Fernando Corzantes

ENCUENTRO CIUDADANO

Ya Chole de bullying

El pasado 13 de noviembre tuvo lugar el 6° Foro Nacional “Sumemos Causas por la Seguridad: Ciudadanos + Policías”, de la organización Causa en Común, que en presencia de funcionarios públicos, académicos y líderes de la sociedad civil, presentó los resultados de sus más recientes trabajos.  El Índice de Desarrollo Policial verifica si las corporaciones de policía, estatales y federal, cuentan con los requisitos mínimos de ley para cumplir con los cinco ejes básicos para el desarrollo policial: servicio profesional de carrera, profesionalización, régimen disciplinario, seguridad social y certificación.  Por su parte, la encuesta “¿Qué piensa la policía?”, es un ejercicio que da voz a miles de policías de todo el país y recaba información acerca de sus percepciones, sentimientos y opiniones sobre su desarrollo profesional y su entorno laboral. Causa en Común refuerza el papel de la sociedad civil que acompaña y complementa los esfuerzos gubernamentales para desarrollar instituciones sólidas y eficientes, al realizar diagnósticos y evaluaciones críticas a manera de cumplir con esta misión. El hecho de que los resultados de ambos proyectos den cuenta de la crisis institucional y del abandono en el que se encuentran las policías del país, no significa que tengan el objetivo de “desmoronar”, “descalificar” o hacerle “bullying” a las instituciones, como respondió aludido Enrique Peña Nieto.  Todo lo contrario: pretenden aportar un diagnóstico certero del estado de las policías para, a partir de ahí, diseñar acciones eficaces que permitan el desarrollo de las instituciones de seguridad pública del país.   La relación entre los gobiernos y la sociedad civil organizada no tiene porqué ser de confrontación, pero tampoco de complacencia. El estado actual de las policías en México es responsabilidad de los gobiernos federal, estatales y municipales. Las autoridades se han quedado sin pretextos para explicar las condiciones actuales de inseguridad o para justificar el estado en que se encuentran nuestras policías, pero denostar a las organizaciones civiles no es la respuesta.   El momento por el que México atraviesa demanda un lenguaje que promueva el diálogo y no uno que profundice diferencias.   Por ello es grave lo señalado por Peña Nieto, quien reconoció que 2016 y 2017 han sido años en donde la delincuencia y la inseguridad ha cobrado la mayor dimensión histórica.  Señalando: “… lamentablemente a veces se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil que condenan, que critican y que hacen bullying sobre el trabajo que hacen las instituciones del Estado mexicano”.   Peña Nieto sufre esquizofrenia al acusar a la sociedad de bullying por las críticas al fracaso en su política de seguridad, señalando que la sociedad está acosando a las autoridades encargadas de la seguridad al criticar su trabajo, debido a que los índices de violencia no paran y son los más altos de la historia moderna del país.  Sin reparar en que la clase política es la responsable de debilitar, denostar y no proteger las instituciones, ya que se han empeñado en dejarlas a la deriva y sin cabeza.   Y la crítica no sólo proviene del interior, también a quién se asoma de fuera a ver y testificar el desorden gubernamental y la falta de acción y atención ante los graves problemas de seguridad en el país, se le critica, amonesta y señala.   Hace un par de años el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, reprochó la intolerancia del Gobierno federal frente a la crítica. “Ha sido una sorpresa para nosotros cuando el Relator Especial de la ONU sobre la Tortura, al publicar su informe sobre México, fue sujeto de virulentos ataques personales por parte de algunos políticos a pesar de que la prevalencia de la tortura ha quedado bien establecida. Desafortunadamente, esta intolerancia ante la crítica, también se ha manifestado en reacciones a otros informes sobre México”.   

Hace un par de años el gobierno federal promovió el anuncio llamado “Carpinteros” que tuvo un costo de un millón 886 mil pesos para ser el spot más rechazado de los que ha difundido el Gobierno de Peña Nieto en tiempos oficiales de Radio y Televisión. De acuerdo con el guión, dos carpinteros dialogan sobre los logros del Gobierno. Uno le explicaba a otro los supuestos beneficios como el recibo de la luz más barato y la suspensión del cobro de las llamadas de larga distancia. Diciendo “¿Y a todo esto sabes por qué? Pues por las reformas. Así es que ¡ya chole con tus quejas!”.

Ante la ola de críticas y señalamientos a las palabras del presidente, la respuesta tal vez será en un nuevo spot del gobierno de Peña Nieto que alegue “Ya chole de bullying”.

Comentarios en Facebook a Fernando Corzantes y en [email protected]

Comentarios

Comentarios