Capital aprobó torre

FOTO: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN
FOTO: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN

También el Ayuntamiento de Querétaro, presidido por Marcos Aguilar, ha apoyado los planes de inversión y expansión de las empresas vinculadas a Manuel Barreiro, como Aspen Desarrolladora, filial de Advance Real State, intervenida por el SAT y a la que el año pasado le autorizó la construcción del complejo residencial AMIRA, proyectado a 20 pisos, 14 más de los permitidos por el Plan de Desarrollo.

De la aprobación de la torre de 321 departamentos en la Avenida de la Salvación 785, dio cuenta PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, el 6 de noviembre de 2017, con base en la denuncia de vecinos del fraccionamiento Kapital Diamante, en la zona alta de Bolaños.

La edificación, se indicó, afectaría a un centenar de familias al tapar por completo a los edificios Mira, Ankara, de  la Universidad de Durango y otros unifamiliares. Además, se informó, la constructora Aspen Desarrolladora  estaba negociando, en términos absolutamente irregulares, la donación del área verde con líneas de alta tensión a cargo de la CFE, completamente inutilizable para los fines municipales, no solamente por las restricciones federales de 50 metros de ancho sino por el campo magnético nocivo para la salud.

Los principales cuestionamientos al Proyecto AMIRA fueron que la zona es parámetro H5, de 500 habitantes por hectárea y no los 700 pretendidos;  altura máxima de 21 metros, no de 60; con  seis pisos y no 20. Igualmente, se considera el desplazamiento de 600 vehículos o más por un callejon de 200 metros de largo y 7 a 9 metros de ancho, inadecuado para el desalojo en caso de contingencia, según las restricciones de Proteccion Civil. Los afectados con el nuevo desarrollo son las 60 familias del Edificio Mira (no confundir con AMIRA), 40 de Ankara, 800 alumnos de la Universidad Durante y otras propiedades en la Avenida de la Salvación. Vecinos de Edificio Mira declararon a PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, que cuestionan el proyecto por “posible corrupcion de autoridades en complicidad con  la empresa Aspen Desarrolladora” y entregaron copias de los documentos que motivaron su inquietud.

Entre los papeles en poder de este medio se incluye el proyecto de acuerdo propuesto por la Comisión de Desarrollo Urbano y Ecología  que autorizaría el incremento de densidad de población para el predio de Primera Privada de la Salvación 785, con superficie de más de 25 mil metros cuadrados, identificado con la clave catastral 140100121133002, de la Delegación Municipal Villa Cayetano Rubio. 

Está fechado el 23 de agosto de 2016 para la aprobación y firma del presidente municipal Marcos Aguilar, junto con los regidores Claudio Sinecio Flores, Claudia Berenice Campos Pérez, Juan Pablo Cárdenas Palacios y Enrique González González.

En el caso del área de donación, insistieron que las restricciones federales son 50 metros a lo largo de la linea de alta tensión y lo que ellos pretenden donar al municipio en una área completamente inutilizable. Existen estudios que indican que el campo magnético de esas líneas pueden provocar cáncer a construcciones tan cercanas como las pretendidas por el proyecto AMIRA.

Revelaron que “todos los vecinos involucrados hemos ingresado a Secretaria de Desarrollo Urbano, Presidencia Municipal y SEDESU estatal varios escritos mostrado nuestra oposición durante más de un año, sin recibir nunca una respuesta de los mismos, por lo que estamos suponiendo que se esta gestando un acto de corrupción al cual nos opondremos por todos los medios posibles”.

Su petición básica es que si se autoriza la edificación sea dentro de los parámetros que claramente marca la zona H5. Principalmente altura máxima de 21 metros y 6 niveles. Aseguraron que si avanzara el proyecto AMIRA  “afectaría gravemente el valor de nuestro patrimonio y de todos los vecinos de la zona”.

A partir de la denuncia, El Periódico de Querétaro acudió a la parte alta de Bolaños, confirmando que el terreno en cuestión se encuentra entre el Colegio Álamos y los edificios Mira, Ankara y Universidad de Durango, que las líneas de alta tensión ocupan el área de la pretendida donación y que una brigada de trabajadores, al parecer contratados por Aspen Desarrolladora, comenzó a tirar árboles y todo tipo de plantas, incluidos nopales y garambullos, sin que se sepa si cuentan con los permisos de Ecología del Municipio, del Estado, Profepa y Semarnat.

De acuerdo con los vecinos, los empresarios de Barreiro pretendieron iniciar la obra a fin de año, pero los paró la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente por daño a las especies de la zona.

POR: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios