Alejandro Angulo

ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE

Efectos de la escases de gasolina

El actual estado de escases de gasolinas, recordemos que inició por la confrontación con la corrupción y extracción ilegal de los ductos, lo cual nos da una idea de que tan arraigada, profunda y larga es la red por la que se movía inmensas masas de dinero ilegal.

Pero en esta ocasión me detengo a analizar los efectos de la escases de combustibles, que ha venido trazando diferentes etapas. En un principio, no se vislumbraron una serie de impactos, por lo que hasta cierto punto se hizo caso omiso, sin embargo, cuando aumento el número de días y poco a poco se iba agotando las reservas de las estaciones, entonces se produjo una etapa de shock y de pánico, que creció por la especulación informativa, los opinadores de las redes sociales y de pasillo, pero principalmente por la saturación de notas en todos los medios masivos de comunicación. Luego, inició otra etapa caracterizada por la racionalización de los ciudadanos, que sin importar las causas de la escases, tendieron a administrar su movilidad, con lo que se optó por varias maneras, entre ellas, a asumir esquemas colaborativos expresados por compartir el auto, otros que decidieron cambiar el medio motorizado del automóvil por el de transporte público que hasta el momento se ha incrementado en un 12.7 % , y los menos, que utilizaron medios no motorizados como la bicicleta o el caminar.

Ahí no paro la racionalización, sino que enseguida, el ciudadano también pensó en evitar movimientos, para compactarlos en unos cuantos, como en las compras de alimentos. También se ha observado el evitar desplazamientos largos o inútiles por el simple placer de salir. Todas ellas para ahorrar el gasto de combustible, y a ello, hay que añadir, la reducción de velocidad como alternativa para disminuir el consumo.

Si bien todas estas formas de administrar la escases tienen su efecto positivo, pero no eran suficientes, por lo que apareció una nueva etapa de racionalización colectiva organizada, que incidía en las eficiencias colectivas, como el de colocar en los sistemas inteligentes, la ubicación de estaciones que contaban con combustible, a fin de evitar dar demasiados recorridos, y en las propias gasolineras se adoptó un criterio de racionalización al sólo vender máximo $ 300 pesos y lo más de $ 500 y eliminar el despacho de garrafones, que bien pudieran estar siendo revendidos a precios por encima de lo establecido, con lo cual, se abría el mercado negro de combustible.

Pero recientemente se ha propuesto, sin que se haya optado por ello, la carga de gasolina por días en función de la terminación de la placa, 1 y 2 el lunes y así progresivamente, y otros días para servicios públicos y de emergencia.

Lo importante a destacar es que frente a un fenómeno de escases, han surgido propiedades emergentes del sistema de movilidad visto por el lado de la energía a base de combustibles. Dichas propiedades emergentes se pueden describir en los siguientes términos:

Racionalización autogestiva para el ahorro de combustible

Empleo de información socializada para la ubicación de fuentes de combustible

Racionalización distribuida en base a topes de consumo

Por otra parte, llama la atención que ha sido más rápida la respuesta de racionalización autogestiva del ciudadano, que las medidas tomadas por las organizaciones institucionales, que no pasan de promesas y gestiones con el gobierno federal para el abastecimiento.

Ahora bien, como en todo proceso de escases histórico que se ha vivido en la civilización, hay efectos positivos, como sucedió frente a la escases de agua, que surgieron los sistemas de riego por goteo, que además de ahorrar empujaron el nivel de productividad, dejando en claro que los sistemas de riego rodado acarreaban un gran desperdicio. En este caso de escases de combustible, también se tienen efectos positivos como:

La reducción de emisiones de bióxido de carbono y por ende, una mejor calidad de aire que repercute positivamente en nuestra salud y combate al cambio climático

Interiorizar conscientemente el gasto innecesario de nuestra forma de movilidad

El uso práctico, útil y conveniente del servicio de transporte público que nos permite movernos y que nos indica, que si tuviéramos un servicio de calidad, haríamos más uso del él

Las formas colectivas de enfrentar episodios de crisis y administración de un bien escaso, sin desordenes sociales

La pertinencia, ahora que se discute la reforma al Código Urbano, de orientar el crecimiento de las ciudades a un modelo de ciudad compacto, de uso mixto y vertical, que contribuye a recorridos más cortos y eficientes en términos energéticos

Y la contención social para impedir prácticas de mercado negro, especulación de precios y distribución inequitativa

Sólo resta decir, que los grandes cambios, en términos evolutivos y ello, incluye al sistema social, siempre de los siempres, empuja hacia la adaptación, por duro que sea la crisis, como estrategia de supervivencia, que trae consigo, efectos positivos, a pesar de los catastrofistas, pesimistas y negacionistas.

¡Bienvenida la Escases!

Comentarios

Comentarios