Confirma Andrés Manuel poder de coordinadores

FOTO: ARCHIVO
FOTO: ARCHIVO

Andrés Manuel López Obrador giró instrucciones a 32 delegados estatales y 264 delegados regionales para que en los Estados los recursos federales lleguen directo a las familias y sin intermediarios.

El propósito, según dijeron algunos nuevos delegados, es que los recursos públicos no vayan “a la bolsa de los Gobernadores”, no los toquen ni ellos ni un diputado o un Alcalde y tampoco cobren moche por su asignación.

En un encuentro realizado el sábado pasado, AMLO pidió también a los delegados que se coordinen con el Ejército y fuerzas federales para las tareas de seguridad, revisen padrones de beneficiarios y consulten directamente con comunidades las obras de Gobierno.

Estos delegados sustituirán a las delegaciones federales que por cada Secretaría de Estado existen en la actual Administración federal. Los enviados presidenciales han sido denominados como Delegados de Programas Integrales de Desarrollo. Habrá un delegado general por Estado y en promedio 8 regionales por entidad, para sumar 296 en todo el País.

Tendrán comunicación directa con el nuevo Presidente y realizarán acuerdos con los Secretarios de Estado.

“Lo que pidió el Presidente es que hiciéramos reuniones con la gente, para que los recursos se puedan ejercer en un esquema de presupuesto participativo en donde ningún diputado, presidente municipal o Gobernador podrán intervenir para tratar de imponer al constructor, definir la obra o cobrar un moche”, relató uno de los delegados que participó en la reunión con AMLO.

La propia Olga Sánchez Cordero, designada para encabezar la Secretaría de Gobernación, informó que esos delegados manejarán los recursos que a través de Sedesol y diversos programas “siempre ha manejado el Gobierno federal” .

La diferencia, dijo, es que ahora “bajarán los recursos a través de un solo delegado”.  Aunque Sánchez Cordero dijo que no interferirán con la actividad de Gobernadores, la instrucción a los delegados es evitar que esos recursos sean tocados por los ejecutivos estatales.

“Todos los recursos de obras federales no se van a entregar a los estados, porque acostumbran a quedarse con el 10 o con el 20 por ciento del recurso, con el moche y hasta ponen el constructor”, informó otro delegado.

“Esto es integral, no somos plenipotenciarios, pero el recurso va a bajar directamente a la gente”, detalló otro morenista.

Cada uno de los 32 coordinadores tendrá a su vez sus coordinadores regionales (264 en todo el País, en promedio 8 por estado).

Los futuros operadores del Gobierno federal, por el momento, serán coordinados por Gabriel García Hernández, ex secretario de Organización de Morena y próximo subsecretario de Sedesol.

Se prevé que en un plazo máximo de tres semanas sean citados nuevamente para cursos de capacitación en los que se explicará a detalle el catálogo de responsabilidades que deberán cumplir.

El equipo de la próxima Administración ya revisa las instalaciones que podrían ocupar las nuevas coordinaciones a fin de cancelar el arriendo de decenas de delegaciones federales que hay en cada entidad.Dirige ‘alfil’ de AMLO estructura

El coordinador de la superestructura de poder que integrarán los delegados estatales del próximo Gobierno será Gabriel García Hernández, secretario de Organización de Morena.

Político experto en estructura electoral, ha participado en las tres campañas de López Obrador y es de toda la confianza del tabasqueño, pues ha formado parte de asociaciones civiles encargadas de promover su proyecto político.

García Hernández es senador electo por Morena, tras ocupar el lugar 14 de la lista nacional de candidatos plurinominales, y fue artífice de las principales decisiones de la campaña.

Junto con Yeidckol Polevnsky y Mauricio Hernández conformó la Comisión Nacional de Elecciones, órgano desde el cual se definieron candidaturas y convenios con las fuerzas aliadas de Morena: Partido Encuentro Social (PES) y Partido del Trabajo (PT).

Mantiene vínculos políticos con el Presidente electo desde la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal (2000-2005), cuando se desempeñó como director de Recursos Materiales de la Dirección General de Administración de la Oficialía Mayor, a cargo de Octavio Romero Oropeza, propuesto ahora como director de Pemex.

Ocupó puestos como secretario de las asociaciones civiles Honestidad Valiente (2006) y Austeridad Republicana (2007), que auspiciaban el proyecto político de López Obrador. En 2012, su nombre trascendió en litigios presentados por el PRI ante la autoridad electoral acusando desvíos de fondos de la administración capitalina, entonces a cargo de Marcelo Ebrard, a la campaña de López Obrador, a través de esas organizaciones civiles.

POR: REFORMA

Comentarios

Comentarios