FERNANDO CORZANTES / VIAJERO FRECUENTE

ENCUENTRO CIUDADANO

Los tiempos cambian, de las 276 solicitudes para viajes al extranjero hechas por funcionarios federales al gobierno del presidente López Obrador, entre el 10 de mayo y el 3 de junio, sólo 55 fueron autorizadas, es decir el 20%. Pero en otros lares, persiste la costumbre de alcaldes y gobernador de viajar frecuentemente. La amplia comitiva oficial desplazada desde Querétaro a tierras europeas, no hace sino estimular la suspicacia del costo de ello para el erario estatal y los frutos o logros que tendrá la sociedad queretana de éste dispendio. Una de las facetas del abuso de poder es el uso patrimonialista de la hacienda pública, y los viajes son la muestra más evidente de éste descaro. Los viajes de los políticos, sobre todo al extranjero, continúan siendo un pozo profundo de falta de resultados, opacidad, nepotismo, grandes comitivas, corrupción, dispendio, y aun cuando se demuestre con hechos y evidencias los resultados. Viajar con recursos públicos debería de ser tomado con gran responsabilidad, porque además del compromiso y el honor de hacerlo, no se viaja a título personal, sino con la representación del poder que confiere el puesto de representación. Pero los mal ejemplos sobran, como la asistencia a la final de la liga europea del gobernador Domínguez en días y horas laborales; el señalamiento de “Bajo reserva” hace tres años, de “la manera en que bebían y brindaban (los invitados y el Sr. Gobernador Francisco Domínguez) que más que buscar inversiones (en París) parecía una celebración por el primer año de gobierno, fiesta VIP que difícilmente se pagó con los 760 mil pesos declarados”, esto entre muchas otras extravagancias. En mayo de 2010, el dirigente perredista Ulises Gómez demandó a la 56 Legislatura del estado someter a juicio político al alcalde panista Francisco Domínguez por aceptar que Plastic Omnium le pagara un viaje a Chile, para conocer su forma de trabajo. Esta empresa era la concesionaria de la recolección de basura en el centro histórico de Querétaro. En noviembre de 2017, Serendipia un sitio dedicado a temas de transparencia y rendición de cuentas, reporto que todos los gobernadores realizan viajes y todos pagan sus boletos de avión y viáticos con recursos públicos. La mayoría no comprueba sus gastos. La información solicitada era una relación de los viajes realizados por el mandatario desde que tomó posesión de la gubernatura, desagregados por fecha, destino y motivo. Además, fueron solicitadas copias en formato digital de las versiones públicas de todos los comprobantes de estos gastos: es decir, las facturas o tickets de boletos de avión, hoteles, comidas y cualquier otro concepto; solicitando las versiones públicas indica (sin datos personales) pero entregando el documento en el que sea posible conocer el monto que gastó el funcionario. Las respuestas recibidas evidenciaron que no es posible saber cuánto han gastado los gobernadores en viajes, pues 15 decidieron ocultar sus gastos. Pero eso no fue todo: de los 17 que sí contestaron, sólo tres entregaron la información completa. En los estados a la par de Querétaro, surgieron más preguntas que respuestas. La constante fue que los gobernadores transparentaron los montos gastados en viajes, pero no desagregaron la información; es decir, presentaron totales sin detallar en qué gastaron ese dinero. Francisco Domínguez transparento los montos, pero lo hicieron en documentos PDF, lo que no permite trabajar con los datos; además tampoco especificaron en qué gastaron el dinero, solo dieron a conocer el monto total. La Unidad de Transparencia del Poder Ejecutivo de Querétaro respondió a la solicitud de información con las copias de facturas de hoteles y boletos de avión que corresponden a viajes realizados España, Nueva York, Francia, Inglaterra, Japón, Canadá, El Vaticano y Alemania. Pero estos comprobantes fueron expedidos a nombre de funcionarios del gobierno del estado que no son el Gobernador. Los recursos públicos erogados en los viajes siempre serán motivo de despilfarro y tentación cuando no se tienen principios éticos o bien se desconoce la norma y la ley. Y el problema está en la falta de transparencia y derroche de estas cuentas, las cuales no sólo son solapada por administradores, contralores, comisiones de transparencia, etc., sino que son aprobadas y restringidas al escrutinio público. En el fondo los tours, los viajes, las giras, son un espacio más de la corrupción. Finalmente de éste último tour (que no el último) de la clase política queretana podemos citar al filósofo Dagobert D. Runes “Las personas viajan a destinos distantes para observar, fascinadas, el tipo de gente que ignoran cuando están en casa”.

Comentarios en Facebook Fernando Corzantes y en HYPERLINK “mailto:[email protected][email protected]

Comentarios

Comentarios