Antonio Ocaranza Fernández

 

AMLO amplia su ventaja con mañaneras en los estados

Con las conferencias mañaneras el Presidente López Obrador ya ha ganado el dominio de la agenda mediática y reducido la capacidad de respuesta de los afectados por sus declaraciones. No obstante, AMLO ha añadido a su exitosa estrategia un nuevo elemento: conferencias desde los estados del país.

La nueva fase de comunicación la inauguró con la conferencia mañanera en Monterrey en la que estuvo acompañado por el Gobernador Jaime Rodríguez. El Presidente respondió a preguntas sobre temas tan variados como el abasto de agua y el problema de movilidad por la cancelación de rutas de transporte público en la zona metropolitana de Monterrey y las razones por las que podrían ser procesados los expresidentes de México. 

 Realizar conferencias de prensa en las entidades del país ofrece al Presidente varios beneficios:

1.- Extiende su liderazgo más allá de la CDMX: AMLO puede demostrar un interés y manejo de temas grandes y pequeños, desde los grandes retos de la lucha contra el huachicol y la corrupción a nivel nacional hasta los problemas de transporte urbano o agua que se viven en los estados y municipios. También le permite llevar su mensaje de lucha contra corrupción o la mafia en el poder a nuevos campos de batalla donde sus argumentos tienen una resistencia es aún más débil que en la capital del país. Con ello refrenda la impresión de que es un líder cercano a las preocupaciones del ciudadano común e incrementa su base de apoyo. 

2.- Refresca la agenda informativa: dos desventajas de las conferencias de la Ciudad de México son que tienden a enfocarse en temas de política nacional y que la cobertura puede centrarse durante días en temas de controversia que con frecuencia tienen poco eco en otros lugares. Esa dinámica puede aburrir a medios y audiencia y desgastar al Presidente. En cambio, al asignar preguntas a la prensa de un estado el Presidente rompe la fuerza gravitacional de temas de política nacional y aborda otros de enfoque regional o de sectores específicos de las entidades que visita. Con ello el gobierno oxigena su agenda de comunicación.

3.- Mantiene a gobernadores a raya: para los gobernadores las conferencias de AMLO representan un arma de dos filos. Por un lado, son la oportunidad para demostrar cooperación con la Federación y obtener el respaldo del Presidente para proyectos locales. Por el otro, son un riesgo porque exponen a nivel nacional los problemas o controversias cuya difusión los gobernadores buscan contener en sus entidades. Las conferencias las controla AMLO y puede usarlas para ayudar a un gobernador amigo y dañar al gobernador distante.

4.- Incrementa los costos a sus opositores: cuando lleva su mensaje las entidades, el Presidente está dos pasos adelante de los intereses que desea afectar. AMLO puede escoger el mejor lugar para realizar una declaración y extender el daño hacia regiones donde el afectado tenga menos margen de maniobra. No será sorprendente que en una mañanera fuera de la Ciudad de México un reportero haga preguntas a AMLO sobre una problemática local que involucre a una empresa cuyas oficinas estén en la Ciudad de México y ésta se vea apremiada a actuar en dos frentes, en el estado y la capital federal.

Como en el caso de las mañaneras en las entidades, AMLO continuará innovando para mantener un diálogo fresco con los ciudadanos para aumentar popularidad y avanzar rápidamente en la ejecución de su plan de gobierno. Es posible que la exposición del Presidente a los medios de comunicación cada mañana genere un desgaste en el mediano plazo pero no existe ninguna razón por la que deba cambiar de estrategia. Aún si su popularidad cayera 10 o 20 por ciento, AMLO seguiría manteniendo un margen de maniobra muy amplio. Además el país está tan desencantado y enojado por la corrupción que el Presidente puede alimentar a la opinión pública con un escándalo semanal distinto para mantener la vigencia de su mensaje. 

Comentarios

Comentarios