Andrés Garrido del Toral

DIVO

QUERETALIA

EL QUERÉTARO DOMINICAL

Desde mi ya lejana niñez he repudiado al domingo, porque en lugar de alegrarme me llena de depresión y tontería y media. Por si fuera poco, los contadores y los religiosos no se ponen de acuerdo y para algunos es el día último de la semana y para otros es el inicio de la misma.

No conforme con caerme gordo el susodicho domingo, representado por el dios Sol, griego, hindú, egipcio, romano, azteca, maya o chichimeca, hay algunos elementos adicionales que quiero compartir con mis amables lectores que terminan por convertir el domingo en un día de perros, como la película de mi admirado Al Pacino. Ahí les van mis indicadores y ustedes ya me dirán si los comparten o no con este armero placero.

1.- Que gane el chinche América y que pierdan mis Chivas o la Selección Alemana de Futbol.

2.- Que ganen los hermafroditos del Real Madrid y pierdan mi Bayern Munich, mi Barza y los Gallos Blancos.

3.- Que amaneces crudo y tu vieja no te deje curártela y aparte tengas que oír las repeticiones de programas con la vocecita chillona de Chabelo o de películas mamilas de Cantinflas, Tintán, Clavillazo, Capulina, la India María o programas indejos como Una Familia de Diez.

4.- Que te obliguen a ir al mandado familiar y soportes los amontonamientos, sol, calores, precios inflados, humores a cola y patas en los mercados públicos o supermercados elegantes y no conforme con eso veas un cristalazo en tu querido auto o un caón diciéndote que le des propina porque dizque te cuidó tu auto y el muy hideputana ni siquiera estaba cuando llegaste.

5.- Que te escapes de tu casa para buscar a tu palomilla y en lugar de encontrarte con tus amigos del alma encuentres a borrachos tristes y escatológicos en lugares de mala muerte.

6.- Que no salga Plaza de Armas y que si sale, se agote en los puestos de periódicos o tu columna no salga en la página de internet y tus amigos y fans que viven en otros lugares del planeta te reclamen.

7.- Que Julio Figueroa y Edmundo González Llaca te priven de sus correos pránganas y jicotescos, recibiendo en lugar de sus inteligentes textos bobadas de emails, what sapp y facebooks de compañeritas y compañeritos bobos, gente nada original.

8.- Andas con ganas de un consomé de camarón o un caldito de pescado del Tampico y te lleva tu familia a comer cosas secas como pizzas, pastas, ensaladas dietéticas o comida dañina y nada apetitosa como una “discada” que nomás seca a la carne y no tiene el aroma del encino o carbón.

9.- Quieres acercarte a Dios oyendo a Bach y en toda la calle, farmacias de Simil, jugueterías, tiendas departamentales, comederos y plazas públicas solamente oyes la horrorosa música grupera o de bandas. Intentas oír misa en un templo de hechura virreinal en el Centro Histórico y acabas en un templo de talla reciente en alguna colonia rica o en un suburbio pobre, con un sacerdote aburrido y retrógrado.

10.- Andas aburrido y tratas de localizar una movida y esa mobile no te contesta el móvil o, en caso de que sí lo haga, dice que no puede verte porque tiene enfermo a su chiquito.

11.- Esperas ansioso una llamada de un afecto importante o de tu jefe para promoverte y en lugar de ello recibes puras llamadas indejas de bancos, promociones, aseguradoras, telefónicas, agencias de viajes o de un compadre sin fortuna al que acaban de despedir y te pide chamba o un préstamo.

12.- Quieres largarte a donde más te gusta o quedarte haciendo lo que más quieres y te fastidian con comidas en casa de los suegros, del tío incómodo o tía chismosa, de un bautizo o confirmación, de un cumpleaños que no te hace gracia o una fiesta infantil con ensalada de pellejos de pollo de un sobrino latoso. O un caón jodido que te invita a una supuesta mariscada y te da charales, atún Herdez y sardinas Calmex.

13.- Quieres caminar por un lugar arbolado, lleno de naturaleza, fresco, en un día nublado, y en lugar de ello transitas por la horrorosa calle Xicoténcatl, avenida de La Luz o prolongación Pino Suárez con un calor y sol de la ingada.

14.- Estás en una sala de espera, eres el último en el turno, y en lugar de leer a Carlos Fuentes o Gabriel García Márquez solamente encuentras El Financiero o TvNotas.

