Gilberto Herrera, un estilo diferente

0
39
Distinto. Andrés Manuel López Obrador tiene en el ex rector de la UAQ Gilberto Herrera Ruiz un delegado de lujo, sin la carga y vicios de los políticos tradicionales. FOTO: ARCHIVO

COLUMNA TABLERO

  • Repite Celia Maya en la terna para la Corte
  • Murió el capitán Reinaldo Sánchez Herrera
  • Ausente Pancho en la celebración de la UAQ
  • Propone Braulio crear la Asamblea Nacional

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN 

Distinto. Andrés Manuel López Obrador tiene en el ex rector de la UAQ Gilberto Herrera Ruiz un delegado de lujo, sin la carga y vicios de los políticos tradicionales. FOTO: ARCHIVO

Bajo perfil.

Un lugar quedó vacío en la primera fila del Teatro de la República el martes 5 de febrero, el del superdelegado Gilberto Herrera Ruiz. Muy en su estilo, tan diferente al de los políticos tradicionales, prefirió colocarse en uno de los palcos de la entrada.

Al menos dos veces fue requerido por personal de Presidencia de la República para ubicarlo junto a los secretarios del gabinete, pero no lo convencieron. Prefirió la discreción.

Ya a la salida del acto, Andrés Manuel López Obrador le encargó atender a unas señoras que solicitaron ayuda.

Los que lo conocen, saben que Gilberto no busca los reflectores ni las fotografías. Por eso, mientras los políticos –de distintos partidos- se dejaban ver en los restaurantes del Centro Histórico, él tomaba café en el Italian del Zenea, en donde recibía los reportes, en tiempo real, de los movimientos de su jefe, el presidente.

Y es que el ex rector de la UAQ y senador con licencia ya tiene un lugar bien ganado en el escenario queretano y en el lugar en donde se toman las decisiones, para cuando venga lo que vendrá. Eso tiene muy nerviosos a los actuales dueños del poder local que le ponen mensajes en buzones de prensa.

Gilberto, mientras tanto, trabaja en la conclusión del censo para la distribución de los apoyos a personas de la tercera edad o con discapacidad y para estudiantes de escuelas públicas, en nivel medio superior.

El estudio deberá de estar terminado para la próxima visita presidencial, del 27 de febrero, o posiblemente antes, según comentó el operador de la encuesta de la Secretaría de Bienestar (antes Sedesol), Humberto Segura.

A eso está abocado el doctor Herrera Ruiz, al que no le preocupan las urgencias de los interesados en los nombramientos de los nuevos representantes de las dependencias federales, que se darán más adelante, como tampoco le inquietan las renuncias de funcionarios o relevos necesarios, como el del delegado del Seguro Social, decidido en la dirección del propio Instituto.

Gilberto está en lo suyo, empeñado en dar resultados a quien lo nombró, sin buscar luces, aplausos o lugares de primera fila, aunque lo acusen de estar desaparecido o aislado.

Por cierto, a su último despacho en el Parque Biotecnológico de la UAQ subía por las escaleras. Otros prefieren los elevadores. Igual en la política.

Él no.

-BLANCAS Y NEGRAS-

La Corte.

Con sus 40 años de carrera judicial, la magistrada queretana Celia Maya está otra vez en la terna para elegir ministro de la Suprema Corte, con mayores posibilidades ante los cuestionamientos a sus dos alternantes por la cercanía de sus esposos con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En la anterior, contaba con el apoyo de la bancada del PAN y la simpatía de los senadores queretanos, pero hubo una consigna de votar en bloque y no valió ni la recomendación del gobernador Francisco Domínguez. A ver si ahora.

Una veintena de gobernadores y casi todo el gabinete de López Obrador asistió a la celebración del 102 aniversario de nuestra Constitución. Igualmente la mayoría de los legisladores federales, con excepción del detestado, al que solo extrañan sus amigos y beneficiarios.

Murió el capitán Reinaldo Sánchez Herrera, director de Seguridad Pública del Estado en tiempos del gobernador Antonio Calzada Urquiza. Tenía 85 años y hace unos meses resintió la pérdida de su hijo Reinaldo Sánchez Bayardo. Nuestro más sentido pésame a su familia.

