Bajas expectativas para el crecimiento económico mexicano

El Banco de México no tiene buenas expectativas para el crecimiento económico de México durante el año que viene: el año 2019 no parece que vaya a ser muy próspero, pues bajará alrededor de un 1%. El crecimiento de los últimos tres meses de este año también ha bajado: México no cerrará el 2018 con un crecimiento superior al 2,4%. Todo este contexto financiero afectará la macroeconomía de México.

Sin embargo, las autoridades del banco sí tienen mejores previsiones para la economía local a partir del 2020: el crecimiento económico podría alcanzar un PIB hasta un 3% más alto que el actual. Sin embargo, podrían surgir alteraciones que hagan que el 2020 no sea como se espera: “Los responsables del crecimiento económico harán todo lo que esté en sus manos porque se cumplan las previsiones de crecimiento y podamos mantener un marco macroeconómico sólido y unas finanzas públicas que sean sostenibles. Hay mucha incertidumbre detrás de estas previsiones, ya que México seguirá enfrentándose a cambios que podrán alterar las previsiones”.

La relación entre Estados Unidos y México es, de hecho, una de las causas que podría alterar estas previsiones: la frontera entre ambos países es uno de los asuntos que más problemas y discusiones está generando entre ambos gobiernos. De momento, Trump sigue afirmando que cerrará la frontera. Pero esta no es la única causa que podría afectar el futuro del crecimiento de la economía mexicana: el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, conocido TCLAN, también podría cambiar el rumbo de la economía del país sudamericano. “Las decisiones del TCLAN han finalizado pero ahora los países integrantes de este tratado tienen que ratificarlo”. A nivel local, la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y el descontento social que ha provocado, también podría repercutir en el crecimiento de México a largo plazo.

Estos conflictos comerciales y políticos han llevado a la devaluación de la divisa local, el peso. Por este motivo, muchos inversores de CFDs han aprovechado para comprar pesos a través de brókeres de CFDs, o contratos por diferencia, con el objetivo de vender la divisa una vez su valor haya aumentado. La inversión en divisas a través de CFDs es una forma de obtener rentabilidad por los cambios en el valor de los instrumentos financieros, en este caso de las divisas. En este caso, el bróker invierte con CFDs en el peso, ya que su valor ha descendido por todas estas circunstancias.

El Banco de México ha confirmado que de no producirse ningún cambio las primas de riesgo se elevarán y este contexto acabará afectando a las expectativas de inflación: y de ahí la necesidad de mayores tasas de interés durante este ciclo económico. La Junta de Gobierno del Banco de México aumentó hace 15 días un cuarto de punto la Tasa de Interés Interbancaria: que se ha situado en un 8%. Habrá que esperar los cambios que llegan del nuevo TCLAN para ver cómo repercuten en la economía de México: de momento, los traders seguirán invirtiendo en CFDs.

Comentarios

Comentarios