Jerónimo Gurrola Grave

ANTORCHA CAMPESINA

Las consultas de AMLO y sus consejeros

Aunque durante su campaña y como presidente electo, Andrés Manuel López Obrador reiteró que las decisiones ya no se dejarán a las cúpulas, recientemente anunció que un grupo de empresarios le propuso crear un consejo asesor para respaldarlo y trabajar en duplicar el crecimiento económico del país.  Ellos son: Ricardo Salinas Pliego; presidente de TV Azteca, Banco Azteca y Elektra, cuya fortuna es de 8,900 millones de dólares, Bernardo Gómez; vicepresidente ejecutivo de Televisa, Olegario Vázquez Aldir, director del grupo Ángeles, hoteles, servicios financieros y medios de comunicación como Excelsior e Imagen digital, Carlos Hank González; director de Banorte, segundo banco más grande de México, y completan la lista, Daniel Chávez, Miguel Rincón, Sergio Gutiérrez y Miguel Alemán Magnani, todos de entre los 100 empresarios más importantes de México.

Al presidente electo, que anteriormente acusaba a estos empresarios de haber hecho sus fortunas al amparo del poder, le gustó mucho la propuesta porque salió de ellos querer apoyar y ser consejeros del próximo Presidente de la República, y les tomó la palabra. “Me quieren ayudar, me quieren dar puntos de vista, me quieren dar sus visiones”, dijo, y acordó reunirse con ellos cada dos meses y que la coordinación de este consejo estará a cargo del también empresario Alfonso Romo Garza, próximo Jefe de la Oficina de la Presidencia.

Viene esto a propósito por la consulta de AMLO sobre el lugar de construcción del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, con el argumento de que “lo que resulte se va a respetar porque en la democracia el pueblo manda”, sin importarle la opinión de los empresarios organizados en el Consejo Coordinador Empresarial, de caer en la ilegalidad porque aún no asume el cargo de Presidente, porque viola la Constitución Política, que establece que son los poderes Legislativo y Judicial quienes deben supervisar la justificación de las consultas, y el INE debe encargarse de su ejecución,  porque sólo se haría en 538 municipios del país de un total de 2,463 y porque no se deben someter a “consulta” ciudadana, decisiones eminentemente técnicas, que por su alto grado de complejidad, deben ser asumidas por funcionarios e instituciones públicas, evidencia una farsa para beneficiar a sus empresarios preferidos.

Como era de esperarse, las equivocadas y caprichosas decisiones de cancelar la construcción del aeropuerto de Texcoco para favorecer al poderoso sector empresarial consentido que proyectó el aeropuerto en Santa Lucía, aunado a la iniciativa legislativa de Morena de regular las comisiones bancarias, llevaron a sacudir los mercados locales en las últimas semanas, pero no sólo eso, Abel Hibert, uno de sus asesores económicos estimó que la cancelación del aeropuerto tendrá un costo del 0.7% del Producto Interno Bruto (PIB), y que algunos de los proyectos sociales y de infraestructura acordados deben posponerse para cubrir las consecuencias financieras de la cancelación del proyecto del aeropuerto.

Sin embargo, a pesar de que el país aún no se repone de las reacciones de los mercados locales y extranjeros por la cancelación del aeropuerto de Texcoco, AMLO ya se apresta a someter a “consultas” diez nuevos proyectos por los mismos organizadores, por considerarlos “gente honesta e incapaz de alterar el resultado”, los días 24 y 25 de este más, y según él para hacer valer la democracia participativa, modificar la fracción octava del artículo 35 constitucional, que establece que las consultas deben ser convocadas por el congreso de la unión a petición del Presidente de la República o por el tres por ciento de cualquiera de las cámaras del congreso y serán válidas cuando corresponda, al menos, al 40 por ciento de la lista nominal de electores.

Por todo eso, una de dos, o AMLO es una persona de cuidado, que desvaría, o de plano considera a los mexicanos muy tontos. ¿De verdad cree que engaña a todos los mexicanos al afirmar una y otra vez que es un santo que nunca ha caído en el pecado de la corrupción y que todos los integrantes de su gabinete son inmaculados? ¿De verdad está convencido de que ya convirtió a sus empresarios asesores que aparecen en la lista de Forbes como los más ricos de México y del mundo, de la noche a la mañana, de generadores de riqueza en su provecho, en caritativos salvadores de México?

Comentarios

Comentarios