Celebró la UAQ sus 60 años de autonomía con una cápsula del tiempo depositada por la rectora Teresa García Gasca y la presencia de los ex rectores Mariano Palacios Alcocer, Jesús Pérez Hermosillo y Alfredo Zepeda Garrido, además de miembros del comité de huelga, como Álvaro Arreola Valdez, Manuel Suárez Muñoz y Jorge Hernández Palma.

Para variar no asistió el gobernador Francisco Domínguez Servién al acto universitario, porque tenía fiesta en su casa y mandó al secretario de Educación, Alfredo Botello Montes.  Uno y otro son egresados de la máxima casa de estudios, pero le han negado el apoyo.

-EL HISTORIETARIO-

El veto.

Era 1982. Rubén Galicia Medina, entonces presidente del comité directivo estatal del PRI, recibió -¡por fax!- la lista de los candidatos al Senado y a las diputaciones federales, encabezada por la directora del CREA, Silvia Hernández Enríquez y el diputado federal Fernando Ortiz Arana, contrincante del gobernador Rafael Camacho Guzmán en la sucesión de 1979.

¡Jamás! Dijo el mandatario estatal, amenazando con renunciar.

Y hablaba el serio.

Tanto que el delegado nacional del tricolor, Rafael Cervantes Acuña, aplazó el anuncio de la fórmula para la Cámara alta, en lo

que se resolvía el diferendo.

Era candidato a la presidencia de la República el ex secretario de Programación, Miguel de la Madrid Hurtado y presidente del PRI el experimentado Pedro Ojeda Paullada, acompañado en la secretaría general por Manuel Bartlett Díaz, ni más ni menos. Pero Camacho Guzmán tenía el apoyo del mítico líder de la CTM, Fidel Velázquez.

Unas horas después se modificó la fórmula de Querétaro.

Y Mariano Palacios Alcocer, el rector de la UAQ, el que enfrentó al gobernador en mayo de 80, sustituyó a Fernando Ortiz Arana.

El derecho de veto no se puede ejercer dos veces.

Camacho tuvo que apechugar.

Y Mariano hizo pareja con Silvia Hernández. “La fórmula del tiempo nuevo” se le llamó. El brillante rector, ex diputado local y ex alcalde de Querétaro, cumpliría 30 años, la edad mínima requerida, un mes antes de la elección.

Aquél día de 1982, con la inclusión de Palacios Alcocer, se marcó también la sucesión gubernamental.

Vale la pena recordar las lecciones de la historia.

La política es así.

-CINE PLAZA-

Los años azules.

La historia de un mandatario estatal decidido a romper la maldición y poner sucesor, al precio que sea, olvidando la ley no escrita de que “gobernador no pone gobernador”. Producciones Granados Torres.

Sólo en cines.

-LA FRASE DE LA SEMANA-

Crítica.

El Congreso federal es un paquidermo cansado, viejo e ineficiente: Braulio Guerra Urbiola, ex diputado federal, al proponer la desaparición del Senado y la creación de una Asamblea Nacional. PLAZA DE ARMAS, 5 de Febrero de 2019.

Como en Francia… y Venezuela.

-JUGADA FINAL-

Autonomía.

Al muy maduro gobernador Francisco Domínguez que no va a la UAQ ni en las grandes celebraciones, como la del 60 aniversario de la autonomía, un antiuniversitario ¡JAQUE MATE!-

Correo: venegasalarcon@hotmail.com

Plaza de Armas. Ricardo Monreal, líder de Morena en el Senado de la República, flanqueado por el columnista y el senador Juan José Jiménez Yáñez, antes de la conmemoración del 102 aniversario de la promulgación de nuestra Carta Magna. FOTO: MAYRA IÑIGUEZ
Jardín Zenea. Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal, entre reporteros y vendedores de churritos, a la salida del acto conmemorativo del 5 de febrero. FOTO: FRANCI OH!

Comentarios

Comentarios