CONVOCA NAVA A OPOSICIÓN

Querétaro mejor: El ganador de la contienda por la alcaldía de Querétaro, Luis Bernardo Nava, del PAN-PRD y MC, festejó con su esposa Araí Domínguez, su hijos, su padre, don Arturo Nava Bolaños, la senadora electa Lupita Murguía y seguidores. FOTO: ESPECIAL
Querétaro mejor: El ganador de la contienda por la alcaldía de Querétaro, Luis Bernardo Nava, del PAN-PRD y MC, festejó con su esposa Araí Domínguez, su hijos, su padre, don Arturo Nava Bolaños, la senadora electa Lupita Murguía y seguidores. FOTO: ESPECIAL

Desde el Centro Histórico y de frente al anterior Palacio Municipal, Luis Bernardo Nava –alcalde electo para la capital- convocó a todas las fuerzas políticas a sumarse al proyecto por un Querétaro mejor todavía, comprometiéndose a incorporar sus propuestas.

Rodeado de su familia, equipo, seguidores y candidatos triunfantes del PAN, locales y federales, entre ellos la futura senadora Lupita Murguía, arengó desde un templete colocado en el norte del Jardín Guerrero, con un gran letrero: “Juntos ganamos”.

Nava, el último en recibir su constancia de mayoría por parte del Instituto Electoral del Estado de Querétaro, venía de una larga espera que concluyó en las primeras horas del sábado, tras la apertura del total de los paquetes electorales del Municipio.

-“Querétaro ya decidió, que no quede la menor duda” sentenció entre el jubilo de los panistas que lucían camisetas con su imagen victoriosa.

Ahí estaban el primer senador del PAN en Querétaro, Arturo Nava Bolaños, su padre, la primera alcaldesa capitalina Carmelita Zúñiga con Gonzalo Guerrero Renaud y los diputados electos Felifer Macías,  Beatriz Marmolejo, Agustín Dorantes y Elsa Méndez, entre otros.

No cabía uno más en la plataforma azul, aunque algunos panistas de viejo cuño, como el ex dirigente Rafael Puga, prefirió ver y oír todo a prudente distancia, entre los taxistas, colonos, comerciantes, tianguistas y franeleros que llenaron y retomaron la plaza que Morena ha hecho suya desde el año pasado y en donde Andrés Manuel López Obrador cerró campaña el 24 de junio anterior.

Estaban todos contentos, tanto que el maestro de ceremonias, inspirado, creyó ver un mensaje en el fenómeno natural de ese momento, una especie de arcoíris alrededor del sol, y un cielo azul, dijo, con el que se ha pintado Querétaro. ¡Sí se pudo! ¡Nava presidente! Celebraban los aliados.

Antes de Luis Bernardo hablaron la senadora electa Lupita Murguía y algunos de los próximos legisladores locales, como Felifer Macías, Betty Marmolejo, Agustín Dorantes y Elsa Méndez, esposa del famoso ex dirigente del transporte metropolitano, Juan Barrios, que por ahí andaba.

Felifer, que va a San Lázaro, vaticinó que esta va a ser la mejor generación de políticos que haya dado Querétaro y Elsa –la que cree que la homofobia es el miedo a las alturas- expresó que nava ganó y ganó a la buena.

A su tiempo el próximo presidente municipal de Querétaro declaró a esta como la fiesta de la democracia y agradeció el apoyo de sus padres, esposa e hijos, seguidores y panistas en general.

También celebró el fenómeno solar, como buen augurio y recordó que se propone hacer de Querétaro la mejor ciudad para vivir.

Señaló que la suya será una administración que le apueste a la familia y –sin alusiones personales- dijo que él no despegará los pies de la tierra ni le ganará la soberbia. Que va a gobernar en equipo y que, luego de ganar, no perderá ni un minuto.

Por eso, mientras el candidato de Morena Adolfo Ríos anuncia que se irá a tiempos extras para impugnar el resultado oficial, Nava Guerrero invita a todas las fuerzas políticas a sumarse a su proyecto, ofreciendo incorporar las mejores propuestas de los contrincantes.   

En ese contexto manifestó que se entregará al 100 por ciento e invocó sin mencionarlo al gobierno de Pancho Domínguez, al señalar que –“ahora sí lo podemos decir”- gobernará hombro con hombro.

Luego descendió del tapanco para abrazar y besar al panismo ahí representado. Los miembros del equipo de prensa encabezado por Dante Aguilar, como Raúl Romero y “El Camarón” Pfeiffer, apoyaban la cobertura de los reporteros que, felices todos, celebraban el triunfo de Luis Bernardo, el futuro alcalde que quiere “un Querétaro todavía mejor”.

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN

Comentarios

Comentarios