Francisco Javier Meré Alcocer, PH.D.

Francisco Javier Meré Alcocer

TEMPORAL

Manejo de Desechos Sólidos

La gestión de desechos sólidos y la protección del medio ambiente son dos de los sujetos que todo mundo habla desde hace mucho tiempo lo que ha ocasionado una concientización ciudadana de este problema. El funcionamiento y las actividades periféricas del tratamiento y la eliminación de desechos sólidos, desde un punto de vista ecológico, debe soportarse en la gestión integral del problema de la basura. Entre los factores que ponen en duda la calidad del medio ambiente los desechos sólidos juegan un role esencial. La eliminación de desechos sólidos es un problema que requiere la participación ciudadana para evitar la deterioración de nuestro habitat. La basura es un indicador de actitudes generales y del comportamiento preciso de una región. Según National Solid Wastes Management Association la producción de basura en libras por día en Hamburgo es de 1.9; en París de 2.4; en Tokio de 3.0 y en New York de 4.0. World Ressources (1987) nos muestra la producción de basura en kg. per capita anualmente para algunos países como: Portugal 334; Irlanda 414; Austria 458; España 473; Italia 541; Grecia 570; Reino Unido 626; Francia 636; Finlandia 638; Suecia 662; Bélgica 689; Suiza 741; Netherlands 840; Dinamarca 878; Noruega 913; Nueva Zelanda 1074. La basura no disimula, refleja la situación económica y la importancia de las actividades de la región, es la memoria de quien la genera.

En Querétaro el manejo de la basura urbana fue una de las actividades que se realizaban con calidad. Durante muchas administraciones municipales del siglo pasado la basura era recogida por la autoridad municipal que administraba los basureros. La administración municipal permitía a muchas personas que pepenaran la basura que podía utilizarse y recibía una aportación económica hasta que durante el último cuarto del siglo XX la administración municipal concesionó los basureros y en lugar de recibir una cantidad económica de los pepenadores comenzó a pagar una cantidad considerable por la privatización de los basureros. La basura es de más en más invasora y presenta problemas de una gran agudeza. El Presidente Municipal Mariano Palacios mencionó durante su gestión que una de las obligaciones del municipio era el manejo adecuado de la basura que debía hacerse correctamente, lo que la ciudadanía reconocería, y que en caso que no lo fuera la ciudadanía lo reclamaría.

La administración municipal de Marcos Aguilar contrató a un costo muy elevado una empresa privada para recoger la basura generada en el municipio, pero continúa erogando muchos recursos públicos en administrar una gran cantidad de vehículos públicos que recopilan la basura que no recoge la empresa contratada, contratación que puso en evidencia su capacidad de gestión administrativa, existiendo reclamos ciudadanos

La necesidad del tratamiento técnico de los desechos ha dado como consecuencia una serie de acciones para guardar la calidad del medio ambiente a fin de atenuar sus impactos.

La Basura puede describirse como el conjunto de bienes materiales que no poseen dentro de las condiciones del lugar o del tiempo un valor de mercado, y se puede dividir en dos tipos: desechos municipales y desechos industriales. Los desechos municipales son la basura recogida por el servicio municipal o la empresa privada contratada por el municipio. Su colecta constituye un servicio esencial así como su eliminación. La basura proviene de habitaciones unifamiliares y multifamiliares, áreas públicas, calles, parques, comercios, oficinas, escuelas, hospitales, edificios públicos, etc. Su composición varía en el tiempo al ritmo de los ciclos económicos por lo que no es fácil evaluar la cantidad. Los desechos industriales provienen del sector secundario y generalmente existen personas físicas o morales que se encargan de su gestión.

Dentro del bote de la basura coexisten desechos altamente reciclables y desechos difícilmente utilizables, lo que originó los centros de separación de la basura partiendo de tres hipótesis: la primera es A menor volumen de basura menor impacto ambiental. La segunda es la de recuperar y reutilizar todo lo reutilizable que repercute en una baja del precio de producción y la tercera hipótesis es que una reducción posible del volumen de la basura urbana repercute en un ahorro en la recolección y en su eliminación.  Los desechos municipales pueden clasificarse en reciclables (42%), compostables (62%) y combustibles (44%).

