INDULGENCIAS PLENARIAS

Serán tres las misas de indulgencia el próximo viernes: a las 10 de la mañana, 12 del mediodía y ocho de la noche. FOTO: FERNANDO VENEGAS
Serán tres las misas de indulgencia el próximo viernes: a las 10 de la mañana, 12 del mediodía y ocho de la noche.
FOTO: FERNANDO VENEGAS

Este lunes llegó la Virgen de Fátima a La Congregación, en donde permanecerá hasta el sábado, pero el viernes 13 habrá indulgencias plenarias en el marco del año jubilar, anticipó el Vicario José Luis Villanueva al recibirla junto con grupos de feligreses.

A la entrada del templo guadalupano, en el Centro Histórico, se preparó una alfombra multicolor con símbolos religiosos, por la que fue traslada la venerada imagen entre rezos y cánticos, oficiándose la primera misa en su honor.

El Padre Villanueva explicó a PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, que la Virgen de Fátima ha estado haciendo este recorrido a poco mas de un siglo de su aparición y que por fortuna le ha tocado la visita a La Congregación en estas fechas, previas a la fiesta de nuestra Señora de Guadalupe.

Informó que serán tres las misas de indulgencia el próximo viernes: a las 10 de la mañana, 12 del mediodía y ocho de la noche.

Las indulgencias plenarias han sido concedidas por el Papa Francisco por todo el año jubilar, que comenzó el 27 de noviembre del año pasado y concluirá el 26 de noviembre de 2017.

Se otorgan a “los fieles piadosos que visitan con devoción una imagen de Nuestra Señora de Fátima expuesta solemnemente a la veneración pública en cualquier templo, oratorio o local adecuado en los días de los aniversarios de las apariciones, el 13 de cada mes desde mayo hasta octubre (de 2017), y participen allí devotamente en alguna celebración u oración en honor de la Virgen María”. Así la última misa de indulgencia es la de la noche del viernes 13, debiéndose rezar un Padrenuestro, el Credo e invocar a la Virgen de Fátima.

De acuerdo con el Catecismo de la Iglesia Católica, una indulgencia es “la remisión ante Dios de la pena temporal correspondiente a pecados que han sido perdonados. Un miembro de la fe cristiana propiamente dispuesto, puede obtener una indulgencia bajo condiciones prescritas a través de la Iglesia, la cual, como ministro de la redención, dispensa y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y los santos. Una indulgencia es parcial, si quita parte del castigo temporal por el pecado, o plenaria, si quita todo el castigo.”

POR: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios