El celular, un auto y las imágenes de cámaras llevaron a detenciones

FOTO: EXPRESO QUERÉTARO
FOTO: EXPRESO QUERÉTARO

Como todos los días, la mañana del viernes pasado, el abogado Alejandro Ledesma Guerra llegó a su despacho a bordo de su camioneta Ford blanca doble cabina.

Eran cerca de las 10:00 de la mañana cuando descendió del vehículo, iba a cruzar el dintel de la puerta negra que resguarda su oficina en la Privada de Orange, sobre Avenida del 57, cuando dos hombres se le acercaron y, por la espalda, le dispararon en varias ocasiones, acertaron tres.

Ledesma Guerra, adscrito de la Notaría 6, se derrumbó mientras los sicarios se daban a la fuga.

Hijo de Alfonso Ledesma, reconocido juez de Primera Instancia ya fallecido, el abogado asesinado forma parte de la reconocida familia Guerra Malo y primo del diputado federal, Braulio Guerra Urbiola.

A tres metros del cuerpo quedó tirado un teléfono celular blanco que podría habérsele caído a alguno de los asesinos o al propio Alejandro.

No hubo detenidos en ese momento, en tanto la sociedad se mantenía en vilo, pues no se acostumbra a los cada vez más frecuentes asesinatos y ejecuciones.

Sospechosos y testigos

Ese mismo día, en redes sociales, el periodista queretano Miguel Ángel Álvarez reveló imágenes de los dos presuntos asesinos del abogado y notario queretano.

En ellas, se ve a dos sujetos con tapaboca, uno de gorra y el otro con capucha, cuando se retiran de la Privada Orange, donde tenía su despacho privado el litigante, sitio en el que quedó su cuerpo con tres impactos de arma de fuego en la espalda.

Un testigo dijo a PLAZA DE ARMAS que cerca de las 9:20 a.m., vio a un sujeto muy nervioso, con gorra y bigote, en la esquina de la privada. La descripción concuerda con la del hombre de gorra.

Otra vecina de la cuadra, afirmó a El Periódico de Querétaro que la noche del martes, en otra privada, a media cuadra del lugar del crimen, un sujeto “bastante sospechoso” le preguntó por la casa de “Ledesma”: Le dije que vivía más adelante.

Esta persona de bigote y playera negra sin mangas se retiró en una motoneta sin dar siquiera las gracias, afirmó.

En las siguientes horas, la sociedad queretana se volcó en redes sociales para exigir el esclarecimiento de este asesinato.

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios