FRACASA LA GUERRA CONTRA LOS NARCOS

Penalista: Ricardo Cárdenas Gracia, vicepresidente de la Confederación de Cámaras y Asociaciones y Abogados de México (CONCAAM), considera necesario abrir el debate sobre los temas de la seguridad y las drogas en México. FOTO: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN
Penalista: Ricardo Cárdenas Gracia, vicepresidente de la Confederación de Cámaras y Asociaciones y Abogados de México (CONCAAM), considera necesario abrir el debate sobre los temas de la seguridad y las drogas en México. FOTO: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN

Al reconocer el crecimiento de los delitos de alto impacto en el país y el fracaso del gobierno en 20 años de combate al crimen organizado, Ricardo Cárdenas Gracia –vicepresidente de la Confederación de Cámaras y Asociaciones de Abogados de México- expresó sus dudas sobre la nueva Ley de Seguridad Interior y planteó la necesidad de abrir foros de expertos para discutir los temas de seguridad, amnistía y legalización de las drogas.
Entrevistado por el periódico PLAZA DE ARMAS el también ex presidente del Colegio de Abogados Litigantes de Querétaro, mostró su preocupación por los claroscuros jurídicos, el contubernio oficial con grupos delincuenciales, la violación de los derechos humanos y la contaminación de estos temas ante la cercanía de los procesos electorales.
Para ponerlo bajo un parámetro de constitucionalidad explicó que en este país tenemos tres sistemas de seguridad: el nacional, con una ley reglamentaria y órganos operativos que hacen esa función, incluidas las fuerzas armadas y aquellas áreas de inteligencia del Estado, incluyendo el Cisen; en segundo lugar, la seguridad pública, la cual emana del artículo 21 constitucional y debe ser siempre a cargo de las autoridades civiles en defensa de toda la estructura policiaca, debidamente reglamentado, tanto por el artículo 21 como por la Ley que integra el Sistema Nacional de Seguridad y todos sus protocolos, que son vastos. Esto es lo que más se ha discutido, como las nuevas modalidades del mando mixto o de la fuerza única de policía estatal. Lo cual está pendiente. Y, finalmente tenemos el nuevo sistema de seguridad interior, con su fundamento en el 29 constitucional, a partir de la ley que se acaba de aprobar por el Senado.
El primer objetivo del Estado, recordó el penalista, es darle la fortaleza y la certeza jurídica al Ejército. Todos dicen que la guerra contra el narcotráfico comenzó en el 2006 con Calderón. Yo digo que la primera cruzada y la primera vez que salió el Ejército a las calles fue con Ernesto Zedillo y aquella avanzada contra la delincuencia y la Ley de la Delincuencia Organizada. Esa fue la primera vez que vimos al Ejército en las calles, utilizando parámetros de seguridad pública y apoyados por jurisprudencias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en cuanto a las finalidades constitucionales y las facultades que tenía el presidente para esos casos. Hoy, indicó, esta ley es muy discutida no solamente por medio de las organizaciones civiles y las principales críticas vienen de la propia Organización Nacional de los Derechos Humanos, a través del alto Comisionado y de los relatores de la Organización Americana de Derechos Humanos; todos criticando la presencia militar en las calles.
A la nueva ley en particular, observó Cárdenas Gracias, se le acusa de tener lados muy oscuros, por ejemplo en los temas de la soberanía y del federalismo en cuanto a la fortaleza de las entidades federativas, el concepto de seguridad interior. Todos los protocolos relacionados para la implementación de la seguridad interior, la temporalidad de la ley, la facultad que se le da al Ejército para las investigaciones de los delitos.
