá de filias y fobias, los mexicanos estamos obligados a ver con realismo y ecuanimidad los acontecimientos cotidianos que ocurren en nuestra sociedad, que nos afectan o nos benefician, y contribuir responsablemente y en la medida de nuestras posibilidades en la construcción de un mejor país en beneficio de todos y no dejar esta tarea en manos de quienes nos gobiernan. Por esta razón, considero conveniente comentar que como a todos nos consta, México atraviesa una situación económica, política y social de extrema gravedad. La renuncia del ahora ex secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa es muy reveladora. Las desavenencias y enfrentamientos entre los miembros del gabinete es pecata minuta, solo un pequeño detalle del improvisado gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Carlos Urzúa en su breve pero muy clara carta, le agradece al presidente, Andrés Manuel López Obrador el haberle dado la oportunidad de servir a México en estos primeros meses de su administración, e inmediatamente le informa su decisión de renunciar a tan alta responsabilidad. El motivo, dice el documento, son las muchas discrepancias en materia económica, “algunas de estas porque en su administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento”. 

En el mismo documento, Ursúa manifestó su convicción de que toda política económica debe realizarse con base en evidencias y libre de todo extremismo, y reveló que en el gobierno federal de AMLO existen funcionarios que no tienen el más mínimo conocimiento de la hacienda pública, impuestos por personajes “influyentes” del actual gobierno, situación que evidencia “conflicto de interés. Más contundente no podía ser.      

Las palabras del ex secretario de Estado del gobierno de morenista son muy precisas, y aunque el presidente ahora intente desvirtuarlas, son reveladoras. El panorama nacional se calienta. Hay ignorancia para gobernar, desorden, influyentismo, discrepancias, divisiones entre funcionarios y conflictos de interés, o sea corrupción (palabra de moda, usada por los políticos que ya se promueven como candidatos). ¿Dónde quedó aquello de “no mentir, no robar, no traicionar, que prometió Andrés Manuel López Obrador en su campaña?     

A la renuncia de Carlos Urzúa se suman la de quien fuera el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Germán Martínez Cázares, quien denunció que escatimaban los recursos para los mexicanos más pobres y que había una “injerencia perniciosa” de funcionarios de la Secretaría de Hacienda en la operación del instituto; de la secretaria de Medio Ambiente, Josefa González Blanco, tras un escándalo en un vuelo comercial; de Tonatiuh Guillén López, comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM); Patricia Vázquez del Mercado, consejera del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, argumentando “motivos personales”.

A ellos se suman, Simón Levy, subsecretario de Planeación y Política Turística de la Secretaría de Turismo; Clara Torres, que renunció a la Dirección de Políticas Sociales de la Secretaría de Bienestar, por el recorte al programa de estancias infantiles; Tonatiuh Guillen, comisionado del Instituto Nacional de Migración, y un largo etcétera de decenas de funcionarios recién incorporados al nuevo gobierno federal. Aunado a las renuncias, López Obrador, por alguna razón, excepto a Trump, no escucha a nadie; se ha peleado con los empresarios del Consejo Coordinador, con los periodistas, que cada vez asisten menos a sus mañaneras, el ejército, la policía federal, la iglesia católica y muchos mexicanos y organismos de gobierno a quienes los trata como sus patas, de fifís, camajanes, sinvergüenzas, mafiosos, ternuritas, pirruris  y con otros muchos epítetos.   

Por esto y por desconocer de economía, a AMLO no le ha quedado claro que las finanzas de México no se definen en el país sino en Washington, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional,  OCDE, en los centros financieros que mueven los capitales del mundo, y que esas entidades necesitan tener frente a sí, un gabinete que reconozcan y respeten por su capacidad, México se derrumba, como lo han expresado analistas económicos de medios informativos, evaluadores de políticas públicas y financieros nacionales e internacionales como el Banco de América, The Wall Sreet Journal, Financial Times, INEGI, OCDE, Forbes y varios otros, sobre todo a raíz de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Lo único nuevo que ha hecho AMLO durante su administración son, sus tarjetitas y mañaneras.

Comentarios

Comentarios