Francisco Javier Meré Alcocer, P.H. D

Francisco Javier Meré Alcocer

TEMPORAL

La Movilidad del Valle de Querétaro

El Valle de Querétaro contempla dos grandes problemas que son movilidad urbana e inseguridad. La inseguridad es un problema reciente que demanda políticas públicas eficaces y de corto término de los tres niveles de gobierno para reducir los altos índices de inseguridad que tiene actualmente el estado. La otrora seguridad que gozaban los queretanos está en proceso de evaporación. La gran publicidad de que en Querétaro se vive bien y tiene grandes inversiones y ofertas de empleo, ha producido en el imaginario colectivo un síndrome de tierra de oportunidades y de tierra de jauja, donde escurre leche y miel, lo que está produciendo que muchos mexicanos que habitan otras zonas del país arriben al estado de Querétaro para encontrar solución a sus problemas económicos y un mejor nivel de vida. Las inversiones extranjeras que se han instalado en el estado han generado ofertas de empleo para personas altamente capacitadas, las que han ocasionado que arriben a la zona conurbada mexicanos de otras partes del país y habitantes de otros países; pero no solo arriba gente de bien al estado a trabajar, también arriba gente que ha venido a realizar sus fechorías, por lo que los robos a casas y comercios se ha vuelto común, así como los robos de vehículos y de ciudadanos, inseguridad que no aceptan reconocer los servidores públicos.

La movilidad urbana de personas y de bienes se está vuelto caótica por las ocurrencias y pésimas decisiones de las administraciones públicas municipales y del estado, que no se aplican en realizar obras públicas eficientes que permitan incrementar vías alternas de circulación para reducir los tiempos de traslado de personas y de bienes. La llegada constante de nuevos habitantes a la zona urbana buscando satisfacer sus necesidades de empleo y un mejor nivel de vida, incrementa el número de autotransportes que circulan en las vialidades, generando embotellamientos y mayores tiempos de traslados de personas y de bienes entre dos puntos cualesquiera de la zona metropolitana del valle de Querétaro.

El movimiento cotidiano de personas y de bienes entre dos puntos cualesquiera del valle de Querétaro o de un punto interno a un punto externo de la zona urbana o viceversa, debe realizarse en un tiempo razonable a una velocidad moderada que no ponga en riesgo la seguridad de las personas ni el autotransporte utilizado. Este movimiento cotidiano conocido como movilidad urbana comprende las diversas formas que utilizan las personas para trasladarse de un punto a otro cualesquiera, dentro o fuera de la zona urbana, y para trasladar todo tipo de bienes de consumo necesarios para la subsistencia, así como para trasladar los bienes utilizados en la industria de transformación e incluye el movimiento ordenado de bienes de consumo de los habitantes de la zona urbana de los centros de producción a los centros de consumo y el transporte de los bienes producidos dentro de una zona urbana a otra zona urbana y viceversa.

Un análisis eficiente de la movilidad urbana permite conocer el tiempo de traslado de las personas y de los bienes, dependiendo del tipo de transporte utilizado, conocer los tipos y calidades de las vías de circulación existentes en una zona urbana, los requerimientos de conservación y mejoramiento de las vías de circulación existentes, la capacidad de circulación de los diferentes tipos de transporte en las vialidades existentes, y las necesidades de nuevas vías de circulación a corto, mediano y largo término para el traslado peatonal y para el uso de todos los tipos de transporte público o privado. Las personas pueden moverse dentro de una zona urbana por sí mismos, de manera peatonal, mediante un transporte de tracción humano público o privado, o mediante la utilización de algún medio de autotransporte autónomo público o privado.

La inmovilidad urbana incrementa su entorpecimiento con las precipitaciones pluviales que ocasionan inundaciones en muchas zonas del valle por las ocurrencias y las pésimas obras hidráulicas realizadas por la administración pública estatal y municipal, que no han reducido la concentración de las masas de agua producidas por las tormentas ni han reducido su tiempo de desalojo, lo que demanda construir obras hidráulicas que permitan reducir el tiempo de desalojo de las aguas por la acción de la gravedad, para lo cual se requiere construir pozos de infiltración de agua en los lechos de los canales de conducción de agua para reducir el volumen de agua transportado y desalojado, evitando el desbordamiento de los canales y los daños causados por inundaciones de vialidades y de construcciones. El agua sigue descubriendo la ignorancia de los servidores públicos, que gastan grandes cantidades económicas del presupuesto propiedad de los contribuyentes en obras que no reducen los “encharcamientos” y seguirá descubriendo su ignorancia en la próxima temporada de lluvias.

