EL DROPSHIPPING COMO EL NEGOCIO MÁS RENTABLE

FOTO: MOHAMED HASSAN/PIXABAY

REDACCIÓN

México continúa siendo el mejor país de Latinoamerica para comenzar un emprendimiento. Sin embargo, habiendo tantas posibilidades de negocios exitosos, podría resultar abrumador querer empezar un proyecto y no saber por dónde empezar. El modelo de dropshipping requiere relativamente poca inversión, comparado con otros modelos, y pueden obtenerse ganancias rápidamente. Desde luego, será necesario invertir tiempo, pero con un calendario e-commerce que te ayude en la organización y mucho trabajo arduo, será posible poner en marcha nuestro nuevo negocio.

¿Cómo funciona este modelo de negocios?

El dropshipping es un modelo de negocios que consiste en promocionar productos de terceros en un sitio web propio, pero sin mantener un inventario. Esto quiere decir que, por cada venta realizada, la tienda se contacta con el proveedor o fabricante, quien se encarga de preparar el embalaje y realizar el envío a la dirección del cliente. De esta forma, se genera una relación en la que el comerciante media entre el cliente y el proveedor.

Si bien, a simple vista, este modelo de negocios parece una tarea sencilla, requiere mucha organización y habilidades en el marketing y las ventas. No manejar un inventario simplifica el trabajo administrativo y reduce los costos iniciales ya que no es necesario contar con un depósito o espacio de almacenamiento. Sin embargo, todos tus esfuerzos deberán dirigirse al mantenimiento de un sitio web, su promoción y la creación de contenidos para que los usuarios lleguen a tu página. Si no inviertes en publicidad digital, será difícil que tus potenciales compradores lleguen a tu tienda virtual.

¿Estás pensando en dedicarte al dropshipping en México?

El primer paso consiste en crear tu tienda virtual. Para ello, debes elegir una plataforma que te permita dedicarte al e-commerce. Shopify es una buena alternativa para comenzar ya que ofrece todas las herramientas y recursos que necesitarás y, además, obtienes una prueba gratuita de 14 días al registrarte para que puedas familiarizarte con la plataforma y decidir si es la más adecuada para ti.

El siguiente paso será elegir qué productos venderás. Lo ideal es comenzar por un producto que tenga demanda y muchos competidores, ya que esto significa que es rentable. Concentrarte en un nicho específico, como moda o tecnología, te permitirá segmentar tu audiencia y promocionar los artículos en un solo canal. Investiga qué promociona la gente en redes sociales y decide qué nicho es el adecuado para ti.

Por último, tendrás que elegir un proveedor. Para facilitar esta tarea, especialmente si no sabes qué proveedor elegir con tantas opciones disponibles, existe una aplicación llamada Oberlo que tiene a disposición proveedores verificados que se conectarán fácilmente con tu tienda de Shopify. Oberlo conectará a proveedores como Aliexpress con tu tienda virtual y resultará más sencillo comenzar a vender.

Una vez que hayas establecido tu tienda virtual será momento de promocionarla. Crear una estrategia de marketing que se centre en redes sociales es una buena alternativa para no invertir mucho dinero en publicidad. Puedes comenzar por contratar, por ejemplo, una campaña publicitaria con Facebook Ads y aumentar tu presupuesto destinado al marketing a medida que recibas ganancias. Publica contenido con el que tu audiencia pueda identificarse y busca las maneras más creativas de atraer usuarios a tu tienda virtual. Un buen servicio de atención al cliente es imprescindible y marcará la diferencia entre tus competidores.

Ventajas del dropshipping

La principal ventaja del dropshipping es que no debes invertir en un inventario que estés obligado a vender para recuperar dinero. Este modelo de negocios te permite vender varios artículos y detectar cuáles se venden mejor sin invertir capital inicial en ellos. Esto es justamente lo que posibilita concentrar todos tus esfuerzos en una buena campaña de marketing digital para poder promocionarlos.

Por otro lado, armar una tienda virtual es mucho más sencillo que montar una tienda física. Lo único que necesitas es un dominio para tu sitio web y pagar su hosting. Esto es mucho más rentable que alquilar un espacio físico y pagar sus servicios. Además, una vez que generes dinero, no tendrás que preocuparte por comprar más inventario. Si planificas bien, las campañas publicitarias y tu creatividad en las redes sociales para generar contenido relacionado con tus productos atraerá usuarios a tu sitio web y podrás comenzar a generar ventas.

A la hora de comenzar un emprendimiento, el modelo de negocios de dropshipping es una buena alternativa, si se cuenta con poco capital y no se quieren correr muchos riesgos. De baja inversión y con la capacidad de ser rentable desde el momento en que pones en funcionamiento tu tienda virtual, el dropshipping se ha convertido en una opción beneficiosa para quienes quieren comenzar un nuevo negocio. Olvídate de los depósitos llenos de productos que estás obligado a comercializar y concéntrate en generar un buen plan de marketing para vender fácilmente.

 

Comentarios

Comentarios