DR. EUGENIO GARCÍA ROMERO / EL AMOR EN LA PAREJA

INGENIERÍA HUMANA

Dr. Eugenio García Romero

Estimado lector(a), antes de iniciar quiero relatarte que no en pocos casos se me ha acercado algún hombre o  mujer, quien en estado angustioso me comentan que en un determinado día, se despertaron al lado de una persona, tan desconocida para ellos, como si fuese la primera vez que la veían, haciéndose preguntas como: ¿quién es esta persona? ¿Cómo es que llegué hasta esta situación?, etcétera. Y es que en este mundo agitado al amor no se le está dando la importancia que merece, a pesar de que este sentimiento es uno de los problemas más grandes de nuestra sociedad actual, principalmente por su difícil comprensión, ya que por lo general las familias de origen, enseñan a sus hijos a que deben buscar un amor ideal, el cual llene sus necesidades y expectativas por completo, siendo este un concepto de amor perfecto.

Amor en pareja.-

En principio partimos de que el amor de pareja es aquel sentimiento que comparten dos personas que se respetan, valoran y entregan lo mejor de sí mismos en función del bienestar y equilibrio de su relación.

Problema de origen.-

Andrea Barrios y Bismarck Pinto, en el artículo El Concepto de Amor en la Pareja”, que se publica en el número 2 del volumen 6 de la Revista Ajayu, mencionan que en la mayoría de las familias, se enseña o aconseja a los hijos a que deben buscar un amor ideal, el cual llene sus necesidades y expectativas por completo, considerándolo como un concepto de amor perfecto. Sin embargo, a medida que se tienen experiencias amorosas ese concepto de amor se aleja cada vez más de la realidad, dándose cuenta que es difícil encontrar una persona que los complemente totalmente, teniendo menos esperanza de sentirlo alguna vez, debido a que no existe un concepto de amor único y las parejas no sienten un mismo amor.

Amor real.-

Un concepto de amor real se plasma en la frase “el amor sólo es posible cuando aceptamos nuestra ineludible soledad; no es el encuentro de dos incompletos, es el encuentro entre dos completos. Amar no se da en la fusión (la cual asusta, pues nos quita la autonomía); tampoco está en la separación (pues nos quita el apego). Está en la posibilidad de ser uno y luego decidir si se quiere o no compartir la vida con la persona que nos atrae…cada persona debe ser una unidad…

Componentes del amor.-

R. Sternberg,  en su libro  “Teoría Triangular del Amor”, señala los tres componentes del amor que son: Intimidad, Pasión y Compromiso, estos al combinarse entre sí irán a formar los diferentes tipos de amor para construir las diversas geometrías triangulares. De ahí que pueden aparecer distintos conflictos conyugales, si los componentes no se encuentran en igual medida dentro de una misma relación de pareja. La geometría del triángulo amoroso depende de la cantidad de amor y el equilibrio, por ello es posible identificar triángulos equilibrados (en los cuales la cantidad y calidad de los tres componentes son similares) y desequilibrados (cuando los tres componentes difieren en cantidad y calidad).

Teoría Triangular.-

Uno de los aspectos más atractivos de la teoría triangular del amor es la relación que existe entre triángulos reales y triángulos ideales. En una relación amorosa no solo existe el triángulo que representa el tipo de relación, sino el esperado o el ideal. De igual manera cada persona además de contar con una historia personal sobre la relación amorosa, tiene también una concepción de la historia que comparte con su pareja. Esta historia puede coincidir o no con la historia individual y, por supuesto, los miembros integrantes de la pareja pueden tener concepciones diferentes sobre la misma”.

De distintos planetas.-

J. Gray, en su libro “Los varones son de Marte, las mujeres de Venus”, cita que los varones y mujeres parecen proceder de distintos planetas. Son biológicamente similares, usan las mismas palabras, comparten el mismo espacio geográfico; pero sus códigos de comportamiento, su idioma (lo que quieren expresar con sus palabras), sus valores existenciales…son distintos. Es por ello que reaccionan y se comportan de forma diferente incluso en las mismas situaciones, mostrando una gran diferencia de sentimientos y pensamientos. Es por eso que actualmente en la sociedad al no entender que tanto el varón como la mujer son dos entidades completamente distintas, surgen muchos conflictos, los cuáles pueden terminar en rupturas amorosas. Las mujeres y los varones no interpretan el amor de la misma manera, otorgándole significados diferentes incluso a las mismas cosas, teniendo diferentes conceptos de amor, sentimientos, pensamientos, estereotipos, existiendo distintas reacciones, formas de actuar, amar y de resolver los problemas.

Diferencias emocionales.-

Por otra parte también están las diferencias emocionales entre ambos géneros, las cuales predeterminaran la forma de amar, siendo completamente distintas las necesidades y comportamientos. Es por eso que ambos géneros ven diferente al amor. Es aquí la importancia de entender que ambos son diferentes y cada cónyuge, no debería esperar que su pareja reaccione igual, tratando de entender de mejor manera la constitución de la identidad femenina como la masculina. Lo cual a su vez ayudara a comprender los tipos de amor que tienden a elegir los varones y mujeres.

