CHACAL DE LOMAS DE CASABLANCA

En el Penal de San José el Alto, Rogelio Álvarez Escobar logró hacerse de una pistola calibre 25 para dar muerte a otro reo durante una riña. FOTO: PLAZA DE ARMAS
En el Penal de San José el Alto, Rogelio Álvarez Escobar logró hacerse de una pistola calibre 25 para dar muerte a otro reo durante una riña. FOTO: PLAZA DE ARMAS

Arturo Guzmán Estrella conversó y conoció de cerca a Rogelio Álvarez Escobar llamado “El Chacal de Lomas”; considerado en la historia de la criminalidad como el multihomicida de Querétaro que mató 7 personas, “yo estuve a punto de ser asesinado por este criminal, gracias a Dios sigo vivo para seguir contando esta cruel historia a mi familia, no se me olvida la manera en que este asesino me privó de la libertad, me encajueló, sin saber yo que ya había matado a su familia en Querétaro”, dice el entrevistado .

A 18 años de distancia, el taxista sanjuanense que estuvo a punto de ser cruelmente asesinado por el también conocido como “Bobby siete muertes”, rompe el silencio y decide hablar para VOZIMPARCIAL.COM de la manera en que convivió de cerca con este criminal,- aunque por algunos minutos-, los cuales fueron los más aterradores y terroríficos de toda su vida. La Historia Una tarde del mes de junio del 2000, el ex policía Rogelio Álvarez en un ataque de celos mató a balazos a 5 miembros de su familia entre ellos a su hermano Raúl quien le confesó que sostenía relaciones sexuales con su esposa, luego se dirigió a asesinar a algunos de su familia quienes sabían de esta indfidelidad; a su esposa, a su suegra, a su suegro y a su cuñado, después mató a un abogado a quien despojó de su vehículo para huir del lugar de la masacre, finalmente en el interior del penal ejecutó a un compañero reo. Fueron siete las muertes por las que “El Chacal de Lomas” cumple una condena acumulatoria de 378 años y dos meses de prisión, considerada la pena más grande en la historia de las  penalidades del Tribunal Superior de Justicia. Un taxista,  el sobreviviente de la masacre En su huida por haber matado a cinco de sus familiares, Rogelio Álvarez despojó de su auto a un abogado quien se resistió y lo mató, emprendió la fuga hacia la autopista México Querétaro, pero en el trayecto se le descompuso el auto y pidió raid hasta San Juan del Río. “Eran como las dos de la mañana, estaba yo haciendo sitio en el puente de la autopista, ahí en lo que conocemos base “La virgencita”, se me acerca un joven quien me pide un viaje a la ciudad de Querétaro, tratamos el viaje en 350 pesos, se sube, pero a casi cien metros de recorrido le dije que primero tenían que pagarme, es cuando me saca la pistola y me dice que no la hiciera de pedo que era un asalto”. Para ese momento El Chacal de Lomas ya había asesinado a “sangre fría” a seis personas, por eso es que el taxista Arturo Guzmán recuerda al multihomicida como un hombre joven, delgado, sereno, callado, pero decidido a todo, “se pasa al asiento de atrás de mi taxi y me pone la pistola en la cien, me obliga a seguir conduciendo hasta el puente de La Estancia”. “En el trayecto cuando me trae amagado, le suplico que me deje vivir porque yo tengo familia, entonces me contestó y me dijo; “no te preocupes tu vida no me interesa, me interesa la vida de otros cabrones”. En la zona de El Parián , ahí se bajó el asesino  y encajueló al taxista, intenta poner en marcha el auto, pero no puede, entonces con palabras altisonantes se dirige al chofer azotando la cajuela: “dime cómo se enciende el auto, en esos momentos pensé que me iba a quemar,  pues quiso abrir el tanque de la gasolina, fueron los momentos más angustiantes que jamás olvidaré”, recuerda el entrevistado. El multi asesino conduce el taxi hacia la autopista, pero antes de tomar la carretera, el chofer que venía encajuelado, aprovecha que la unidad se para en un tope y sale huyendo y todo golpeado descansa sobre unas milpas. Luego El Chacal de Lomas fue detenido en el taxi cuando huía rumbo a la ciudad de San Luis Potosí, de ahí que el taxista sanjuanense fue llamado a declarar en torno a la manera en que fue despojado de su unidad. Es así como Arturo Guzmán con más de 18 años de taxista rememora uno de los sucesos de la nota roja y uno de los episodios más crueles, impactantes y espeluznantes que se hayan registrado en la historia de la criminalidad en Querétaro

En su declaración ministerial el criminal aseguró tener 29 años de edad con domicilio en la calle 11 No. 614 colonia Lomas de Casa Blanca lugar donde perpetró los más relevantes homicidios registrados en muchos años. Aceptó que utilizó una pistola calibre 38 especial para asesinar a sus víctimas, de las cuales a sus suegros también mató en la calle 5 No. 606 de la misma referida colonia. El inculpado confesó sin ningún remordimiento no estar arrepentido de sus asesinatos, de ahí que asegurara que su intención inicial era de la acabar con toda la familia de su esposa a cambio de la de su hermano que asesinó cuando éste le reveló que sostuvo relaciones íntimas con ella. En otras revelaciones Rogelio Alvarez Escobar dijo que procreó dos hijos de 2 y 4 años con su esposa Inés, que fue 4 años militar y en otra ocasión durante 3 años policía uniformado. Hubo alguien que quiso vincularlo con grupos guerrilleros de Chiapas, pero no se comprobó nada de esto. El juez 2º de lo penal Enrique Ramírez procedió a iniciarle proceso al multi homicida a quien se le ncaron responsabilidades por los delitos de homicidio calicado, robo calicado y equiparado, así como por portacion de armas prohibidas, todo ello bajo la causa 163/2000. El criminal fue sentenciado a una pena acumulatoria superior a los 378 años y dos meses de prisión.

Frustrado porque pasaría  el resto de su vida en la cárcel, “El Chacal” se prestó  para hacerle el favor a algún poderoso que tenía planes de matar al ex policía convicto Efraín Cruz Barrera, así fue que con la ayuda de una pistola que nadie supo cómo ingresó al penal, asesinó a aquel compañero de prisión. Al medio día del 21 de octubre del 2004 Rogelio Alvarez protagonizó o aparentó crear “una riña” dentro del penal para buscar un pretexto y asesinar a otro reo de nombre Efraín, con lo que su número de homicidios cometidos subió a siete. En conferencia de prensa el entonces  procurador Juan Martín Granados Torres informó de los hechos ocurridos en el interior del penal, pero ni él, ni el director Sergio Amaya Castañeda supieron explicar la forma como ingresó una arma de fuego al área de “máxima seguridad” del CERESO.  El funcionario detalló que Rogelio había utilizado un arma calibre 25 para privar de la vida a su compañero de prisión, además de haber herido con una arma punzo cortante a otro recluso de nombre Jaime Martínez Zamora alias “El Razo”. Como se recordara Efraín Cruz Barrera le dio muerte en febrero de 1991 al comerciante sanjuanense Aurelio Pérez Rodríguez ilícito por el que purgaba una sentencia condenatoria de 24 años (ver pag ) Por su parte Jaime Martínez que resultara lesionado y que había sido jefe en la policía de Rogelio, purga una condena por el delito de secuestro y robo.

POR: VALENTÍN RUIZ

Comentarios

Comentarios