Las formas de eliminación de desechos pueden clasificarse en tres: Recuperación, Tratamiento y Eliminación. Una forma de reducir la basura consiste en recuperar una parte y reintegrarla dentro de la producción, El reciclaje, término usado para expresar la reintroducción de una parte de los desechos dentro de la producción de la actividad humana, actividad conocida también como Recuperación y tan antigua como la basura misma, es una forma de evitar el despilfarro de recursos. Toda interrupción del uso de un bien por una persona puede ser retomada y reactivada por otra. Es un asunto de imaginación, la sistematización y su importancia son formas modernas, estimuladas por la especulación o incitadas por la conciencia de preservar nuestro hábitat. El reciclaje puede efectuarse en todos los niveles de producción como después del consumo y antes o después de la colecta de desechos.

La recuperación se efectúa por el productor, el consumidor, el servicio de recolección o la empresa creada para este fin. Esta actividad puede hacerse antes, al momento y después de la colecta de desechos. En el primer caso encontramos los centros de reciclaje nacidos en EE.UU. en 1969 donde los consumidores aportaban los periódicos viejos, cartón, latas, botes de vidrio, llantas, etc. En el segundo caso tenemos la colecta selectiva y en el tercer caso las plantas de separación de productos reciclables así como el tratamiento de la basura para la producción de productos secundarios, lo que permite, además de prolongar la vida de los rellenos sanitarios, obtener productos tales como el CDDM, la composta, la pyrolyse, la producción de biogás, de electricidad y de calor.

La recuperación por medio de la colecta selectiva consiste a recoger separadamente la basura generada por la población la cual deposita en diferentes recipientes los productos reciclables y en otros los desechos putrescibles. La colecta selectiva se puede dividir en tres: la industrial, la comercial y la doméstica. La colecta industrial se efectúa directamente dentro de la industria donde los productos no conformes a normas de fabricación son reciclados internamente y los desechos de la producción son generalmente recolectados por la industria y vendidos a las industrias procesadoras. La colecta comercial puede dividirse en dos: los desechos altamente reciclables que representan un ingreso al comercio son recuperados internamente, los sobrantes que no representan un gran ingreso son enviados al bote de la basura para su eliminación. La colecta selectiva doméstica se efectúa por el servicio municipal siendo en algunas ciudades a través del mundo obligatorio la selección de los desechos efectuándose separadamente su recolección. La recuperación por medio de la colecta selectiva se efectúa en plantas de separación (automáticas o manuales) que separan productos tales como papel, cartón, plástico, vidrio y fierro pudiéndose separar cualquier producto dependiendo de la necesidad industrial su costo varía entre 35 y 50 dls/ton.

El tratamiento de desechos se puede dividir en dos tipos: Tratamiento por recuperación de productos secundarios y Tratamiento por reducción a través de incineración o de rellenos sanitarios. El tratamiento por recuperación se efectúa mediante una gran diversidad de plantas y se puede dividir en dos formas: la primera en una recuperación directa que se efectúa después de la colecta y en instalaciones creadas para este fin donde la mejor solución consiste en procesos técnicos simples de lo contrario se puede caer en costos elevados que repercuten en el costo de reutilización de materias primas dando como consecuencia que los productores prefieran las materias primas básicas a las utilizadas. La segunda forma es en la producción de productos secundarios que pueden servir dentro de los procesos productivos.

El tratamiento de desechos se realiza mediante una gran diversidad de plantas. Las plantas de compostaje producen el compost, utilizado en la agricultura como abono. El compostaje o tratamiento de la basura por fermentación biológica tiene por objeto reducir los desechos y obtener el compost. Consiste en eliminar primeramente los materiales impropios al compostaje con la finalidad de permitir su fermentación con ayuda de aire y agua. La fermentación puede hacerse lenta o acelerada dependiendo del procedimiento y de acuerdo a las necesidades del utilizador. Sus costos varían entre 25 y 55 dls/ton. Las plantas de metalización recuperan por fermentación anaerobia las materias putrescibles y permiten la obtención de biogás, compost y metanol, su costo varía entre 45 y 90 dls./ton. Las plantas de pirolisis consisten en carbonizar la basura mediante la aplicación de calor pero sin oxígeno obteniéndose un residuo carbónico que sirve como carburante, gas y aceite; su costo varía entre 20 a 60 dls./ton.

La Eliminación de desechos se efectúa por medio de Rellenos Sanitarios o por Incineración. El Relleno Sanitario consiste en eliminar la basura enterrándola dentro de una célula donde se compacta y se recubre cotidianamente por medio de materiales inertes, esta operación se efectúa si el terreno ofrece todas las garantías de protección contra la contaminación y si existe el equipo adecuado. El procedimiento usual es utilizar trincheras o sobre-elevaciones efectuándose el relleno por capas de acuerdo al equipo con que se cuente sin sobrepasar dos metros de espesor y cubriéndose al menos con 20 cm. de tierra o arena. Las células, compactas y aisladas, hacen desaparecer los problemas de olor y de contaminación del aire, disminuyen la atracción de roedores e insectos y evitan la propagación de incendios al suprimir el aire.

