Desempolvaron baquetas

FOTO: AGUSTÍN ZEPEDA F.
FOTO: AGUSTÍN ZEPEDA F.

En el marco del Festival de la Alegría

Celebraron en el Colegio Salesiano la “Escoleta del Recuerdo” por 19no año consecutivo

 

En el marco del 60 aniversario del Colegio Salesiano se celebró una edición más del Festival de la Alegría, la cual sirvió para realizar diferentes actividades deportivas con alumnos y exalumnos de la institución educativa.

Tal fue el caso de la “Escoleta del recuerdo”, la cual cumplió 19 años de llevarse a cabo ininterrumpidamente bajo las órdenes del profesor Juan Pacheco, quien fue el precursor de la formación de la Banda de Guerra en el Instituto Marciano Tinajero y Estrada de Querétaro.

“Con todo gusto y entusiasmo de encontrarme con muchachos que algún día formaron parte de la banda de guerra de este Colegio. Hace 19 años comenzó esta bonita actividad de la Escoleta del Recuerdo. Veo jóvenes realizados como abogados, médicos, funcionarios públicos, ingenieros, cada uno con éxitos en su vida profesional. Les agradezco que se hayan tomado su tiempo para estar con nosotros”, expresó el profesor Pacheco.

En esta ocasión se contó con la presencia de 18 exalumnos del profesor Pacheco, quienes durante su estancia en el Colegio Salesiano formaron parte de la Banda de Guerra.

Este evento se realizó en la cancha 1 del arco techo de la escuela, en el que asistieron las bandas de guerra de: la Escuela Primaria Luis M. Vega; la Escuela Secundaria Felipe Carrillo Puerto y Colegio Salesiano.

Todas tras agrupaciones entonaron sus trompetas y tambores en dos ocasiones cada uno, bajo la mirada de decenas de familiares, amigos y también de los exalumnos, quienes recordaron su época estudiantil.

Después se prosiguió el pase de lista, donde recordaron la memoria de aquellos estudiantes que formaron parte de la Banda de Guerra del Colegio Salesiano y ya fallecieron.

Mención especial por parte del prof. Pacheco para Luis Alberto “El Gordo” Arellano, quien durante sus tres años de secundaria, formó parte de la Banda de Guerra; también recordó a los hermanos Víctor y Francisco García Fernández, luego de que sus familiares le pidieron al maestro Pacheco recordarlos.

“Le tuvimos mucha estimación a Luis Alberto. Su última actividad fue una visita a la Basílica de Guadalupe, este joven tuvo éxitos como poeta, traductor, instructor, muy crítico en su manera de expresarse. También quiero nombrar dos personas pilares que tuvieron éxito: los hermanos García Fernández”.

 

Agustín Zepeda F.

 

Comentarios

Comentarios