15.- Se te ocurre volar por AeroMéxico o por el nefasto Volaris y tu vuelo se cancela o se demora importándoles madre a las dos ineficientes compañías y a su déspota personal el que te arruinen la vida o tu día.

16.- Casarte con una ranchera en una comunidad desolada, soportando las amenazas de los cuñados incómodos y ebrios o el discurso temulento del suegro pasado de copas o los consejos del sacerdote de la ranchería que aparte te pide una cuota extra por trabajar en domingo, al son de música de banda, cerveza, aguardientes de bajísima calidad y un abominable olor a pulque curado con “niño” o a boñigas de vaca y caballo.

17.- Estar dormitando y que te toquen el timbre y la puerta como si se fuera a acabar el mundo un testigo de Jehová, un vendedor de tarugadas que no necesitas, una vecina organizadora de las fiestas parroquiales, un migrante, un prestador de servicios no pedidos o simplemente un caón que ni avisó ni hizo cita.

18.- Subirte a un coche sucio, destartalado, sin amortiguadores, en época de lluvias y con un sol de las tres de la tarde, con un pañal usado de bebé.

19.- Ser invitado a un meeting político y oír un discurso largo y aburrido de un candidato o funcionario tonto, en medio de los participantes que están más ansiosos de recibir su torta y su refresco que de atender a quien los acarreó a tan cívico acto.

20.- Escuchar y ver El Canal del Congreso en un debate de la Cámara de Diputados con motivo de la discusión de la Ley de Ingresos o del Presupuesto de Egresos del año que corresponda.

21.- Ir a una función de cine en las salas de Zaragoza o a un deprimente circo situado en un baldío de El Ensueño o de Satélite, con payasitos tristes, bailarinas y malabaristas como Paquita la del Barrio y animalitos esqueléticos cuando los había.

22.- Prenderle a la radio y en lugar de escuchar noticieros chingones oyes refritos de la semana o a Alfredo Palacios.

No vayan a pensar mis ya aburridos lectores que escribo por experiencias propias; no, no y no. Es lo que me han comentado mis amigos. Les vendo un puerco dominical.

LAS SIRENAS DE TILACO MUSICALES: Mario Arturo Ramos Muñoz y Guillermo Muñoz Gutiérrez, primitos al fin, solamente intentan aculturizarnos a los ignorantes de la Ley de Derechos de Autor para que sepamos distinguir entre autores y compositores: los primeros son los que hacen la letra, a secas, y, los segundos, los que hacen la música o la música y letra juntas de una obra musical. Eso es todo. Por tanto, mi irascible hermano Memo Muñoz Gutiérrez es compositor de la música de “El Bachiller” y compositor de la música y letra de “Quisiera estar contigo”, “El Niño Dios Universitario” y otras lindas melodías, así como Chava Cuevas es el autor de la letra registrada de “El Bachiller”, a la que Memo le hizo algunos cambios con la venia del recientemente desaparecido abogado. Mario Arturo Ramos Muñoz, mi admirado amigo de El Calvarito, orgullosamente paisano renegado nuestro (nos llama momias queretanas), es autor –no compositor- de hermosas letras como “Hasta que vuelvas”, “Equivocado”, “El último día del otoño”, “Libre como gaviota”, “Cantata queretana” y otros poemas hechos canción que me incitan a escucharlos con un pomo en la mano oyendo aquello de:

Voy a tender mis redes a otra playa, el pescador de estrellas está triste, no fue posible recoger la luna y no te pude dar lo que quisiste. Has puesto por distancia el infinito y me has hecho remar para alcanzarlo, pero al sacar mis redes he notado que ni el agua del mar las ha mojado. Voy a dejar mis lágrimas guardadas, en las aguas inmensas del oceáno y cuando al fin del tiempo se hagan perlas, si es que las quieres tú, te las regalo. Voy a tender mis redes a otra playa, el pescador de estrellas esta triste y ya que no entendiste mi cariño, ven a llorar por mi cuando me vaya.”

San Sebastián Bernal, sin chilangos

El Cronista en Tijuana, con cronistas municipales y alumnos del Centro de Cultura de la Secretaría Federal. Destacan Andrea García Barragán, nieta del famoso ex Secretario de la Defensa Nacional y dueño del equipo Guadalajara en otras épocas. También vemos a las Krauss, cuyo abuelo fue diputado y presidente municipal de San Juan del Río empezando el siglo XX.

Comentarios

Comentarios