Francisco Javier Meré Alcocer, PH. D.

Francisco Javier Meré Alcocer

TEMPORAL

Movilidad e inseguridad en Querétaro

Los problemas de movilidad e inseguridad que sufren los habitantes de todas las clases sociales en el valle de Querétaro deben tratarse a la brevedad. Es necesario la implementación de políticas públicas eficaces y a corto término para recuperar la paz social.
Cada mañana los habitantes del valle de Querétaro, independientemente de si salió el sol y brilla, de si hace frío o llueve, de si la temperatura es agradable o de si el lugar donde habita cuenta con calles y servicios públicos esenciales, se levanta para construir un mejor futuro familiar. El queretano se levanta todos los días con la cabeza en el cielo y con los pies en la tierra a dar lo mejor de sí mismo por el futuro de su familia y del suyo propio. Muchos se levantan para asistir a la escuela para recibir los conocimientos formativos, desde los niveles elementales hasta los conocimientos universitarios y otros muchos se levantan para realizar su trabajo cotidiano y construir un mejor futuro familiar y social.
Por la noche los habitantes se acuestan con la esperanza de contar con nuevas y mejores condiciones de seguridad y de movilidad para el próximo día, después de haber dado lo mejor de ellos mismos durante la jornada que se termina, independientemente de haber sufrido los problemas de movilidad cotidiana, que entorpecen el tráfico de personas y de bienes, lo que producen grandes cantidades de contaminación atmosféricas, por la gran cantidad de automotores que transitan lentamente por el valle. Varios habitantes se duermen con un gran malestar contra los servidores públicos del estado y del municipio por haber sufrido durante la jornada el embate de la delincuencia.
Muchos de los habitantes del valle sienten la inseguridad en su barrio y colonia, por lo que cada vez es más común observar fraccionamientos con casetas de vigilancia, y se ha vuelto común ver en el valle personas de clases privilegiadas que transitan con apoyo de guaruras. La inseguridad en el valle se incrementa todos los días, por lo que es ya común que cualquier habitante conozca a otro habitante que fue víctima de robo en su casa o fuera de esta.
Las personas que se meten al servicio público no deben tener más preocupación que trabajar por el mejoramiento del nivel de vida de sus conciudadanos y los habitantes que hemos tenido la oportunidad de asistir a la universidad y capacitarnos en cualquiera de las disciplinas del conocimiento existente, debemos ofrecerles nuestros conocimientos por el mejoramiento del nivel de vida de los habitantes de nuestro estado.
El estado y el municipio de Querétaro han contado con planes de desarrollo estatal y municipal, lo que debió proporcionar mejores servicios públicos básicos y mejores condiciones de movilidad urbana y de seguridad de las personas y sus bienes; sin embargo, cada tres años los Planes de Desarrollo Municipal se rehacen, y cada seis años el Plan de Desarrollo Estatal se reinventa, lo que ha producido las condiciones actuales de inseguridad y de movilidad deficiente.
Los queretanos somos capaces de derrotar las adversidades y de modificar las estructuras sociales como la historia nos lo demuestra; pero para restaurar los niveles de seguridad y de movilidad que tenía el valle de Querétaro hace treinta años, debemos de decidir con inteligencia la clase de zona metropolitana que queremos tener. No se vale que Marcos Aguilar mencione ante el Cabildo que no se había hecho Planes adecuados de Desarrollo para Querétaro y que el Programa Municipal de Desarrollo Urbano de Querétaro y los Programas Parciales de Desarrollo Urbano de las Siete Delegaciones Municipales presentados por él y aprobados por el Cabildo el 15 de enero de 2018, donde se promueve el crecimiento vertical y compacto de la ciudad.
Aguilar señaló que: “Con una visión de futuro, este H. Ayuntamiento ha legado al municipio de Querétaro un modelo de Desarrollo Urbano único en el país y América Latina, y tal vez hoy no se aprecie en su justa medida, pero en unos años, estoy seguro, será visto como el punto clave que transformó a Querétaro en una ciudad líder a nivel mundial”, insistiendo en la creación de un modelo de ciudad compacta, y agregó que: “En lugar de seguir una tendencia de crecimiento compacto, la ciudad se expandió sin sentido, privilegiando el uso del coche particular, lo que ha sido una causa directa del grave problema de movilidad que hoy aqueja a nuestra ciudad, así como de los altísimos costos que implica llevar servicios y seguridad a lugares alejados del Centro. Es cierto que no podemos volver al Querétaro de antes, pero lo que sí podemos hacer, es retomar ese modelo de vida compacta y proyectarlo hacia el futuro”.
Le recuerdo a Marcos Aguilar que en los últimos veintitrés años su partido político gobernó durante veinte años el municipio de Querétaro, habiendo autorizado sus compañeros de partido gran parte de los fraccionamientos existentes, de los que señala que ocasionó que “la ciudad se expandió sin sentido.” Por lo que el autor se pregunta por qué Marcos Aguilar siendo diputado de Querétaro no les reclamó a sus compañeros de partido, cuando observó que quienes desempeñaban los cargos de Presidente Municipal y de Regidor en los veinte años de las administraciones panistas del municipio de Querétaro, ocasionaban ese crecimiento que señala “sin sentido”.
Le sugiero a Marcos escribir un libro donde detalle Cómo una persona común se vuelve millonario en ocho años de trabajo político, lo que le permitió a él pasar de vivir en una casa común de interés social a otra casa de alto valor económico. El libro de Marcos tendría más éxito que el libro de Fuego y Furia que habla del Presidente de USA.
Los queretanos estamos hartos de la pésima movilidad urbana y de la inseguridad. La inmovilidad urbana de bienes y de personas incrementa su entorpecimiento en el municipio de Querétaro por las ciclovías construidas por la administración de Marcos Aguilar y por los carriles confinados que construye la administración estatal. La ciudad de Querétaro se vuelve más caótica cada día que pasa y será necesario que la próxima administración municipal realice un programa eficiente de movilidad urbana.
El Valle de Querétaro demanda obra pública sustentable que permita su desarrollo y el mejoramiento del nivel de vida de las clases menos privilegiadas. La obra pública debe beneficiar a todos los habitantes y no solo beneficiar a contratistas y servidores públicos que demanda el clásico “moche”, a pesar de contar con una ley anticorrupción. Quienes conocemos de obra pública vemos como se realizan obras por capricho con escasos beneficios públicos, ejecutadas con costos considerables, como las actuales ciclovías y los carriles confinados para el trasporte público.
Urge contar con un Programa Vial Integral para reducir el tiempo de traslado de personas y de bienes entre dos puntos conurbados, que produzca el descongestionamiento de todas las vías de alta y de baja velocidad.

Comentarios

Comentarios