Hijo de Juan Gabriel impugna el testamento del cantante

 

Joao Aguilera, uno de los hijos del Divo de Juárez, ha decidido impugnar el testamento del cantante, al considerar que existen causas para ello y que ayudaría a una distribución más justa de la fortuna entre todos sus descendientes.

Al respecto, Marco Tulio Ruiz, abogado de Joao, dijo que “en la corte del Broadward, en el estado de Florida, fue dado a conocer el testamento de Alberto Aguilera Valadez, como consecuencia de su exhibición, procedimos a tener una copia de éste con el objeto de analizarlo y poder establecer si de su lectura se derivaban posibles causas que lo anularan o bien que el testamento efectivamente fuera válido”.

“Al analizar el mismo, derivamos diversas causas, que fueron materia de la demanda que se presentó ante un juzgado de Ciudad de México, concretamente el juzgado 14 de lo familiar, que admitió la demanda”, añadió.

Recordó que el conflicto por el testamento ocurrió luego de que se diera a conocer que Iván Aguilera, uno de los hijos de Juan Gabriel, fue declarado heredero universal en su testamento.

Sin embargo, meses después aparecieron otros dos descendientes del cantante, Joao Gabriel y Luis Alberto Aguilera, quienes presentaron pruebas de ADN para validar su reclamo como descendientes de Juan Gabriel.

Tras esto, el juez ordenó un aplazamiento por lo que se inicio el juicio que podría dar por inválido el testamento.

El abogado también dijo que hubo irregularidades que podrían ayudar a su cliente, mencionando específicamente el uso de dos pasaportes como medio de identificación de Alberto Aguilera Valadez, nombre real del compositor.

“Un notario dio por identificado a Alberto Aguilera, con un documento que ya no tenía vigencia como era un pasaporte, carecía de validez, por haberse vencido no desde un punto de vista temporal, sino por haber agotado todas las páginas del pasaporte debido a lo múltiples viajes que realizaba”. Añadió que la SRE había expedido un pasaporte nuevo para el cantante, por lo que el anterior ya no tenía ninguna validez.

Asimismo, dijo que se excedió el término de 33 días establecido por la ley para autorizar la escritura definitiva del testamento y que a este le falta la firma y la rúbrica del notario en una de las páginas del mismo, razones que también invalidan automáticamente el documento.

Finalmente, dijo que el juicio podría tomar tres años en resolverse.

LOPEZDORIGA.COM

Comentarios

Comentarios