EDMUNDO GONZÁLEZ LLACA / CORONA VIRUS. REFLEXIONES III

EL JICOTE

Me hubiera gustado conocerla, era de la rama de mi abuelo Constantino Llaca, lo único que sé de ella es que, contra toda la costumbre de la época, era una mujer con curiosidades intelectuales. La otra cosa que me han platicado es que ella, como última voluntad, pidió que la enterraran parada, es decir, en su ataúd pero en posición vertical. Para cumplir su deseo tuvieron que hacer prácticamente un pozo. Disimuladamente, para no parecer muy extravagante, confesaba que le molestaban las filas de gente y pensaba que el día del Juicio Final la cola de pelados para presentarse ante el Señor de seguro iba a ser larguísima y quería estar parada, abrir el ataúd y salir echa la mocha para tomar ventaja y llegar de las primeras. Así me lo contaron. De seguro si mi tía reencarnó fue la creadora del ticket master.

Diógenes de Sinope, pidió en cambio que lo enterraran boca abajo, su propósito era estar bien posicionado en el caso de que la tierra diera vuelta. ¿En qué coinciden mi tía y el gran filósofo griego? Los dos, con toda proporción guardada, tenían preocupaciones intelectuales y una responsabilidad de los intelectuales es estar pendiente del futuro y tratar de prevenirlo, Yo no soy, ni pretendo ser intelectual, pero contar con una columna que se supone, sólo se supone, que me leen,  me obliga a tratar de vislumbrar lo que está y lo que se nos puede venir, en este caso, la aterradora experiencia del Corona Virus.

La filosofía nace en forma con Sócrates, que la inaugura preguntando, ahora estamos repletos de preguntas, con una diferencia con los griegos, ahora estamos empachados de información. En fin, acepto que tengo más preguntas que respuestas. La primera pregunta: ¿El origen del virus es natural o artificial, es decir, manipulado en un laboratorio? El buffet de respuestas es para todo tipo de traumas y obsesiones. Los que se inclinan por lo natural aseguran que fue una sopa de murciélago mal cocinada y el símbolo del ron nos pasó el virus.

Quienes tienen obsesiones complotistas, ojo, miembros de la 4T, consideran que fueron los chinos los que lo inventaron y lo han distribuido por el mundo para dominar la economía, ya que aprovecharon, como efectivamente ha sido, para comprar empresas que producen lo que requieren de occidente. En sentido contrario, fueron los gringos los que lo crearon para hundir a los chinos. Otra hipótesis es que fueron las empresas farmacéuticas, para vender medicamentos. La tesis Darwiniana, fueron los ricos para acabar con lo que consideran prescindibles en el capitalismo: los pobres y los viejos. Si a Usted le atraen las culturas prehispánicas, entonces puede afirmar que los mayas eran disléxicos y que su pronóstico de que se acabaría el mundo, no era en 2012 sino en 2021, y todo por una venganza de la naturaleza.

Independientemente del origen y de quién fue el culpable, es necesario que los organismos internacionales legislen para fincar responsabilidades y sancionar al país en el que se haya originado el virus. Formar un padrón internacional de países y laboratorios que estén trabajando virus y sus protocolos de seguridad. Debemos prevenirnos, no se puede volver a repetir.  Nunca más.

Comentarios

Comentarios