Diferencia del concepto de amor según sea hombre o  mujer.-

También Sternberg, señala que según los tipos de amor, se cree que por lo general la mayoría de las mujeres al inicio de sus relaciones afectivas, tienden a involucrarse en los tipos de amor que apunten hacía el desarrollo de la intimidad, con el propósito de lograr un compromiso, más no así en los cargados de pasión.

T. Reik, en su libro  “Diferencias emocionales entre los sexos”, cita que a diferencia del varón, cuando este se enamora puede experimentar frecuentemente, a lo largo de todo el día, violentos accesos de ansia o deseo por una mujer, pudiendo perturbar e interrumpir su actividad. Pero esas tendencias, a menudo muy intensas, son periódicas y no generalizadas, queriendo así involucrarse lo más rápido posible en situaciones y/o encuentros pasionales, para así poder saciar su deseo y bajar la ansiedad. Por lo que en muchos casos para que tenga relaciones sexuales, no le importa haber desarrollado un fuerte vínculo de intimidad, afectividad y conexión emocional con su pareja o su compañera momentánea.

Necesidad de formar triángulos.-

En el concepto de amor de la mayoría de las mujeres predominara la intimidad, el compañerismo, la proximidad y el compromiso. Más adelante, posiblemente la pasión pero una vez instaurados los lazos de intimidad, cariño y comprensión. Es por ello que pueden tener la necesidad de formar triángulos, en los que la intimidad y el compromiso sean mayores, una vez que haya ocurrido esto podrán disfrutar libremente de la pasión mediante su sexualidad, sin embargo puede que no lo logren, al diferir del triángulo de su pareja, debido al diferente concepto de amor, diferencias de género, falta de intereses y metas comunes y por las expectativas de un amor ideal. Hecho que puede hacerlas sentir fracasadas, frustradas y deprimidas.

Amor consumado vs amor romántico.-

La mujer en su relación conyugal tiene el concepto de amor correspondiente al amor consumado, siendo la geometría de un triángulo perfecto compuesto por los tres componentes del amor. Y el varón tiene un concepto de amor romántico, siendo la geometría del triángulo más grande en la intimidad-pasión y no así en el compromiso. Probablemente esta relación al inicio este equilibrada, ya que la pareja tiene metas similares. Pero luego podrá surgir un desequilibrio, debido a que uno de los cónyuges no tiene como prioridad llegar al compromiso, cuestión que puede traer diversos problemas y terminar en una ruptura.

Amar de otra manera.-

B. Pinto, en su libro “Porque no se amarte de otra manera”, menciona que en este concepto de amor el varón siente un fuerte deseo y ha creado cierta dependencia emocional con su pareja, sin embargo todavía no piensa en un compromiso. Y la mujer depende emocionalmente y siente una fuerte atracción física, siendo su propósito conservar y mantener su relación para poder llegar al compromiso. En esta relación el varón puede encontrarse en la etapa del enamoramiento la cual es una etapa “psicótica”, fugaz, irracional, donde el deseo embruja, la conciencia esta alterada y hay una especie de adicción por el cónyuge. Es por ello que desea experimentar sexualmente con su pareja y así desarrollar la intimidad, conociendo los pensamientos, sentimientos, motivaciones de su mujer, sin embargo todavía no piensa en el compromiso a largo plazo.

Amor y compañerismo vs amor vano.-

Pinto señala que la mujer en su relación tiene el concepto de amor y compañerismo, formando un triángulo de mayor tamaño en la intimidad-compromiso y no así en la pasión. Y el varón tiene un concepto de amor correspondiente al amor vano, siendo la geometría del triángulo muy grande en la pasión-compromiso y mínima o inexistente en la intimidad. Probablemente esta relación esté destinada al fracaso, habiendo varios conflictos, debido a que ambos cónyuges no se encuentran en la misma etapa de pareja, ni tienen metas e intereses similares. Construyendo así triángulos desequilibrados. En este concepto de amor el varón puede haberse involucrado pasionalmente con su pareja, deseando comprometerse aún sin conocerla bien. Y la mujer ha desarrollado una intimidad, queriendo lograr un compromiso, sin embargo, la pasión es mínima.

Deseo y pasión.-

El varón en esta relación puede estar en la etapa del enamoramiento donde lo principal es el deseo y la pasión, por ello quiere tener continuas experiencias sexuales, para así calmar su deseo apremiante, aún sin haber intimidad. A la vez de sentirse tan apasionado y enamorado de su pareja que quiere comprometerse sin importar nada, ya que esta obnubilado por la presencia de esta, aún sin haber llegado a conocerla bien. Y la mujer en su concepto de amor puede encontrarse en la etapa de enamoramiento, en la cual el deseo es primordial, sin embargo, primero desea conocer bien a su pareja, para así disfrutar su sexualidad y consolidar la relación. Sin embargo, puede creer que al involucrarse pasionalmente, este la vera como una chica “fácil” y/o a la vez se encuentra el temor de a que se aburra rápidamente y decida abandonarla.