Y esto, continuó, es algo que aparentemente se ve muy sencillo porque pensamos que solamente es delitos en materia de delincuencia organizada, pero si Usted revisa la ley, nomás por mencionarle algunos tipos penales, abarcan Código Penal Federal, terrorismo internacional, delitos contra la salud, recursos de procedencia ilícita y fomento al terrorismo, la ley general de salud por lo que respecta al tráfico de órganos, la ley de armas de fuego y explosivos por lo que respecta al contrabando y procedencia de armas de fuego, la ley general de población en lo que se refiere al tráfico de indocumentados, todos los delitos que son materia de competencia de la Federación y de los Estados con una facultad de atracción en materia de delincuencia organizada en todos aquellos delitos que atentan contra la libertad personal, lo que es turismo sexual, pornografía infantil, lenocinio, robo de vehículos, secuestro y extorsión. Tenemos además la ley de trata de personas Es todo.
Todos los delitos, en opinión del vicepresidente nacional de los abogados, van a ser competencia de la Ley de Seguridad Interior. Pero aún más, esta información que puedan lograr la autoridad será de carácter reservado. O sea, hay un candado muy fuerte para que todas las investigaciones en materia de inteligencia que realice el Ejercito no las vamos a conocer.
Otro tema que le preocupa es el concepto de paz pública. Hay una excepción en donde el Ejercito no podrá participar en cuestiones de manifestaciones públicas pacíficas. ¿Hasta dónde llega la protesta pública pacífica y hasta dónde el ejercicio de un derecho político? Tampoco han quedado claros los aspectos de protocolos, estructuras militares. Si bien es cierto que todo va a depender de ele Ejecutivo Federal por medio de un mando militar para que lo establezca en determinado momento y región por determinados delitos, esa declaratoria de seguridad interior, también lo es que todavía no hay un protocolo muy bien definido.
Esos son desde el punto de vista normativo a los cuales se va enfrentar el Ejército y cuáles son las carencias que tiene esa ley y esos claros que no se pueden vislumbrar todavía, tomando en consideración que todas las leyes son perfectibles y pueden ser generadas para garantizar respeto a derechos humanos.
Pero las preguntas que nos hacemos son: ¿Verdaderamente con la presencia del Ejército y con esta norma que ha sido criticada nacional e internacionalmente, se resolverá el problema de la criminalidad? ¿Verdaderamente esta ley le dará la certidumbre jurídica al Ejército? ¿Verdaderamente esta ley blindará al Ejército de violaciones a derechos humanos y de contaminación de los grupos criminales?
Más aún, dijo Ricardo Cárdenas, también en forma paralela hay temas que se deben poner en la mesa, para ver desde otro ángulo esta ley. Y es que, recordó, no hemos puesto sobre la mesa el tema de Andrés Manuel López Obrador sobre la amnistía, el tema de la legalización de las drogas en México, que el artículo uno de esta ley de seguridad interior también establece el fortalecimiento de las policías estatales y municipales y por el otro lado nos sacan que hay para el periodo de elecciones federales una consulta popular para la incorporación de un sola mando único con las policías.
Ve el representante de los abogados muchas contradicciones en la ley. “Y considero que hay muchos temas pendientes que se deben poner sobre la mesa, incluyendo la desigualdad social, la falta de oportunidades para los jóvenes. Todo en este proceso electoral, incluyendo la ley. Hay que escuchar a todas las voces, a todos los actores. Hay que escuchar a los foros que tienen conocimiento técnico jurídico sobre el tema, a las personas capacitadas y ojalá el presidente de la República que antes de firmar el decreto de esta ley toma en cuenta todo eso. Sin duda una vez aprobada, sancionada y publicada será sujeta a un mecanismo de control constitucional por parte de los órganos constitucionales autónomos, llámese Comisión Nacional de Derechos Humanos, de Acceso a la Información Pública por lo que respecta a la secrecía de las investigaciones”.
Inclusive, añadió, veremos acciones de inconstitucionalidad por los objetos legitimados que dependen del Congreso de la Unión. Sin duda esta ley tiene todavía mucho camino por recorrer y veremos en último momento qué dice la Suprema Corte de Justicia de la Nación para un ejercicio de ponderación muy importante que esté alegado bajo el principio prohombre y de igualdad constitucional.
