Eugenio García Romero

CIENCIA FORENSE

LEY DEL AMPARO

En la actual situación generada por el hampa organizada denominada huachicolera, nos encontramos ante una marejada de emociones encontradas, en las que escuchamos expresiones múltiples que van desde “no importa, ya nos robaron 18 años, vale la pena esperar la erradicación de la impunidad” hasta “yo prefiero la corrupción a quedarme sin gasolina”. Opiniones dramáticamente polarizadas ante una situación que afecta a todos  o, como lo dice la expresión coloquial “sin dejar títere sin cabeza”.

Pena ajena.- La reacción popular, mucho no tiene que ver con tu nivel social, ni mucho menos con tu riqueza, tiene que ver con los valores humanos que se maman desde la cuna. No es posible que ante un fenómeno socioeconómico como por el que estamos transitando todos, en lugar de que esperemos la unidad, la fuerza que da una sociedad comprometida consigo misma, encontremos minirratas humanas haciendo exactamente lo mismo que las grandes ratas “de allá arriba”. Da pena ajena ver a un pueblo como el francés en el movimiento de los llamados chalecos amarillos, en el que la población sin distingos sociales esgrime sus derechos sin importarle los costos.

¿Cómo protegernos de los abusos del poder? En situaciones en las que se debe ejercer el Estado de Derecho, existe un instrumento jurídico llamado Ley de Amparo diseñado para mejorar la convivencia entre los integrantes de la sociedad; y también para evitar y protegerlos de los abusos de poder, ampliando la protección de los derechos. El amparo es el procedimiento legal que permite reconstruir el tejido social deteriorado por los excesos de poder y por las disparidades sociales. A través de él podemos reconocernos como sujetos de derechos, condición básica para exigir su respeto frente a la autoridad y propiciar el respeto entre unos y otros.

Nueva Ley de Amparo.- La nueva Ley de Amparo, concebida como una de las herramientas para la realización de las metas planteadas en la Constitución desde la reforma en materia de derechos humanos de junio de 2011. A raíz de esta reforma, el amparo debe ser visto como un derecho y una garantía para la protección de todos nuestros derechos. El amparo es un derecho pues en México todas las personas debemos tener acceso a los tribunales si nuestros derechos son violados. Es, además, una garantía, porque nos protege no sólo en contra del riesgo de violación de derechos humanos, sino que también repara las afectaciones que se producen en caso de alguna violación a ellos.

Veamos.- Existen situaciones en las que los muy posibles responsables de una traición a la Patria, recurran al derecho de Amparo, a priori de los acontecimientos que muy seguramente enfrentarán en un futuro no distante. Con frecuencia podemos leer sobre él en los periódicos o nos hemos encontrado que se menciona en alguna reunión. Incluso tal vez hemos sido parte o hemos estado cerca de un juicio de amparo. Conocer el amparo es necesario no sólo para quienes son abogadas o abogados, es importante para cualquier persona, sea porque en algún momento podemos necesitar defender nuestros derechos a través de la protección del poder judicial, o bien porque conocer nuestros derechos y la forma de garantizarlos nos hace una sociedad más libre, democrática, comprometida con el fortalecimiento del estado de Derecho y con la búsqueda permanente de justicia y equidad. Conocer de qué trata el juicio de amparo es importante para que cualquier persona o grupo defienda sus derechos.

Contra qué tipo de actos nos protege un amparo.- La respuesta más general es que protege contra todo tipo de acto de una autoridad, sea ésta federal, estatal o municipal, del poder ejecutivo, legislativo o judicial. Así, esto incluiría actos de autoridad tales como la clausura de un establecimiento, la expropiación de un terreno, la decisión de negar un permiso de construcción, como también las decisiones de los tribunales y las normas generales. Las leyes, los tratados internacionales, los reglamentos, los bandos municipales, entre otros, son ejemplos de normas generales. Desde sus orígenes, el amparo solamente nos protegía de los actos realizados por las autoridades. Sin embargo, uno de los nuevos elementos de la actual Ley de Amparo es que ahora también nos protege contra omisiones de la autoridad.

¿Qué es una omisión? Es la “abstención de hacer o decir y más específico en términos jurídicos, es la abstención de un deber legal”. Si la autoridad está obligada a hacer algo y no lo hace estaría incurriendo en una omisión. Un ejemplo de omisión podría ser que hubiera una persona en un hospital público que requiriera urgentemente ciertos estudios. Por ejemplo una radiografía. Es posible que si el hospital no contara con el equipo necesario pudiera constituir una omisión sujeta de amparo por afectar el derecho a la salud del o la paciente.

Por ejemplo.- Un reportaje emitido por Animal Político el 11 de diciembre de 2018, señala que el Consejo de la Judicatura Federal informó que hasta este día 6,271 funcionarios han presentado 2,772 demandas de amparo contra la Ley Federal de Remuneraciones, la cual establece que ningún servidor público puede ganar más que el presidente de la República. En el listado, 384 funcionarios son jueces, 445 son magistrados, 2,174 secretarios, 445 actuarios, 1,226 oficiales y 1,043 externos al Poder Judicial, de Pemex, Cofece, PGR, IPN, CFE, Cisen, INE, SAT y la Secretaría de Gobernación. Negando que sean privilegiados y que vivan del abuso del erario público.

No existen amparos contra la Constitución.- Por allá del día 18 de noviembre del 2018, Pablo Gómez Álvarez diputado federal de Morena, quien creó y promovió la iniciativa de ley aprobada por el Congreso, señala que ningún burócrata podrá ganar más de  108 mil pesos mensuales, agregando que no existe posibilidad de que proceda ningún amparo contra dicha ley, ya que está basada en el artículo 127 constitucional y la Constitución no admite amparos.

El que nada debe… En los últimos días corrió la noticia citando que los abogados de Carlos Romero Deschamps líder del Sindicato de Pemex  iniciaron el trámite de amparo y solicitaron protección para su cliente “contra cualquier orden de comparecencia o citatorio, y tener acceso a cualquier investigación en su contra”. Pidieron que esto incluya acciones de todos los jueces federales de Ciudad de México, la Policía Federal, la Agencia de Investigación Criminal y la Policía Federal Ministerial, de la Fiscalía General de la República. ¿algo más?

Comentarios

Comentarios