Desencanto o rechazo.-

Barrios y Pinto citan que se trata de una situación en que el varón puede tomar de mala manera, creyendo que su mujer lo rechazo, que ya no lo desea, sintiéndose frustrado y deseando abandonar la relación. Lo cual a ella le causaría un daño terrible, ya que no será capaz de entender la decisión repentina de abandono, creyendo que él tan solo la quiso utilizar. También este concepto de la mujer puede darse en la etapa del desencanto, donde la pasión ya no es primordial, se empieza a conocer al cónyuge sin mascarás, se deja de idealizar una imagen inexistente. Es por eso que a pesar de haber visto varios defectos en él, quiere seguir apoyándolo y aceptando para mantener su relación, pero la pasión ha disminuido, ya no es tan intensa como al inicio.

Esto puede hacer que el varón no se sienta deseado como antes, sintiéndose rechazado, desvalorizado, poniendo en juego su masculinidad. Por lo que al no entender que es una etapa natural, pasajera en la relación de pareja y que ambos no se encuentran en la misma, por el hecho de tener distintas motivaciones, decida dar por concluida la relación o buscar pasión con otra mujer. Es así como al sentirse rechazado no tendrá intención de promover la intimidad a pesar de haber querido mantener el compromiso.

Frustración y rabia.-

Esto a su vez traerá en la mujer deseos de frustración y rabia, no entendiendo el abandono de su pareja, si este decía estar muy comprometido con la relación. Otra hipótesis de este concepto, es que la mujer este en la etapa de lucha de poder, donde cada quien quiere ser la prioridad del otro, es por ello que hay reclamos, engaños, trampas, manipulaciones, pruebas de amor. Por lo que una vez pasado el desencanto la mujer quiere mantener la relación y la intimidad con su pareja, es por ello que lo manipulara, exigiéndole sacrificios con el propósito de poner a prueba el amor de este. Y cuando esté segura de su amor la pasión podrá renacer. Situación que el varón poco entenderá creyendo que su mujer solo lo manipula, lo molesta, lo pone a prueba todo el tiempo o simplemente que ya no lo desea, por lo que puede sentirse utilizado, poco querido, creyendo que la falta de deseo es sinónimo de desamor, no entendiendo que son crisis y diferentes etapas por las que la relación atraviesa. Y a pesar de tener la decisión de mantener su compromiso inicial, puede abandonar la relación, dejar de promover la intimidad e involucrarse con otra persona, la cual lo haga sentirse deseado y querido.

Amor romántico vs Amor insensato.-

  Si en una relación conyugal la mujer tiene el concepto de amor romántico, la geometría del triángulo es de mayor tamaño en la intimidad-pasión y no en el compromiso. Y el varón tiene un concepto de amor insensato, siendo el triángulo muy grande en la pasión y muy pequeña o nula en la intimidad y compromiso. Probablemente esta relación no vaya a durar mucho tiempo, debido a que ninguno de los cónyuges tiene como prioridad mantener ese amor en un futuro. Además de tampoco tener conceptos de amor y triángulos similares.

Irracional y adictivo.-

En este tipo de relación y concepto de amor el varón puede estar atravesando la etapa del enamoramiento, la cual es una etapa irracional, adictiva y la pasión es primordial. Es por esto que tan solo puede sentir atracción física por su pareja, queriendo involucrarse sexualmente, para así satisfacerse. Sin embargo, no tiene intención de conocerla emocionalmente y mucho menos piensa en un compromiso. Y cuando sienta que la pasión ha desaparecido, se acabara el interés y deseara abandonar la relación. O puede que ni siquiera se encuentre en alguna etapa de la relación de pareja, deseando tan solo tener relaciones sexuales con esta mujer, para así poder satisfacer su deseo apremiante y una vez que sienta que ese deseo ya no es tan fuerte, la pasión irá desapareciendo poco a poco, por lo que puede querer abandonar la relación. Debido a que la pasión es efímera, fugaz y funciona mediante el refuerzo continuo.

Ausencia de metas conjuntas.-

Barrios y Pinto señalan que es entonces aquí donde puede haber una colisión por parte de ella, al darse cuenta de que no tiene los mismos intereses, ni motivaciones que su pareja, decidiendo abandonar la relación. Esto al varón no le afectara ya que no creo una dependencia emocional con esta, además de ya haber saciado su deseo apremiante, desapareciendo la pasión, por lo que al igual que la ella, estará dispuesto a abandonar la relación. De esta relación no se pueden elaborar muchas hipótesis ya que por la falta de metas conjuntas, habrá una posible ruptura y formaran triángulos desequilibrados. Se puede dar una escalada simétrica, en donde se establece un tipo de intercambio comunicacional en el que ambos se colocan en el mismo nivel. Por lo que el varón puede tener una comunicación de desconfirmación, en donde anula, e ignora los reclamos y necesidades de su pareja, ya que lo único que le interesa es saciar su deseo sexual y una vez que ello haya sucedido, estará dispuesto a abandonar la relación sin importarle lo que ella piense. La mujer puede tener una comunicación de rechazo, entrando en discrepancia con los pensamientos de este, ya que le duele ver cómo es ignorada. Por lo tanto se podrá ver que ninguno de los dos mostrara una postura sumisa.

Comentarios

Comentarios