Están presos el menor homicida y sus padres

Caso de Dulce Cecilia: Hasta tres años de prisión alcanzarían el menor homicida y sus padres de acuerdo con la legislación penal, indicó la magistrada presidenta Consuelo Rosillo. FOTO: INQRO
Caso de Dulce Cecilia: Hasta tres años de prisión alcanzarían el menor homicida y sus padres de acuerdo con la legislación penal, indicó la magistrada presidenta Consuelo Rosillo. FOTO: INQRO

Primo homicida y sus padres fueron vinculados a proceso por la muerte de la niña Dulce Cecilia García León y se les determinó medida cautelar de prisión preventiva por el plazo de investigación de dos meses, pero podrían alcanzar penas de hasta tres años de cárcel. Así se informó luego de la audiencia de este martes, en donde la juez de la causa determinó las presuntas responsabilidades, luego de la acción emprendida por la Fiscalía General en contra del joven de 14 años por el crimen ocurrido en la comunidad de El Blanco, municipio de Colón.

En el caso de los progenitores del homicida confeso aplicó el artículo 240 del Código Penal. Al respecto, la presidenta del Tribunal Superior de Justicia del Estado, magistrada Consuelo Rosillo declaró a PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, que “si bien es cierto que los padres actuaron en defensa de su hijo para que no se descubriera el cuerpo de la menor, de acuerdo con lo señalado por la Fiscalía, entorpecen la investigación”.

Explicó que de acuerdo a las reformas en materia de justicia para adolescentes el joven, cuyo nombre no ha sido revelado por el debido proceso y su minoría de edad, sí tiene responsabilidad y las sanciones se dividen en la Ley Nacional de acuerdo a las edades. La pena máxima para el joven de 14 años es de tres años privado de su libertad en el Centro de Internamiento para Adolescentes.

Al preguntársele si este hecho podría motivar una revisión de la legislación, respondió la doctor Rosilla Garfias que “no hemos tenido reiteradas conductas de esta naturaleza por adolescentes, aunque llama la atención la forma. Por ahora con la declaración del menor aceptando los hechos se le tiene como probable responsable y se abrió el plazo de investigación complementaria”.

Añadió que habrá que conocer las pruebas que presenten tanto la defensa como la fiscalía. “A los padres, obviamente, se les sanciona como adultos. La sanción que amerita contra el respeto a los muertos es de tres meses a tres años de prisión”.

En cuanto a nuestro Código Penal para adultos no hemos tenido alguna observación de incrementar las penas, comentó. Al contrario, la teolología hoy del derecho penal es buscar la mínima intervención.

En el caso de los adolescentes es la Ley Nacional la que lo prevé. No son legisladores queretanos los que hicieron estas reformas –aclaró- y esto obedece también a tratados internacionales.

“Recordemos que nuestro estado hace algunos años en su ley de justicia para adolescentes la sanción máxima era de siete años y si bien es cierto estas sanciones con la que se castiga no van a regresar a la menor ni tampoco resarcen el daño social que se causa, ya han sido analizadas por los legisladores en su momento y consideraron  que esa eran las idóneas”.

Ahora para hacer cualquier modificación, advirtió la presidenta del Tribunal Siperior de Justicia, tendrán que ser propuestas legislativas a nivel nacional.  Y en Querétaro por cuanto el respeto a los muertos también es inusual que se dé este tipo penal, por lo tanto creo que hasta este momento podría considerarse una sanción adecuada.

Por último señaló que en el caso del adolescente de Colón, es la primera vez que se aplica aquí la ley con esta gravedad en nuestra entidad.

Como se recordará, la niña Dulce Cecilia García León, de seis años, desapareció desde el 8 de marzo en El Blanco y hoy se sabe que un primo la habría violado y estrangulado, causándole la muerte. Los padres, enterados del crimen, participaron deshaciéndose de los restos, encontrados en una zona cerril de El Blanco, perteneciente al municipio de Colón. El autor del crimen y sus padres están presos, vinculados a proceso.

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN

Comentarios

Comentarios