JACQUES ROGOZINSKI / LA DESIGUALDAD Y EL FÚTBOL

MITOS Y MENTADAS

Cuando hablamos de desigualdad le seguimos echando la culpa a los gobiernos, sin embargo, como ciudadanos jugamos un rol importante en algunas de las expresiones más espectaculares de desigualdad que hay en el mundo. Un ejemplo claro es todo lo relacionado con el deporte profesional, desde el golf, tenis, hasta por supuesto, el fútbol. Aquí las cifras son estratosféricas.

El espectacular aumento de los ingresos de los jugadores de fútbol en comparación con el resto de la clase trabajadora, ilustra gráficamente una tendencia y muestra cómo el incremento en este sector ha sido impulsado principalmente por factores económicos subyacentes o inclusive de psicología social, más que por los acostumbrados diagnósticos de expertos y economistas que tienden a echarle la culpa a la reducción a los impuestos sobre la renta, las herencias o la explotación de los trabajadores por parte de las empresas.

La globalización provocó que los partidos que antes únicamente se veían a nivel nacional hoy sean proyectados en todo el mundo, esto ha generado un aumento en los ingresos de los principales jugadores de fútbol de la mano con el aumento de las ganancias de los dueños de los equipos y clubes. En parte se debe al pago que deben hacer las televisoras para poder transmitir los partidos y estas a su vez también obtienen ingresos exorbitantes por parte de los anunciantes quienes recuperan su inversión a través de las ventas a los habitantes de todos los países. Todo esto gracias a la globalización.

En un estudio realizado por Robert Kidd y publicado en Forbes, podemos ver el grado de desigualdad entre los ingresos de los deportistas y el resto de la población. En el estudio se compararon los salarios promedio de los jugadores de fútbol con los ciudadanos promedio en 61 países. Los datos de los salarios nacionales se tomaron del Banco Mundial y los salarios de los jugadores de fútbol se tomaron de la Encuesta Global de Salarios Deportivos 2018, hecha por Sporting Inteligence. La investigación encontró que la brecha salarial entre los jugadores y la población era mayor en China donde los jugadores profesionales ganan 160 veces más que los trabajadores promedio. Los jugadores de primer nivel de la súper liga en China tienen un salario promedio de más de un millón de dólares, mientras que el salario promedio nacional es de 6,567 dólares. Un jugador de fútbol le toma dos días, seis horas y 43 minutos en ganar un salario promedio anual en China. La liga que ocupa el segundo lugar en la lista de ligas con mayor brecha salarial entre jugadores y trabajadores según Vouchercloud es España. Los mejores jugadores ganan $2,896,151, esto es 125 veces más que el trabajador español promedio. En tercer lugar de los 61 países estudiados está la Premier League de Inglaterra donde los jugadores reciben el mayor salario promedio en todo el mundo, llevándose a casa $3,935,197 al año. A los jugadores les lleva poco más de 3 días ganar el salario promedio nacional en Inglaterra. Pero todos estos ingresos palidecen si se comparan con los ingresos de los jugadores mejor pagados. Según Forbes, el ingreso de Messi en 2019 fue de 127 millones de dólares, 5 mil 481 veces el salario promedio de un trabajador en España. Le sigue, Ronaldo con 109 y Neimar con 105 millones. México tiene también a su estrella, Canelo en el boxeo con 94 millones de dólares.

Estas cantidades exorbitantes es gracias a los millones de fanáticos que están dispuestos a pagar lo que sea por ver a sus jugares favoritos y comprar los artículos que ellos anuncian. En estas lides, los gobiernos nada tienen que ver.

Comentarios

Comentarios