ALEJANDRO ANGULO / LA URGENCIA CLIMÁTICA Y LA REUNIÓN DEL G7

ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE

La Reunión de éste año del G7 realizada en Biarritz, Francia, que ahora estará presidida bajo el liderazgo francés, fijó como cuestión principal la lucha contra la desigualdad, consistente en 5 objetivos:

Lucha contra la desigualdad de destino, favoreciendo especialmente la igualdad entre hombres y mujeres, el acceso a la educación y la asistencia sanitaria de calidad.

Reducción de la desigualdad medioambiental a través de la protección del planeta, financiando medidas a favor del clima y de una transición ecológica justa centrada en la preservación de la biodiversidad y los océanos.

Promoción de políticas comerciales, fiscales y de desarrollo más justas y equitativas.

Acción por la paz y contra las amenazas para la seguridad y el terrorismo, que desestabilizan los fundamentos de nuestras sociedades.

Aprovechamiento ético y centrado en lo humano de las oportunidades que brinda el sector digital y la inteligencia artificial.

Sin embargo, estos países que conforman el G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) y otros más de los llamados países desarrollados son responsables de la grave situación no sólo de la Amazonía, sino de la actual crisis y urgencia ambiental.  Bajo esta presión, la Unión Europea se ha declarado dispuesta a proporcionar ayuda financiera a Brasil para la lucha contra los incendios forestales en la Amazonía, afirmó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, antes del inicio de la cumbre del G7.

Por su parte, el presidente francés acusó a su homólogo brasileño de «mentir» en la cumbre del G20 de Osaka de junio acerca de sus compromisos sobre el cambio climático y anunció que, en esas condiciones, Francia se opone al acuerdo comercial entre la Unión Europea y Mercosur

Y tal como se preveía, uno de los puntos críticos son las tensiones existentes entre Estados Unidos por una parte y los otros seis miembros del G7 en cuestiones como el cambio climático.

Así también el Secretario de la ONU declaró «Acudí a la Cumbre del G7 porque la acción climática no puede esperar. Toda la gente quiere un mundo más verde, más limpio y más seguro. Tenemos las herramientas para enfrentar la emergencia climática, pero necesitamos más voluntad política»

Mientras tanto miles de personas marcharon desde el puerto francés de Hendaya en protesta contra la reunión del G7, entre las propuestas que lanzaron se encuentra la de reducción en el  consumo de carne y lácteos en un 50% a nivel mundial para 2050 y los países ricos como el G7 deberían reducirlo aún más.

La Reunión del G 7 se ha calificado por las organizaciones de la sociedad de varios países como una farsa, que sólo mostró las discrepancias y declaraciones de palabra sin compromiso real frente a la crisis ambiental mundial y la urgencia de tomar medidas reales, prontas y contundentes, calificando a Estados Unidos como un país sin responsabilidad ambiental que sólo busca la confrontación y el control de mercados.

Sin duda estas reuniones ya están rebasadas para ser un canal por donde se obtengan soluciones globales a la crisis y urgencia climática. La sociedad tendrá que crear, buscar y pelear por espacios, alternativas y compromisos.

Comentarios

Comentarios