Bárbara Jacob

COLUMNA INVITADA

Los muros, falsa seguridad

El temor a la calle, al prójimo, al espacio público libre, al teatro callejero montado en los aparadores del comerciante, el temor a la sonrisa, al canto del ave, al ruido, a la convivencia, el temor a más de un uso de suelo nos estamos acostumbrando a vivir en: ciudades aisladas, segmentadas, bardeadas, sedentarias, para obesos sin economía, depresivas, egoístas y ahora aceptamos “ la iniciativa para modificar los artículos 178 y 180 del Código Urbano del Estado de Querétaro que permita a los fraccionamientos construir casetas de vigilancia para contar con un control de acceso dice para incrementar la seguridad en los fraccionamientos”. una iniciativa inconstitucionalidad esta decisión promovida, principalmente por los baby boomers esta generación comprende a los que tienen entre 50 y 60 años no entienden que sucede en sus colonias esas que antes eran seguras, sus hijos ya se fueron a formar sus propias familias su nido de quedó solo sus fraccionamientos, empiezan a deteriorarse algo similar empieza a suceder con la generación X la generación que comprende a los que tiene entre 30 y 40 años sus hijos empiezan a salir son los Millenials esos que tiene entre 20 y 30 años necesitamos refrescar estas colonias centrales con edificios con otros usos de suelo para disminuir los tiempos de traslado, el uso del auto para aumentar los traslados a pie, bici y bus para disminuir la contaminación para tener movimiento vida y sonrisas en las calles, densificar estas colonias ayuda a no seguir urbanizando en la periferia a ir frenando la destrucción de nuestras áreas naturales, cerrar estos fraccionamientos no es una decisión menor es comprar ideas falsas de seguridad de confort cuando son exactamente lo contrario.

Nuestra tendencia actual es inhibir el uso del auto una ciudad de fracciones es lo contrario incrementa su uso, incrementa la contaminación, el sedentarismo, no es posible formar economía por qué solo está autorizado un solo uso de suelo en más de 5,000 ha, una ciudad de fracciones no es una ciudad segura.

Comentarios

Comentarios