INVESTIGA PAN A CORREA SADA

En capilla: Enrique Correa Sada podría ser expulsado del Partido Acción Nacional. FOTO: SOYQRO

SERGIO A. VENEGAS RAMÍREZ

Luego de que PLAZA DE ARMAS revelara una serie de observaciones de la Entidad Superior de Fiscalización del Estado de Querétaro (ESFEQ), en torno a presuntas irregularidades en el manejo de dinero público en el municipio capitalino, que superaría los 43 millones de pesos, durante el interinato del actual presidente del PAN capitalino, Enrique Correa Sada, el PAN estatal investiga el caso.

Y es que según el dirigente estatal del ese partido, Agustín Dorantes Lámbarri, la Comisión de Orden y Disciplina ha tomado cartas en el asunto y en caso de que se determine algún incumplimiento o irregularidad por parte del ex alcalde interino, se analizaría la sanción que podría ir desde una amonestación hasta la expulsión de Correa Sada.

“En el PAN debemos de promover el combate a la corrupción y la y el combate a la impunidad, en todos los niveles sin importar de qué personaje se trate. También tenemos que respetar a las autoridades que se encargan de determinar responsabilidades conducentes”, sentenció.

Además, sostuvo el ex secretario de Desarrollo Social de Querétaro -y quien también fue señalado por desvío de recursos en la Auditoría 2018-, Agustín Dorantes, “en caso de que la investigación arroje la comisión de algún delito”, serán las autoridades correspondientes quienes determinen las sanciones de tipo judicial.

Informó Dorantes Lámbarri que Correa Sada tiene derecho a una garantía de audiencia para presentar pruebas a su favor.

Asimismo, puntualizó que hasta el momento, esta comisión de Orden cerró 2019 con los procedimientos en contra de dos funcionarios, el alcalde de Colón, Alejandro Ochoa y el ex senador Guillermo Tamborrel.

Hasta el momento, Correa Sada sigue fungiendo como presidente del PAN en la capital queretana.

Cercanos: Enrique Correa Sada y el alcalde Luis Bernardo Nava Guerrero. FOTO: ESPECIAL

La investigación

Para la Entidad Superior de Fiscalización del Estado de Querétaro, durante el periodo del 1 de enero al 31 de diciembre de 2018, el gobierno del municipio de Querétaro, encabezado por tres alcaldes (Marcos Aguilar Vega, quien solicitó licencia en marzo; el interino Enrique Correa Sada; y Luis Bernardo Nava Guerrero que llegó al cargo el 1 de octubre), incurrieron en omisiones y errores en el manejo de recursos.

Destaca en el documento de 135 fojas elaborado por la ESFEQ, el desfalco realizado tras licitar un contrato número DACBS/028/18, para servicio de outsourcing a 600 empleados municipales (del área de Servicios Públicos) que trabajarían de manera eventual.

Sostiene la Entidad que dicho movimiento abarcó del 9 de febrero al 31 de julio de 2018 (cuando dejaba el gobierno Marcos Aguilar y llegaba Enrique Correa), mismo que fue suscrito ”sin que se tenga por acreditado el servicio y existir inconsistencias en la información que se proporcionó por ello municipio auditado con relación a lo informado por el IMSS y autoridades en Impuesto sobre Nóminas, por lo que el gasto erogado de 35 millones 100 mil 339 pesos… se tiene como injustificado, debido a que:

Se pactó la contratación de 600 trabajadores, no obstante no se prestó el servicio para los 600 si no por una cantidad menor (365 en total).

2. La ESFEQ observó inconsistencias en temas contables y actuariales durante la vigencia del contrato, que van desde el número de empleados hasta las firmas de asistencias en las que nunca aparece la empresa ganadora del outsourcing. Además, el municipio de Querétaro no pudo acreditar el pago de seguridad social ni impuestos que por ley debió proporcionar la empresa contratada.

3. El municipio no dio vista al IMSS sobre la suscripción del contrato, como lo marca la ley.

En el siguiente punto de la auditoría (el 27), la Entidad observa de nueva cuenta al área administrativa de Servicios Públicos Municipales por haber pagado “indebidamente a la empresa con RFC: JAS140128U4A (en esta observación sí se da el Registro de la prestadora del servicio) la cantidad de 5 millones 031 mil 564 pesos por servicios no acreditados de outsourcing; pago realizado sin contrato que estableciera la obligación del proveedor”. Es decir, más de 40 millones de pesos por ambos pagos.

Afirma la Entidad de Fiscalización que “se verificaron la presentación de oficios en el que se presume la simulación para proceder a pagar la cantidad señalada”. Esto, porque no se “informa qué conceptos que integran dicha cantidad” y de las constancias en el expediente “no se justifica dicha erogación”.

Fuentes del municipio, que no se revelan por obvias razones, señalan el gran interés de Correa Sada para que dicha empresa obtuviera el contrato y se le pagara de manera inmediata.

A esta observación, se suma la revelada ayer por PLAZA DE ARMAS en torno a que el propio Correa Sada entregó el contrato por tres millones de pesos para la colocación de la pista de patinar y la “instalación navideña (7 sets), fábrica de chocolate y fotografías con los reyes magos” -que fue observada por la Entidad Superior de Fiscalización del Estado de Querétaro (ESFEQ)-, a Mauricio Correa Sada, hermano de Enrique, quien dos meses antes de suscribir el contrato con fecha 30 de noviembre de 2018, dejó la presidencia municipal interina (30 de septiembre) y se incorporó inmediatamente después como secretario de Servicios Públicos Municipales en el naciente gobierno de Nava Guerrero.

El cochinero detectado en la auditoría 2018 realizada por la ESFEQ a la administración municipal de la capital queretana, revelada el viernes pasado por PLAZA DE ARMAS, señala que fue detectada “la posible afectación del desempeño imparcial u objetivo de dos servidores públicos con números de empleados 24237 y 16347 cuyos RFC son COSE 791111QIA (Enrique Corrrea Sada) y HECJ 760504 GVA, respectivamente, en razón de intereses personales, familiares o de negocios, pues suscribieron el contrato DACBS/484/18 con fecha 30 de noviembre (cuando Luis Bernardo Nava ya era alcalde) por un monto 3 millones de pesos con la persona moral con RFC COSM8012195D9 (Mauricio Correa Sada)”, mismo que es pariente del empleado 24237, siendo éste “el área requeriente del servicio prestado”; la de Servicios Públicos Municipales.

Tanto la pista de patinar como la fábrica de chocolate y los Reyes Magos, fueron acciones ampliamente publicitadas por la recién llegada administración de Nava Guerrero, quien venía de un fuerte proceso poselectoral con señalamientos de fraude por parte del candidato del PES, Adolfo Ríos, quien hasta la fecha acusa al panista de compra de votos, fuertes movilizaciones el día de la votación y el uso de recursos del estado para apuntalar al abanderado del gobernador Francisco Domínguez Servién.
Sostiene la investigación de la ESFEQ que al firmar el contrato, los funcionarios de la administración Nava, ejecutaron “acciones que implicaron obtener un beneficio o ventaja indebidos… presumiéndose que estos acordaron arreglos entre competidores con el objeto de obtener un beneficio indebido”.
Y es que, dice la Entidad Superior de Fiscalización que  “las personas físicas con RFC COSM8012195D9 (Mauricio Correa Sada), RAGL640806AQA, OOLL571206U81 y la persona física con iniciales USC, forman o formaron parte a su vez de dos empresas citadas, como se acredita en las escrituras de la Notaría 14” con números 21,667, 21,663 y la 76,377, todas registradas entre 2017 y 2018.