Los actuales servidores públicos del estado y de los municipios conurbados manejan el presupuesto como coto privado, modificando leyes y reglamentos conforme a sus particulares intereses, anteponiendo su beneficio personal al beneficio colectivo en todo lo que hacen. No es permisible que la movilidad urbana de Querétaro se encuentre en niveles lamentables, lo que nos obliga a reflexionar sobre si las actuales ocurrencias de soluciones viales son de utilidad pública o solo están sirviendo para garantizar jugosos contratos de obra pública a quienes son favorecidos por las actuales administraciones públicas estatal y municipal. Es urgente auditar todas las obras construidas por la actual administración pública municipal y estatal y realizar un análisis costo-beneficio de estas. Una forma de descongestionar las vialidades y reducir los problemas de movilidad urbana es imitando a la ciudad de México donde se prohíbe la circulación de vehículos de otros estados de las 07:00 horas a las 11:00 horas, vehículos que no pagan impuestos en nuestro estado,

El país y el estado viven un libertinaje democrático y un libertinaje económico de los recursos públicos propiedad de los contribuyentes. Se dice que los mexicanos somos la llave de la democracia ¿Cuál democracia?, ¿La de los ignorantes que eligen ignorantes para gobernar?, ¿La de servidores públicos que malgastan la hacienda pública por capricho, ignorancia o corrupción? Estamos a cuatro meses de la próxima elección de servidores públicos, recapacitemos y decidamos responsablemente el uso de nuestro voto; debemos elegir a quienes nos demuestren que pueden resolver el problema de la inseguridad y de la inmovilidad urbana y castiguemos a quienes han despilfarrado los recursos públicos propiedad de los contribuyentes.

Es urgente resolver los problemas de inseguridad y los problemas de movilidad urbana de la zona metropolitana. Nuestro voto debe erradicar el despilfarro de recursos en obras construidas por capricho que solo beneficia a los funcionarios públicos y a los constructores sexenales que maicean a servidores públicos que les otorgan los jugosos contratos. La construcción de obras por capricho sin beneficios públicos mediatos es corrupción que debe ser auditada para castigar a los responsables, como también es corrupción realizar obras que deberán ser modificadas por la próxima administración pública municipal para recuperar su utilidad.

Todos los ciudadanos tenemos el derecho a la movilidad urbana. La movilidad urbana debe ser resuelta por los servidores públicos sin despilfarro de recursos públicos y sin afectar los derechos particulares. El derecho al uso de un vehículo privado se obtiene al registrar el vehículo y al pagar los impuestos correspondientes. Un vehículo privado paga grandes cantidades de impuestos como son impuestos por compra (ISAM), por tenerlo (pago de tenencia), por engomado, por emplacado, por verificación, por uso de peaje, por consumo de combustible, por estacionamiento, por servicios mecánicos y por compra de refacciones y si un ciudadano compra un vehículo es por el ahorro de tiempo de traslados y por la seguridad que proporciona.

La modificación del área de circulación de la avenida Ezequiel Montes y las banquetas construidas no alineadas con extensiones caprichosas conocidas como “pancoupes”, obra realizada por capricho de Marcos Aguilar que eliminó cajones de estacionamiento y carriles de circulación de la avenida, originaron un accidente entre un taxi y un camión de transporte urbano público a las 09:18 horas del pasado domingo 18 de febrero entre las avenidas Madero y Pino Suárez, golpeando el urbano al taxi sobre las dos puertas del lado izquierdo, probablemente al tratar de esquivar el taxi el “chipote” de la banqueta.

