CRITICA NUNCIO LA INSEGURIDAD

El Arzobispo de Durango, Faustino Armendáriz le presenta al nuncio apostólico, Franco Coppola, a su señora madre, doña Francisca Jiménez, durante las celebraciones por su llegada a la arquidiócesis metropolitana de Durango, el jueves pasado. FOTO: SERGIO A. VENEGAS RAMÍREZ

Sergio A. Venegas Ramírez

Franco Coopola, representante del Papa Francisco en México,  alzó la voz contra la inseguridad y la violencia que se viven en México.

Desde el Parque Bicentenario de Guanajuato, el Nuncio Apostólico señaló que el pueblo está enojado, lo que conlleva a la violencia. La gente en México y América Latina está harta, afirmó.

“Hay un sentimiento de enojo, de hartazgo, de no poder más, y muchas veces eso se expresa a través de la violencia. Cuando ya no se puede aguantar más se explota, pues falta ser escuchados”, dijo textualmente.

En presencia del arzobispo de León Alfonso Cortés Contreras, y de monseñor Víctor Alejandro Aguilar Ledezma, encargado de la Dimensión Episcopal de Laicos de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Coppola concluyó que la gente en nuestro país se siente abandonada. Todo esto, desde uno de los estados que más ha sufrido la virulencia de los cárteles que lucha por la plaza.

Continúe leyendo columna Plaza de Armas

Comentarios

Comentarios