En particular, sobre el tema de la amnistía, subrayó que ha causado mucho malestar social porque no ha sido presentado como es correcto. La amnistía sí es una facultad que tiene el Congreso de la Unión, en el artículo 73 constitucional, fracción XXII, donde le da facultades para legislar en esta materia. Esto deberá ser en términos del artículo 71 de la misma Constitución Federal, pero lo más importante es que no es una norma legislativa común. El Congreso de la Unión se erige como órgano de Estado, como órgano de gobierno con la debida característica de esta ley, que se encuentra debidamente reglamentada en el artículo 92 del Código Penal Federal, donde establece que la amnistía extingue la acción y la sanción mas no la reparación del daño.
Hay delitos también en materias de pactos internacionales que son materia de excepción a la amnistía, como son los de lesa humanidad. La amnistía es un proceso legislativo pero no es ordinario, sino general muy importante porque el Congreso se erige como órgano de Estado y es para uno o varios delitos, por un tiempo determinado y contra persona determinad y. Una vez estableciendo este contexto normativo, porque no es una locura, es una norma que está en la ley, en la Constitución, en la norma secundaria que es el Código Penal y que está en los tratados internacionales. Sí existe en el mundo jurídico esta figura, ilustró.
Ahora, la pertinencia o no de su aplicación deberá ser por medio de un debate de verdaderos ponentes que conozcan el tema y que nos puedan dar un resultado. Igual en el tema de la legalización de las drogas. Es otro tema que debemos de poner sobre la mesa junto con el de las profesionalización de los cuerpos policiacos. Estos teman deben ser ligados y discutidos. No como una locura, sino como una propuesta, como la del señor Ricardo Anaya en contra del pacto de impunidad, que se me hace muy valiosa y también hay que poner sobre la mesa.
Cree Cárdenas Gracia que deben ser discutidos los temas no a nivel de una consulta popular y social, porque va cargada siempre de cierto énfasis, cierto sentimiento. Deben ser discutidos a nivel de expertos, de personas que conozcan el tema y después explicárselos con la publicidad técnica y adecuada a los ciudadanos para que puedan comprender el fenómeno. Sino lo hacemos de esa forma, no lo vamos a lograr.
Sin olvidar que vienen las elecciones y habrá asuntos que por su naturaleza y sensibilidad política no los vamos a ver, pero eso es lo triste, como ciudadanos. Los temas más importantes, que son el de la criminalidad. Dicho de otro modo, sin orden y sin seguridad, una sociedad no puede desarrollarse, no puede proyectarse, se requiere su estudio. Las elecciones van a contaminar todo y no vamos a tener un resultado favorable y el crimen seguirá expandiéndose como una pandemia por todo el territorio nacional, sin excepción de estrado alguno. Estamos contaminados a nivel nacional. El crimen organizado esté en 28 estados y los otros son de tránsito con sus características.
Recapitulando, ¿Cuáles son las características de estos tres sistemas de seguridad que tenemos? El nacional, el de seguridad interior y de seguridad pública, pero la respuesta es, puntualizó, que en 20 años de la delincuencia no hemos podido frenarla.
Por el contrario, hemos visto el crecimiento de los delitos de alto impacto, que más laceran a la sociedad, como el homicidio calificado, el secuestro, la extorsión y todos aquellos delitos que la gente ve y tienen miedo, pero tampoco hemos hecho nada contra los delitos de cuello blanco, la corrupción, la impunidad y sobre todo esa liga permanente y perpetua con el crimen organizado para brindarles algunos tipos de satisfacciones o de contubernios, son temas que también podemos poner sobre la mesa. Sobre la permanencia del Ejército, 20 años en la calle sin marco jurídico; hoy le damos un marco jurídico. Y la pregunta es, remató Ricardo Cárdenas Gracia ¿serán capaces de respetar los derechos humanos y tendrán las fortalezas y los blindajes necesarios para no ser contaminados por el crimen organizado

POR: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios