Eustolio Caminos

COLUMNA INVITADA

El profe dijo…

La Educación Superior en México, tiene a su vista, tal vez uno de los retos de mayor importancia, dentro de unos más, la cobertura total de los egresados de Educación Media Superior, en cada ciclo.

Y es que, por un lado, el gobierno está atento a cubrir las plazas de los mejores promedios, siendo estos, filtrados por los exámenes de admisión, en el caso de las universidades públicas.

Y por el otro, los que no ingresan, o los que por alguna razón no obtienen el puntaje, y se deben trasladar hacia la educación privada, que en mucho, se requiere de una inversión extra, a las finanzas familiares.

¿Quién apoya en esos casos?, si consideramos la población de la Educación Media Superior actual, que es de 7 millones de jóvenes al 2015.

Y a Educación Superior solo accesan 3.3 millones de jóvenes, ¿a dónde se van aquellos otros 3.7 millones que saldrán en dos años?

Se convierten en presa fácil del crimen organizado, de los famosos ninis, y en el mejor de los casos, se integran a las fuerzas laborales, que también nutren.

Es un hecho, la cobertura por parte de las universidades por todo México, no logra captar al total de número de estudiantes, y sin ponernos románticos, todo joven debe tener acceso a la educación Superior, es más, deberá ser un derecho.

Sin comparaciones, otros países, como USA, prepara a los profesionistas de todo el mundo; Canadá, por ejemplo, hasta les pide que se queden – tal vez los climas extremos no ayuden a esto-

La Unión Europa sufre una de las crisis más severas en captura de estudiantes, el prestigio ganado por América del Norte (donde contamos a México) le ha competido, a las mismas centenarias universidades acreditadas del viejo mundo.

¿La razón? Con sus debidas proporciones, USA y México, son vanguardia en los procesos educativos, tanto de administración de la manufactura, como herramientas de mantenimiento de servicios, sean del área de humanidades, como del físico matemático, el software y la aeronaútica, siendo hoy, una de las mejores plazas para invertir, si a Universidades nos referimos.

No por ello Arkansas University trae el modelo americano al estado de Querétaro, cuna del conocimiento y de los cambios trascendentales de la historia, y ahora, de la propia educación.

Pero, bajo un esquema que ayudará solo al sector de mayor recaudación del capital, y el sector población de menores ingresos, continuará con los aspectos aspiracionales, batallando para que sus hijos ingresen a la educación superior.

La cobertura la tendremos que redefinir, y auxiliar a aquellas capas de la sociedad, que de verdad tengan aspiraciones y acciones concretas por seguir estudiando una carrera universitaria.

¡No hay diferencias!

El título a obtener por parte del estudiante, y la cédula profesional, se obtienen por igual, de una institución extremadamente inaccesible, económicamente hablando y de una institución accesible a la realidad que guarda la familia mexicana.

Porque, lo único que las diferencia, es la figura, pero no el fondo…

¡Que tengan excelente clase!

Comentarios

Comentarios