Alejandro Olvera

LA CRUDA VERDAD

Dice Marcos Aguilar que pagan 20 mil pesos mensuales a sus críticos , ¡Acuso de recibo! Pues  he sido quizá uno de los más incisivos, constantes, frontal e irreverente y lo sostengo de frente no he recibido un peso de nadie.

Pues bien quiero aclararte Marcos Aguilar Vega presidente municipal de Querétaro ,te critico por ser el presidente más opaco  de los últimos veinte años en la capital queretana, te critico porque eres un simulador profesional al crear consejos ciudadanos a modo de tu pantomima política, te critico porque no fuiste capaz de aceptar  que había un amparo promovido por la empresa de los parquímetros, te critico por que lleva un año la concesión de basura y eres incapaz de transparentar el destino de los recursos públicos, te critico porque solo haz hecho obras de relumbrón, te critico porque tu director de inspección mandó madrear a Arturo Rueda Zamora, te critico porque haz mandado amedrentar activistas sociales,  te critico porque te robaron un arsenal de armas, te critico porque a través de  “jalando parejo” promueves tu imagen  personal, te critico porque no hay contrato de tus “ocurrencias” que seas capaz de hacer público, te critico porque  a través de tus “trols” a sueldo encabezados por tu secretario Carlos Silva, atacas  de manera personal a tus opositores  incluso con  mentiras.

Pudiera seguir diciéndote Marcos, porque te crítico, pero mejor voy a hablar de donde pienso sacaste las cifras de pago a  tus críticos , quizá es lo que pagas a tus aduladores : Hugo Espino, Natalia Navarro, Luis Antonio Moreno Paz  o tu propio cuñado Antonio García ; solo por nombrar algunos,  que haciendo cuentas y por tu propia boca le cuestan al municipio por lo menos  100,000 pesos mensuales, bajo tu mediana óptica ¿Quién le pagó a tu mentor Armando Rivera y a tu “amigo” Gerardo Cunalo?.

Por cierto ¿Por qué delito denunciaras a tus críticos “Abogado”?  ¿Será que tienes tus propias leyes? ¿Será que las inventas? O quizá  tienes que acudir pronto al psiquiatra.

Como siempre la mejor opinión es la de usted, y recuerde “No me crea a mi créale a sus ojos”

Comentarios

Comentarios