Marcos Aguilar está convencido que sus ciclovías son importantes para la movilidad urbana, quien ha señalado en varios foros que se debe revertir la pirámide de movilidad y se debe dejar de utilizar el automóvil particular. Lo que no sabe Marcos es que una “pirámide de movilidad” es una pésima representación esquemática de los tipos de movilidad urbana existente en una zona urbana, ocurrencia de urbanistas del pasado. No existe “pirámide de movilidad”, existen tipos y formas de movilidad urbana y estas no están soportadas unas por otras, como las representa la pirámide en cuatro niveles, donde supuestamente el nivel inferior o más bajo soporta el nivel superior o a los niveles superiores. Lo único que soporta los cuatro tipos o niveles de movilidad urbana son las obras de infraestructura existentes. La movilidad urbana puede esquematizarse por bloques de diferentes tamaños: bloque de banquetas para movilidad peatonal, bloque de ciclovías para movilidad de personas y de bienes mediante bicicletas, bloques de vialidades para el transporte público de personas y de bienes y bloques de vialidades para el transporte privado de personas y de bienes. En estos bloques debe incluirse el número de usuarios y el número de vehículos públicos o privados, así como el tipo de banquetas y de vialidades, las que pueden representarse por metros lineales de banquetas, de ciclovías y de carriles de circulación para el transporte público y para el transporte privado o por superficie de circulación.

Si Marcos está convencido que el uso de bicicletas es lo adecuado debe poner el ejemplo usando una bicicleta para sus traslados y obligar a todos los servidores públicos municipales de primero y segundo nivel a usar bicicletas, así como también motivar a los regidores que aprobaron recursos para los proyectos de ciclovías a usar bicicletas. Esta propuesta permitiría subastar los vehículos propiedad del municipio que usan estos servidores públicos y obtener más recursos para sus ciclovías.

Marcos mencionó en la asamblea del Colegio de Ingenieros del mes de febrero que su administración incrementó el presupuesto en 82% respecto al presupuesto anterior. Marcos mencionó que en 2017 se ejerció un presupuesto de cinco mil doscientos millones de pesos, lo que representaría considerando que hubo un incremento del 82%, que se incrementaron dos mil trescientos cuarenta y dos millones de pesos en 2017; considerando que ese incremento fue similar para los tres años de su gestión pública municipal, representaría un incremento en las arcas públicas municipales de su trienio de siete mil veintinueve millones de pesos, cantidad mínima que debería haberse ejecutado de obra pública, considerando que gastara en gastos de operación el presupuesto anual total que tenía la pasada administración municipal de Querétaro, sin embargo señaló que durante su trienio se van a ejercer en obra pública tres mil seiscientos millones de pesos. ¡La mitad del incremento! Cabe señalar que el incremento del 82% del presupuesto fue en parte por el incremento en impuestos a los contribuyentes por la voracidad de la hacienda municipal.

Marcos mencionó que existen 690 mil vehículos particulares y que solo el 66% se mueve en transporte público. Considerando que en la zona urbana del valle existieran quinientos mil vehículos particulares, podemos afirmar que estos vehículos los usan entre una y dos personas en determinados casos, lo que representa el transporte de 750 mil personas, el resto es por transporte público por lo que las cuentas de Marcos no corresponden a la realidad, como tampoco corresponde a la realidad que el 1% se traslada en bicicleta, si así fuera habría al menos diez mil ciclistas circulando en la ciudad pero solo se observan menos de trescientos ciclistas.

No cabe duda que Marcos Aguilar no supo cómo administrar los recursos públicos en beneficio de la ciudadanía, por eso el gran malestar ciudadano por la pésima administración de los recursos públicos municipales propiedad de los contribuyentes y por las concesiones otorgadas por varios años más después de su trienio, lo que ocasionó que su partido no lo propusiera para reelegirse a la presidencia municipal, por el inminente riesgo de perder las elecciones, dándole un duro golpe a su vanidad. Todos seguimos sufriendo la construcción de sus ciclovías, como la de avenida Universidad causante de varios accidentes y muchos negocios han quebrado por sus caprichos.  Acotaciones al margen: Quien escribe supo de un caso indignante que le sucedió a una joven queretana que para subsistir elabora postres caseros y los expende en un local de 4.00 x 4.00 metros, local del cual tramitó su licencia de funcionamiento cumpliendo con todos los requisitos, no dándole la licencia de funcionamiento hasta que firmara un contrato de recolección de basura por quinientos pesos mensuales, cuando la venta de sus postres no produce basura. Ojalá ponga un puesto ambulante para librarse de la voracidad municipal. Comentarios al correo electrónico   [email protected]

Comentarios

Comentarios