Por lo anterior, señala la Entidad, se presume que el servidor público con número de empleado 24237 y con RFC COSE791111QIA (Enrique Correa SADA), “obtuvo a través de terceros… un beneficio indebido consistente en dinero para sí o para parientes consanguíneos…”

La pista de patinar

La administración capitalina del alcalde Luis Bernardo Nava Guerrerro entregó el contrato por tres millones de pesos para la colocación de la pista de patinar y la “instalación navideña (7 sets), fábrica de chocolate y fotografías con los reyes magos” -que fue observada por la Entidad Superior de Fiscalización del Estado de Querétaro (ESFEQ)-, a Mauricio Correa Sada, hermano de Enrique, quien dos meses antes de suscribir el contrato con fecha 30 de noviembre de 2018, dejó la presidencia municipal interina (30 de septiembre) y se incorporó inmediatamente después como secretario de Servicios Públicos Municipales en el naciente gobierno de Nava Guerrero.

El cochinero detectado en la auditoría 2018 realizada por la ESFEQ a la administración municipal de la capital queretana, revelada el viernes pasado por PLAZA DE ARMAS, señala que fue detectada “la posible afectación del desempeño imparcial u objetivo de dos servidores públicos con números de empleados 24237 y 16347 cuyos RFC son COSE 791111QIA (Enrique Corrrea Sada) y HECJ 760504 GVA, respectivamente, en razón de intereses personales, familiares o de negocios, pues suscribieron el contrato DACBS/484/18 con fecha 30 de noviembre (cuando Luis Bernardo Nava ya era alcalde) por un monto 3 millones de pesos con la persona moral con RFC COSM8012195D9 (Mauricio Correa Sada)”, mismo que es pariente del empleado 24237, siendo éste “el área requeriente del servicio prestado”; la de Servicios Públicos Municipales.

Tanto la pista de patinar como la fábrica de chocolate y los Reyes Magos, fueron acciones ampliamente publicitadas por la recién llegada administración de Nava Guerrero, quien venía de un fuerte proceso poselectoral con señalamientos de fraude por parte del candidato del PES, Adolfo Ríos, quien hasta la fecha acusa al panista de compra de votos, fuertes movilizaciones el día de la votación y el uso de recursos del estado para apuntalar al abanderado del gobernador Francisco Domínguez Servién.
Sostiene la investigación de la ESFEQ que al firmar el contrato, los funcionarios de la administración Nava, ejecutaron “acciones que implicaron obtener un beneficio o ventaja indebidos… presumiéndose que estos acordaron arreglos entre competidores con el objeto de obtener un beneficio indebido”.
Y es que, dice la Entidad Superior de Fiscalización que  “las personas físicas con RFC COSM8012195D9 (Mauricio Correa Sada), RAGL640806AQA, OOLL571206U81 y la persona física con iniciales USC, forman o formaron parte a su vez de dos empresas citadas, como se acredita en las escrituras de la Notaría 14” con números 21,667, 21,663 y la 76,377, todas registradas entre 2017 y 2018.

Por lo anterior, señala la Entidad, se presume que el servidor público con número de empleado 24237 y con RFC COSE791111QIA (Enrique Correa SADA), “obtuvo a través de terceros… un beneficio indebido consistente en dinero para sí o para parientes consanguíneos…”

El negociazo navideño, según se desprende del documento oficial emitido por la ESFEQ, se dividió en dos rubros mediante invitación restringida cuando menos a tres proveedores (los arriba mencionados), identificada con número IR-083/18 para la “contratación de servicios de instalación”:

1.- La persona moral RFC HAAA170324F90 con requisición  115419, cobró 1 millón 825 mil 840 pesos por la “instalación navideña (7 sets), fábrica de chocolate y fotografías con los reyes magos”, ubicada en el Jardín Guerrero.

2.- La persona moral RFC CME021125H98 con requisición 115463, cobró 1 millón 183 mil 200 pesos por la instalación de la pista de patinaje colocada en el Jardín Guerrero en diciembre de 2018.

Concluye la Entidad Superior de Fiscalización que al analizar la documentación de la invitación restringida para la prestación de servicios navideños, “se presume que los socios y apoderados de las personas morales… tienen relación de negocios entre sí y todos a su vez son trabajadores del servidor público con número de empleado 24237… a través de la empresa con RFC IPR060314AUA”.

Así las cosas, el PAN y el Congreso del Estado deberán realizar las investigaciones pertinentes y resolver si Enrique Correa incurrió en algún delito.

Comentarios

Comentarios