La precipitación que se infiltra a través de la basura enterrada produce la llamada agua de lixiviación, estas aguas son altamente contaminantes y contaminan el agua del subsuelo por lo que las células deben ser impermeables además de contar con un sistema de recolección y de tratamiento de estas aguas. Cuando el espesor de las células es considerable deberá de instalarse también un sistema de pozos y colectores facilitando la evacuación de gases producidos por la descomposición de los desechos. Cuando las células están a su capacidad deberán de aislarse y recubrirse con un mínimo de 60 cm. de tierra para permitir la reforestación superficial dejando el terminado con una pendiente mínima que evite la penetración de la precipitación y ocasione su escurrimiento.

La eliminación de la basura por medio de la incineración permite una recuperación de calor y de electricidad pero necesita un sistema muy específico para el tratamiento de humos además de lugares donde depositar los restos de la incineración, su costo varía de 50 a 80 dls./ton.

Según un sondaje efectuado por Le Ministère de L›Environement du Québec (1984) el costo de colecta y transporte constituye el 72% del costo global cuando la basura es eliminada por medio de rellenos sanitarios y del 36% cuando se elimina mediante el incinerador de la comunidad Urbana de Québec. De acuerdo a le Bureau de la statistique du Québec (1986) los gastos municipales promedios por la gestión de la basura en 1982 fue de 16.45 $can. per capita y en 1986 de 21.38 $can. Según Lavalin (1986) la cantidad de desechos sólidos municipales y comerciales en la Comunidad Urbana de Montreal es de 510 kg./per./año

La recuperación en forma general debe de efectuarse en función de las condiciones locales y en función de las necesidades específicas de la industria que introducirá las materias reciclables dentro de su proceso productivo. La tecnología de la recuperación de materias secundarias permite reducir el tratamiento y la eliminación de la basura, además de prolongar la vida de los rellenos sanitarios y abaratar la producción.

De acuerdo al Ministère de L›Environnement du Québec (1986) las formas de reducción de la basura en la provincia de Québec se efectúa por medio de rellenos sanitarios 70 % (75 sitios); Incineración 23 % (3 plantas); Separación y compostaje 1 % (2 plantas y 64 centros de recuperación); basureros  7 % tanto de materiales secos (35 sitios) como de productos varios (316 sitios). Le Ministère muestra que en Europa existen más de 225 sitios de incineración, 12 plantas de pirolisis, más de 100 plantas de compostaje, 12 de metalización, 10 de fabricación de CDDM y 5 centros de separación. En EE. UU. Existen más de 100 plantas de incineración, 6 de pirolisis, 2 de compostaje, 2 de metalización 13 de fabricación de CDDM y 10 grandes centros de separación. Existen también un sinnúmero de plantas de tipo ¨casero¨ es decir, cualquier ciudadano como usted  que produce su propio compost o que utiliza su basura para diversos fines.

En los Estados Unidos existen varias formas de reducir la basura. Una de las que llama la atención y tal vez la más famosa de ellas es la de obligar a todas las industrias consumidoras de papel y cartón (periódico, revistas, cajas, etc.) a consumir solo la producción que tenga un 20 % de fibras reciclables. Esto obliga a las empresas productoras e importadoras de papel y cartón -Estados Unidos consume el 80 % de la producción de papel y cartón de Canada- a comprar el papel y cartón usado para usarlo como materia prima en sus productos, en caso contrario la ley prohíbe su comercialización. De esta forma el país se desembaraza por una parte de sus desechos y por otra obtiene una gran utilidad.

El tratamiento final bien controlado de los desechos sólidos por una valorización hábil es generador de inversión, de empleos y de riqueza. Todos debemos de procurar de reducir nuestros desechos. En algunos países, los bienes materiales (ropa, aparatos electrodomésticos, artículos de recreación, etc.) son expedidos en los famosos mercados de segunda para evitar tirarlos a la basura y obtener una cantidad de rescate. La sociedad no debe tirar a la basura los problemas de la basura, sin embargo, el material reutilizable y el producto final reciclado, permanecen frecuentemente inaceptables por el consumidor. Razones técnicas sin duda o razones económicas probablemente, pero también actitudes y prejuicios tales como la utilización de llantas recubiertas, papel reciclable, aparatos eléctricos reconstruidos, etc. Comentarios al correo electrónico   [email protected]

Comentarios

Comentarios